Quiero poesía, quiero peligro real

Cultura · PaginasDigital
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 2.495
25 noviembre 2013
-Muy bien, de acuerdo -dijo el Salvaje-. Reclamo el derecho a ser desgraciado (Un mundo feliz).

John, el joven salvaje de “Un mundo feliz”, aprendió a leer en un tugurio de Malpaís, una de esas reservas auténticamente humanas que quedaban en el año 632 después de Ford. Del mismo modo, Shakespeare se había convertido para él en el último reducto de una vida digna de ser vivida. Cuando arrancan a John de su patria natal y lo conducen a Londres los versos del escritor inglés fluyen en su mente alocadamente. El salvaje se había aferrado a él y ya no lo podía soltar. La sociedad tan asquerosamente limpia y perfecta que tenía ante sus ojos le repugnaba; en su aplastante orden no había espacio para Shakespeare, porque era antiguo, ni para las pasiones humanas, ni para el matrimonio, ni para las guerras, ni para nada que no estuviera perfectamente controlado, medido y condicionado.

Pero John, arrastrado por sus recuerdos y por las viejas páginas de literatura que le habían enseñado a leer y a vivir, sentía asco por esa satisfacción que todos habían aceptado, esa por la cual todo el mundo “está a gusto; está a salvo; nunca está enferma; no teme la muerte; ignora la pasión y la vejez”.

Preferiría ser desdichado antes que gozar de esa felicidad falsa, embustera, que tenéis aquí (…).

No quiero comodidad. Yo quiero a Dios, quiero poesía, quiero peligro real, quiero libertad, quiero bondad, quiero pecado.

-En suma -dijo Mustafá Mond-, usted reclama el derecho a ser desgraciado.

-Muy bien, de acuerdo -dijo el Salvaje, en tono de reto-. Reclamo el derecho a ser desgraciado.

En este blog sólo pretendo mancharme un poco las manos, tocar la poesía, la bondad y el pecado de algunas páginas que prefiero no olvidar.

Noticias relacionadas

Dostoyevski y la belleza que salva
Cultura · Adriano Dell'Asta
“La belleza salvará al mundo”. Este aforismo de Dostoyevski se ha repetido tantas veces que casi suena aburrido, y sobre todo corre el riesgo de resultar fuera de tono e inaceptablemente simplista en tiempos tan duros como estos. ...
19 enero 2022 | Me gusta 1
Epifanías en la villa miseria
Cultura · Lucio Brunelli
En relación con el número de habitantes, Argentina ha tenido más muertos por covid que Italia e incluso que Brasil. Más de cien mil víctimas –y siguen aumentando– en una población de 44 millones de habitantes. ...
14 enero 2022 | Me gusta 2
La ciudad armoniosa
Cultura · Jesús de Alba
Leer a Péguy es siempre una sorpresa. Corrige las imposturas. Para Péguy cada individuo es un sujeto cívico, capax civitatis, un ciudadano, un conciudadano. Todo ciudadano debería ser considerado como "próximo", pŕójimo, sin que hubiera ningún exiliado o excluido de la "ciudad armoniosa", de...
12 enero 2022 | Me gusta 2
Raíces invertidas en la identidad cristiana
Cultura · Adrien Candiard
Utilizando una imagen platónica, san Alberto Magno dice en alguna parte que el cristiano es un árbol cuyas raíces se hunden en el cielo. Esta imagen un tanto paradójica destaca un aspecto esencial: si bien es cierto que existe una identidad propiamente cristiana, esta hunde sus raíces más en...
31 diciembre 2021 | Me gusta 6