Renzi, cada vez más cercano a la ortodoxia europea

España · PaginasDigital
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 2.145
5 julio 2015
Cercano a cumplir su primer año y medio como Primer Ministro (lo hará en la tercera semana de agosto), Matteo Renzi ha visto en la actual situación de Grecia el mejor momento para mostrar su sintonía con la ortodoxia que marca la Unión Europea y, en definitiva, la controvertida ´troika´ (Fondo Monetario Internacional, Banco Central Europeo y Comisión Europea). En realidad, nunca se ha sentido lejos de la misma, pero antes era más favorable a ponerla en discusión hasta que ha visto las nefastas consecuencias del desafío griego. Sin embargo, dos imprevistos en sus cuentas públicas, como son la devolución de una parte de las pensiones y también la congelación del sueldo de los funcionarios, le van a obligar a estar más cerca que nunca de quien manda en Europa porque va a necesitar dinero y en este momento sólo se lo pueden proporcionar los miembros de la ´troika´. Y la canciller Merkel, que es quien sigue mandando en Europa, cada vez está más dispuesta a ayudarle, al comprobar que esta vez Italia sí va en serio y que las promesas incumplidas, tan habituales en los gobiernos italianos, parecen de momento cosa del pasado.

Y eso que el Gobierno italiano en este momento se encuentra en la más absoluta soledad en lo que se refiere a la aceptación de las políticas de austeridad. Porque a Grecia han ido, con idea de mostrar su apoyo público al Primer Ministro griego Tsipras, no sólo los previsibles Salvini o Grillo, sino incluso representantes de Forza Italia. Está claro que Silvio Berlusconi sigue sin perdonar a Europa el que le dejara fuera del Palazzo Chigi (sede de la presidencia del Gobierno) en noviembre de 2011 para sustituirle por Mario Monti y, aunque Berlusconi está prácticamente acabado como político e incluso ha llegado ya a insinuar su marcha, lo cierto es que no termina de irse y que sus parlamentarios, salvo contadas excepciones, siguen fielmente sus consignas.

Sin embargo, todo esto no parece preocupar mucho a Renzi. El país ha vuelto por la senda del crecimiento (el primer trimestre finalizó con un +0.3% del PIB, y las previsiones indican que se podría acabar el año con un crecimiento de un punto en total, lo que no sería poco en un país acostumbrado en el último lustro a la recesión), el desempleo ha comenzado a bajar y los proyectos legislativos del Gobierno, como ´La Buona Scuola´, siguen saliendo adelante en las cámaras. Cierto es que las últimas elecciones regionales no fueron lo buenas que hubiera querido Renzi, pero lo cierto es que las ganó y además con seis puntos de diferencia sobre el siguiente partido, el Movimiento Cinque Stelle de Grillo. Renzi tiene, en ese sentido, un país en el que fijarse: la vecina España, donde el ajuste se realizó en los años 2012-14 y ahora, tras un 2014 donde se volvió a crecer (casi dos puntos del PIB), se encuentra a la cabeza de la Unión Europea en cuanto a aumento del volumen económico se refiere, si bien el desempleo sigue siendo un auténtico reto al que se está ganando la batalla todavía de manera débil.

La clave del crecimiento español estuvo en una reforma laboral que ha permitido la llegada de una numerosa inversión extranjera. Aunque tiene como principal ´handicap´ la acentuación de la dualidad en el mercado laboral y la apertura de una profunda brecha entre los que más y los que menos tienen, lo cierto es que España se ha convertido en un país fiable para los inversores y Matteo Renzi sabe que Italia tiene que hacer lo posible por lograr lo mismo. Desde esa perspectiva, el horizonte parece despejado, ya que, aprobada la nueva ley electoral y no entrando ésta en vigor hasta julio de 2016, salvo catástrofe, no habrá elecciones generales hasta, por lo menos, el otoño de 2016, y ahí Renzi cuenta con un aliado fundamental que es el Presidente Mattarella.

Sin embargo, necesita seguir dando argumentos para que los italianos le vuelvan a votar, y por ello debe seguir aumentando el crecimiento del Producto Interior Bruto, para lo que resulta fundamental en este momento las líneas de crédito que pueden proporcionar el Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo (donde tiene a su compatriota Mario Draghi al frente) y la Comisión Europea. De ahí que en todo el asunto griego, acabe como acabe éste, ya se cuidó Renzi desde la llegada de Tsipras al poder de marcar distancias con éste y dejarle claro que él, a diferencia del dirigente griego, sí pensaba pagar a sus acreedores. De tal manera que ello conforma un claro bloque del sur de Europa formado por España, Portugal e Italia frente a una Grecia cada vez más directa hacia el precipicio. Pase lo que pase con el ´referendum´ griego, Alemania ya sabe que Italia está dispuesta a seguir la línea oficial y que espera recibir, en justa contraprestación, la debida ayuda para cuando realmente la pueda necesitar.

Noticias relacionadas

La libertad más allá de los moralistas
España · F.H.
La pandemia, mira por dónde, ha vuelto a poner de moda la palabra libertad. En realidad para nosotros, la gente moderna, la palabra libertad siempre ha estado de moda, ha sido quizás la palabra esencial, la más importante, la que más nos ha hecho vibrar. ...
12 mayo 2021 | Me gusta 3
Un mena: 4.700 euros
España · C.M.
Lo que más me entristeció de ese día fue tener la tentación de mirar hacia otro lado. ...
3 mayo 2021 | Me gusta 5
Aprender de la crisis para descubrir lo que nos une
España · Ignacio Carbajosa
A veces es necesario un ejercicio de razón, ligado a la memoria, para sorprender en acción “eso que nos acomuna”, de modo que podamos caer en la cuenta de que es mucho más real, concreto y digno de atención que las descalificaciones que gratuitamente lanzamos de un bando a otro. ...
28 abril 2021 | Me gusta 33