Editorial

Rayo verde entre la bruma

Editorial · PaginasDigital
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
26 mayo 2013
Tensión de fin de curso en laUniversidad. Los alumnos tienen que hacer una de las últimas prácticas: undebate en televisión. Escogen un tema caliente: la muerte, a manos de dosradicales islámicos, del soldado Rigby, en Woolwich, Londres. El asunto está caliente,acaba de aparecer ///http://www.youtube.com/watch?v=MduV70fSDX0///elvideo de la intervención policial///.

Una de las alumnas prepara a concienciasu papel. Después de las presentaciones, sostiene con firmeza que entiende losmotivos de los atacantes porque son gente que han visto morir a los suyos enAfganistán. El profesor piensa que los futuros periodistas han preparado unguión fingiendo una situación extrema. Le explica a la moderadora que no puedetolerar opiniones que constituyan apología del terror. Que, en España,afortunadamente, después de la experiencia de ETA, eso es un delito.

Pero el debate no es una ficción. Lapráctica ha concluido y la alumna que defiende a los terroristas sigueexplicando que no hay más justicia que la que uno consigue con sus manos. Elresto escucha en silencio, alguno reclama la pena de muerte. El profesorrecuerda primero que la vida es un valor sagrado y luego recurre a argumentoshistóricos: a la reciente actitud de las víctimas de ETA, a la reconciliaciónque hizo posible la Transición en España después de la Guerra Civil, a lareconciliación de la postguerra Europa. Una tras otra, todas las razones chocancontra el subjetivismo que Macintyre en ///http://www.casadellibro.com/libro-tras-la-virtud/9788484321705/752544///Tras la virtud/// retrata como el arco final delpensamiento contemporáneo. Le responden que la suya es una opinión entre otras.

La razón no reconoce valores que fueronevidentes, se ha roto la memoria de la reconstrucción del país y de Europa. "Amí, ni mis padres ni mis abuelos me han contado que aquí hubiera una guerra yque hubiese que perdonar", argumenta un segundo alumno. "Son otros tiempos",añade un tercero. Otros tiempos sin duda. En los que la razón no tieneexperiencias para fundamentar evidencias que todo el mundo da por adquiridas.El nihilismo que retrataba Gluskscmann en su ///http://www.casadellibro.com/libro-dostoievski-en-manhattan/9788430604845/849025///Dostoiekvskien Manhatam///  no solo uniforma a losbarbudos que siguen aterrorizando al planeta, es el tejido silencioso con elque se visten, sin darse cuenta, muchos de los jóvenes de universidades"normales". Víctimas silentes que no saben explicar y explicarse, en unasituación límite, porque la vida es más grande que el odio.

Los jóvenes alumnos de periodismodeciden tomarse un respiro y se van a ver el ///http://www.youtube.com/watch?v=rARN6agiW7o///Gran Gatsby de Luhrmann///. El director australiano ha vuelto a usar el lenguajecon el que triunfó en Moulin Rouge hace más de 10 años:movimientos de cámara sin pudor, montaje muy rápido y música protagonista.Lenguaje de videoclip, ritmo trepidante, ambiente irreal, para reflejar untiempo descontrolado. Luhrmann ha sabido plasmar, a su modo, el corazón de la novela de Scott Fitzgerald. Di Caprio está estupendo y la candidez atractiva de CareyMulligan encarna a la perfección la mujer deseada que es mucho más que la mujerdeseada.

Los futuros periodistas perciben que, dealgún modo, los años 20 – el período de entreguerras – les retratan. No solo ensus excesos y desmanes. Sino, sobre todo, porque como Gatsby se levantanbuscando la luz verde que hay al otro lado del agua, el recuerdo omnipresentede un amor casi alcanzado que podría haber sido para toda la vida y que ya hanperdido. Se sienten reconocidos en el hombre poderoso que encierra, tras suslocuras, el afán de un niño.

Es esa luz verde el único punto de encuentro para reconstruir una razóndesarbolada. Los discursos y los valores ya no sirven. Hacen falta adultos paralos que la experiencia de la vida sea todavía un bien y que estén dispuestos air al encuentro del rayo que sigue brillando. Maestros que sean capaces demostrar a las nuevas generaciones, en el terreno de la vida concreta, que elrayo verde no está condenado a perderse entre las brumas de Long Island. Soloun amor presente reconstruye una razón perdida.

Noticias relacionadas

Sin prueba alguna
Editorial · Fernando de Haro
En un mundo con tantas desconfianzas los vínculos sociales ayudan a recuperar la confianza en la capacidad que tiene la razón y la emoción de distinguir lo verdadero de lo falso. ...
4 diciembre 2022 | Me gusta 6
En busca del gusto perdido
Editorial · Fernando de Haro
La libertad reconocida, tutelada, protegida por un Estado democrático es esencial. Otra cosa es la fatiga, el cansancio, que en este tiempo de crisis, produce ejercerla....
27 noviembre 2022 | Me gusta 6
Reparación para volver a empezar
Editorial · Fernando de Haro
No habrá paz sin un proceso que haga posible una cierta reparación. La reparación nunca consiste en recuperar lo perdido sino en recibir un bien que permita recomenzar....
20 noviembre 2022 | Me gusta 2
Los padres fundadores son el futuro
Editorial · Fernando de Haro
La incertidumbre y la inseguridad sobre un determinado valor lleva a buscar un atajo para mantenerlo vivo. Se hace necesario el apoyo del poder, porque no se confía en la capacidad que tiene ese valor de suscitar adhesiones libres....
13 noviembre 2022 | Me gusta 3