Recetas Mafo: flexibilidad y creatividad para la crisis

Mundo · Fernando de Haro
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
2 julio 2008
Zapatero no quería comparecer en el Congreso para hablar de economía, el marrón se lo dejaba a Solbes. Le han obligado. Los nacionalistas tienen que  cuidar a sus votantes y han forzado sus explicaciones. El PNV y CiU no pueden seguir haciendo pinza para dejar solo al PP cuando la inflación está por encima del 5 por ciento, las dimensiones del frenazo están por evaluar -menos del 0,3 por ciento de incremento del PIB en el segundo trimestre según Solbes, ya veremos cuánto es al final- y la tasa de paro es la segunda más alta de la Unión Europea (9,9 por ciento en términos armonizados). La previsión de la OCDE es que llegue al 10,7 por ciento en 2009, la más alta de los países miembros de la organización. Hay, pues, que alejarse del presidente del Gobierno que dijo aquello de que "somos los mejor preparados". Nos pronostican que vamos a ser los que más vamos a sufrir. 

Pero no sólo se distancian de Zapatero los nacionalistas, también el gobernador del Banco de España. Miguel Ángel Fernández Ordoñez, Mafo, el hombre que ya hacía política económica en la primeros años de Felipe González, que se convirtió en el azote de Rato desde el despacho que le puso Prisa en la época de Aznar, el secretario de Hacienda del primer Gobierno Zapatero, se ha convertido ahora desde la calle Alcalá en la voz incómoda que pone en cuestión la versión oficial de la crisis que no es crisis, el profeta que señala las reformas pendientes. La versión oficial asegura que el superávit del 2,2 por ciento del PIB es "un logro histórico en la etapa democrática", así lo ha presentado Solbes en el Congreso. Mafo, en su discurso el 17 de junio ante el Consejo del Gobierno del Banco de España, corrige: "los buenos resultados fiscales de los últimos años contienen un componente cíclico, difícil de estimar pero que puede ser de magnitud elevada, sobre todo si se tiene en cuenta el fuerte impacto positivo que el dinamismo inmobiliario de la última década generó sobre los ingresos positivos". Traducido: menos flores, que el superávit es mérito del boom de la construcción y que, muerto el perro, se acabó la rabia.

Versión oficial: la subida de la inflación no es cosa nuestra, la culpa es del petróleo a 140 dólares el barril y de la subida internacional del precio de los alimentos. Versión de Mafo: "Todo esto no debe llevarnos a considerar esta evolución de la inflación como algo inevitable y fuera del ámbito de la influencia de las autoridades. Que el diferencial de precios de España con la UEM se mantenga de forma persistente alrededor de un punto porcentual es algo que exige desde hace tiempo una corrección" (intervención ante el Consejo de Gobierno del Banco de España). Versión oficial: estamos tomando iniciativas, "te van a dar en tu nómina 200 euros más. Por primera vez, un Gobierno hace eso" (Zapatero en El País, entrevista del 29 de junio). Crítica de Mafo: "Debe evitarse la aplicación de políticas discrecionales que comprometan los logros cosechados en materia de estabilidad y puedan agotar el margen de maniobra" (comparecencia en la Comisión de Economía y Hacienda del 24 de junio).

¿Soluciones para hacer frente a la cara más dolorosa de la crisis? ¿Soluciones para hacer frente al paro? Posición del Gobierno: el mercado laboral ni se toca. Recomendación de Mafo: "Resulta apremiante reforzar los incentivos a la búsqueda activa de un puesto de trabajo y facilitar la movilidad tanto geográfica como sectorial a través de las reformas pertinentes" (en el Congreso). "En todo caso, las medidas que se adopten en el mercado de trabajo deben encuadrarse dentro de un conjunto de actuaciones más generales que eliminen las trabas que puedan entorpecer la creación de empresas que deberán generar nueva actividad en los sectores en expansión" (ante el Consejo de Gobierno del Banco de España).

Dicho de otro modo, el Gobierno tiene que eliminar las dificultades que se encuentran muchas empresas en los campos en los que se genera más valor y romper la segmentación en el mercado laboral que deja a algunos superprotegidos y otros a la intemperie. Muchos de los inmigrantes y de los jóvenes que pierden su empleo o que tienen dificultades para encontrarlo no tienen memoria de cómo es una España con paro. Habrá que cambiar muchos hábitos, habrá que crear mucha empresa, como dice Mafo, allí donde más crecemos.

Noticias relacionadas

El voto y la rabia
Mundo · Javier Folgado
Europa ha suspirado aliviada ante la victoria de Macron en Francia ante las dudas que suponía el europeísmo de Le Pen en un contexto marcado por la amenaza rusa. ...
11 mayo 2022 | Me gusta 2
Una lección desde Ucrania
Mundo · Giorgio Vittadini
Primero la crisis financiera, luego el peligro del terrorismo, después el Covid-19 y ahora, cuando la pandemia parecía menos agresiva, la guerra. Parece que los desastres colectivos nunca tienen fin, y traen una sensación de derrota casi inevitable....
5 mayo 2022 | Me gusta 3
Francia y el sentido posmoderno
Mundo · Ángel Satué
En la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas se palpa el sentir de la Nación francesa. Las primeras preferencias del ciudadano francés. En la segunda vuelta, en cambio, se piensa en términos de mal menor, algo no muy de la diosa Razón pero que coloca presidentes en el Elíseo....
22 abril 2022 | Me gusta 4
Ver la belleza despierta el corazón
Mundo · Emilia Guarnieri
Estamos hechos para la belleza. ¿Pero con qué ánimo podemos hablar de belleza en medio de la guerra de Ucrania? ¿Qué puede arrancarnos de la nada?...
20 abril 2022 | Me gusta 2