Rajoy reescribe en una tarde de membrillo

España · Fernando de Haro
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 837
26 octubre 2016
La música sonaba como siempre. El mismo tono tedioso de un Rajoy que a base de ser previsible ha conseguido enfriar cualquier pasión. Solo la conciencia del deber ciudadano, (por-fin-estamos-ante-el-discurso-de-investidura-que-nos-hará-tener-Gobierno), permitía no apagar el televisor y pasearse por la tarde de Madrid, tarde regada por las últimas lluvias y todavía con un otoño dulce bajo los leones de la Carrera de San Jerónimo. La letra sí era distinta.

La música sonaba como siempre. El mismo tono tedioso de un Rajoy que a base de ser previsible ha conseguido enfriar cualquier pasión. Solo la conciencia del deber ciudadano, (por-fin-estamos-ante-el-discurso-de-investidura-que-nos-hará-tener-Gobierno), permitía no apagar el televisor y pasearse por la tarde de Madrid, tarde regada por las últimas lluvias y todavía con un otoño dulce bajo los leones de la Carrera de San Jerónimo. La letra sí era distinta.

Los versos de Mariano siguieron siendo de rima economicista (volvió a reivindicar su excelente gestión en este campo), pero la insistencia en el diálogo, la renuncia al tacticismo y los pactos anunciados eran nuevos. Pidió apoyo a cambio de una legislatura duradera que no lo será. El anuncio de un Pacto de Educación en un plazo de seis meses supone, de facto, que el PP está dispuesto a revisar la aplicación de la LOMCE. La reforma del ministro Wert, el ministro fugado, fue una mala reforma y el tiempo la empeora. Ese compromiso de suspender la aplicación ya estaba en el pacto del PP con Ciudadanos del pasado mes de agosto. El ministro en funciones Íñigo Méndez de Vigo ha hablado del asunto con los responsables de la formación naranja en los últimos días. Rajoy tuvo el tino de asegurar que todo lo pactado con Ciudadanos sigue vigente y de agradecerlo. El anuncio de una convocatoria de la Conferencia de Presidentes en el Senado, para empezar a hablar de la reforma del sistema de financiación autonómica, fue un guiño al PSOE. El cambio es urgente y Moncloa va a contar con los presidentes socialistas, que han estado asfixiados, como el resto de presidentes, por un sistema obsoleto y por la prórroga del presupuesto.

En una bonita tarde de otoño, mientras la luz se hacía de membrillo en la Carrera de San Jerónimo, Rajoy habló de humildad, de falibilidad, de unidad y de la oportunidad que supone el diálogo. Acabó refiriéndose a la tentación de convocar unas nuevas elecciones para que el PP obtenga más apoyos y la rechazó con severidad. Pablo Iglesias se lanzó a los micrófonos para denunciar una Triple Alianza entre PP, PSOE y Ciudadanos. Más quisiéramos.

Noticias relacionadas

Saber sumar
España · Gonzalo Mateos
Hace unos días Yolanda Díaz presentó en las Naves del Matadero Sumar, su nuevo proyecto político. “Hoy impulsamos un movimiento ciudadano en el que el protagonismo es vuestro, sois vosotros los que vais a sumar. Esto no va de partidos, no va de siglas, va de pensar un país mejor (…)....
15 julio 2022 | Me gusta 5
¡Pim! ¡Pam! ¡Pum!
España · Gonzalo Mateos
Desmontemos dos mitos que en España se toman por axiomas. El primero es que en educación es imposible llegar a acuerdos. No es cierto, los vemos alcanzar casi a diario. ...
22 junio 2022 | Me gusta 5
Coalición vs colisión
España · Gonzalo Mateos
Aunque nos parezca extraño, lo normal es la coalición. Recuerdo la cara de asombro de mis amigos europeos cuando en una cena les dije que en España nos había costado cuarenta años de democracia lograr tener un primer gobierno nacional de más de un partido. ...
25 mayo 2022 | Me gusta 6