Reflexiones en el bicentenario

Mundo · Jorge E. Traslosheros (México. D.F)
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
16 septiembre 2010
Recibo el bicentenario de la independencia con una rara combinación de hartazgo, preocupación y esperanza. Estoy harto de que los políticos invadan los terrenos de la Historia, que es la ciencia que amo y para la cual vivo. Faltos de imaginación, desde el siglo XIX redujeron nuestra historia a un simple discurso ideológico. Han hecho de ella el campo de batalla entre liberales y conservadores, entre revolucionarios y reaccionarios. Los resultados están a la vista: mantienen un discurso carente de imaginación, sin esperanza, que se ha traducido en unos festejos de relumbrón, sin contenido. La historia de México está secuestrada por una clase política que parece el rey midas de la mediocridad.

Recibo el bicentenario con preocupación. Estoy convencido de que el gran problema que compromete el futuro de México es el avance de la cultura de la violencia que florece donde la muerte tiene permiso y que se alimenta del desprecio a la dignidad humana y de visiones fragmentadas de la realidad. No importa mucho si la acción violenta es legal o ilegal, si es ejecutada por políticos o ciudadanos con buenas o malas intenciones, por delincuentes comunes o por el crimen organizado. La cultura de la violencia se ha hecho difícil de identificar por la visión fragmentada que hoy tenemos de la realidad y que nos conduce a aceptar, sin mediar crítica, que una acción por el hecho de ser legal se convierte en éticamente aceptable.

Recibo el bicentenario lleno de esperanza. La cultura de la violencia y la muerte retrocede cada vez que afirmamos, sin componendas, el valor intrínseco de cada persona desde la fecundación hasta la muerte natural con todas sus consecuencias, cuando logramos comprender que la pobreza, el crimen, la corrupción, el secuestro o el desprecio por los niños, ancianos y concebidos forman parte de un mismo problema. La violencia retrocede cada vez que somos capaces de reconocer en la realidad el mapa de nuestra existencia, cuando afirmamos nuestra confianza en que la razón es el don que nos permite leer este mapa y en que la fe es la brújula que nos ayuda a encontrar el camino de paz y justicia. Me llena de esperanza ver que las personas religiosas se están decidiendo a dar testimonio de su fe en el Dios de la vida y que lo hacen en la oración cotidiana, en cada celebración litúrgica, en el diálogo con este Dios que nos abre al misterio que todo lo transforma.

Hoy, afirmo mi convicción en la importancia que tiene recuperar la memoria histórica de mi patria, para comprender que la batalla por la cultura de la vida viene de mucho tiempo atrás y que será tan larga como la historia de la humanidad, sin soluciones utópicas, sin recetas fáciles. Estoy seguro de que la vida se construye en la cotidianidad de la familia, en el trabajo, con los amigos, en la tarea ciudadana. Hoy, bendigo a Dios por haberme hecho nacer en esta patria donde crece mi familia y abrazo a mi gente, por regalarme el don de la fe y por mi vocación por la historia.

Noticias relacionadas

Hablarse de corazón a corazón
Mundo · Giovanna Parravicini
La historia favorece un tiempo nuevo, sobre todo en el diálogo interreligioso. Un tiempo de encuentros donde se puede hablar de corazón a corazón...
5 marzo 2021 | Me gusta 0
“Hermanos todos”. El viaje del Papa a Iraq
Mundo · Martino Diez
Fue el deseo de Juan Pablo II para el Jubileo, el augurio de Benedicto XVI y ahora se hace realidad con Francisco. El viaje a Iraq del 5 al 8 de marzo, el primero del mundo transformado por la pandemia, pone de nuevo en el centro una periferia....
4 marzo 2021 | Me gusta 5
Paladas de ceniza
Mundo · Fernando de Haro
El trabajo de la misión de la OMS en China para conocer los orígenes del virus nos indica hacia dónde vamos. La misión llegó más de un año después de que todo hubiese empezado. Sus miembros solo pudieron realizar las visitas que les había programado el Gobierno. ...
15 febrero 2021 | Me gusta 5
Ramy Essam, el megáfono de la revolución egipcia
Mundo · Riccardo Paredi
Hace diez años, el 25 de enero de 2011, un joven egipcio de 23 años llamado Ramy Essam salió a la plaza de Tahrir junto a millones de compatriotas pidiendo “pan, libertad y dignidad”. ¿Qué le diferenciaba del resto de manifestantes? Su guitarra y su voz. ...
29 enero 2021 | Me gusta 2