Reabre sus puertas la Iglesia Colgante de El Cairo

Mundo · Simone Cantarini
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 82
20 octubre 2014
El avance del Estado islámico en Iraq y Siria ha dado paso a la destrucción sistemática no solo de la vida de la gente sino también de lugares de culto milenarios como la Iglesia Verde de Tikrit, la tumba de Jonás en Mosul y otros cientos de edificios. La situación de los cristianos de Oriente Medio ha reabierto un nuevo debate sobre la relación del islam con las demás religiones a través de los siglos.

El avance del Estado islámico en Iraq y Siria ha dado paso a la destrucción sistemática no solo de la vida de la gente sino también de lugares de culto milenarios como la Iglesia Verde de Tikrit, la tumba de Jonás en Mosul y otros cientos de edificios. La situación de los cristianos de Oriente Medio ha reabierto un nuevo debate sobre la relación del islam con las demás religiones a través de los siglos.

Los islamistas de Al-Baghdadi han anunciado su intención de destruir todo lo que no se atenga rígidamente a la sharía de Mahoma, llegando a amenazar incluso con la destrucción de Roma. Pero a pesar de estos tremendos presagios, hay noticias e historias que hablan de un islam diferente, respetuoso con la cultura y las demás religiones, hasta el punto de permitir la construcción y restauración de edificios de culto no islámico en su propio territorio, como por ejemplo la Iglesia Colgante de El Cairo, restaurada hasta tres veces por sultanes o califas musulmanas.

Precisamente, la Iglesia Colgante es uno de los principales ejemplos de la controvertida relación entre islam y cristianismo. Es una de las iglesias más antiguas del mundo, que reabrió sus puertas a los fieles el pasado 11 de octubre, después de 16 años de restauraciones en las que participaron expertos egipcios y rusos. Según informa el diario “New Daily Egypt”, al evento acudieron las autoridades religiosas y políticas más importantes, entre ellas el primer ministro Ibrahim Mehleb y el patriarca copto ortodoxo Tawadros II.

Los trabajos de restauración comenzaron en 1998 y se desarrollaron en dos fases. La primera se dedicó a la recuperación de los frescos y fue realizada por restauradores rusos. En la segunda fase, los expertos de la Autoridad egipcia para las antigüedades se encargaron de consolidar y limpiar la estructura arquitectónica. Esta última fase ha sufrido numerosos retrasos e interrupciones debido a la revolución de enero de 2011 contra Mubarak.

La Iglesia Colgante data del siglo IV d.C. y toma su nombre de la estructura realizada en una puerta romana de estilo babilónico, formada por enormes pilares cilíndricos, con una circunferencia de 120 centímetros, que terminan en capiteles con forma de palma, imitando las formas del arca de Noé. Su planta basilical se diferencia completamente de la de los demás edificios de culto copto. Dentro de la iglesia se conservan 110 iconos, entre ellos una representación de la Virgen María pintada sobre piel de venado. Podemos encontrarnos con su mirada desde todas las direcciones, razón por la cual se la conoce como la “Mona Lisa de los iconos”.

Otro detalle de este edificio es el lugar en el que surge, que según la tradición sería el mismo donde la Sagrada Familia se refugió en su huida a Egipto. Un estudio del investigador Hany Fawzy ha revelado que el lugar donde se erige la Iglesia, lleno de grutas, lo utilizó una monja cristiana en el siglo I como ermita.

Como otros edificios religiosos de la antigüedad tardía, también la Iglesia Colgante sufrió innumerables transformaciones con el paso de los siglos. La primera se realizó después de la conquista musulmana de Egipto. Según la tradición, fue el califa abasí Harun al-Rashid quien pidió en el siglo IX al patriarca Anba Morcos que se hiciera cargo de los trabajos de restauración. La segunda rehabilitación tuvo lugar en el siglo XI, durante el reinado de Al Aziz Billah Al Fatemi, de la dinastía Fatamidi, que autorizó al patriarca siriaco Afram para restaurar todas las iglesias de Egipto y reconstruir las que habían sido destruidas. La tercera restauración llegó casi un siglo después, de nuevo de la mano de un soberano de los Fatamidi, Al Zahir Li-I’zaz Din Allah.

El ministro de Antigüedades Mandouh Eldamati ha señalado que la reapertura de este edificio de culto es fruto de los esfuerzos del gobierno por recuperar el patrimonio cultural y artístico de Egipto, prácticamente olvidado durante los últimos tres años, con el objetivo de recuperar el interés turístico. Los trabajos han costado casi 101 millones de esterlinas egipcias (casi 11 millones de euros). Junto a la iglesia se han descubierto varios lugares arqueológicos que en los próximos meses empezarán a ser accesibles para los turistas.

Noticias relacionadas

Política, un salto al vacío
Mundo · Giorgio Vittadini
Ante la crisis de gobierno en Italia, me viene a la mente una canción de Enzo Jannacci que dice: “Sigue adelante, Pascual, que la dignidad y la infamia quedan muy lejos”. ...
28 julio 2022 | Me gusta 0
Alianza reforzada
Mundo · Ángel Satué
Hace tiempo que han dejado de sonar las sirenas en la capital temporal de la Alianza Atlántica por un par de días, Madrid. ...
13 julio 2022 | Me gusta 0
La incertidumbre tiene un nombre
Mundo · Ángel Satué
Gran Bretaña se acostó esta semana desunida en torno a un problema más. Es increíble la capacidad de Boris Johnson de generar problemas, y tratar de resolverlos, generando uno mayor. ...
8 julio 2022 | Me gusta 3
Europa carnívora
Mundo · Gonzalo Mateos
Fue Luuk van Middelaar, habitual analista de la realidad europea, a quien en una de las conferencias almuerzo en el Bozar de Bruselas le oí decir algo que he recordado muchas veces después: “una Europa herbívora no puede sobrevivir en un universo de animales carnívoros”. ...
6 julio 2022 | Me gusta 3