¿Quiere que Cataluña crezca? ¿Quiere que sea dependiente?

España · PaginasDigital
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 2.204
22 diciembre 2013
El desafío secesionista de Artur Mas avanza y hace unas semanas el Presidente de la Generalitat ha anunciado un referéndum para el 9 de noviembre de 2014 con la pregunta “¿Quiere que Cataluña sea un Estado? Y a continuación, y en caso afirmativo, ¿Quiere que este Estado sea independiente?”. Muchos analistas han coincidido en que la consulta, es obvio que sería inconstitucional, no llegará a celebrarse finalmente. Es probable que así sea pero el daño de la confrontación ya está causado.

El desafío secesionista de Artur Mas avanza y hace unas semanas ha anunciado un referéndum para el 9 de noviembre de 2014 con la pregunta “¿Quiere que Cataluña sea un Estado? Y a continuación, y en caso afirmativo, ¿Quiere que este Estado sea independiente?”. Muchos analistas han coincidido en que la consulta, es obvio que sería inconstitucional, no llegará a celebrarse finalmente. Es probable que así sea pero el daño de la confrontación ya está causado.

Sobre el problema de los nacionalismos suele haber varias posturas que aun teniendo algún aspecto de cierto no tienen en cuenta todos los factores.

Una primera opinión es que se les de la independencia. En ella se olvida que con ello perdemos todos y que es obligación del Estado defender los intereses de todos los españoles, incluidos los catalanes que no se sienten independentistas. Además crearía un peligroso precedente y el efecto independentista se podría propagar a otras regiones e incluso dentro de la propia Cataluña. Otra visión apelaría por un nuevo modelo de financiación, y una mayor autonomía. Al final, es un problema de dinero se viene a decir. Esta es una postura cortoplacista muy extendida entre los Gobiernos nacionales de la democracia actual. Pero, ¿cuánto tiempo se iban a conformar? ¿Alguna vez ha bastado dándoles más autonomía o mayor financiación?. Otra teoría extendida es que todo es una maniobra para ocultar los problemas económicos y los recortes que se producen en la región. Se dice, y con razón, que en Cataluña no se habla de los problemas reales. Sin embargo, el problema del nacionalismo tiene más de un siglo, y aunque ahora se haga más acuciante por la situación económica, no es una problemática que haya nacido ayer y lleva consigo una concepción cultural.

Los nacionalistas siempre han jugado, y viven de eso, con el factor psicológico de que nadie mejor que ellos para defender los intereses “de los nuestros” y acusan de todos sus males, con o sin razón, a Madrid. Calvo Sotelo contaba en sus memorias la siguiente conversación con Jordi Puyol.

Calvo Sotelo: Buenos días, Presidente, ¿cómo te va?

Jordi Puyol: Siempre lidiando problemas con el Gobierno de Madrid

Calvo Sotelo: Y el día en que no los tengas ¿seguirás gobernando tan cómodamente en Barcelona?

¿Qué busca verdaderamente Artur Mas? ¿La independencia cuando apenas si la ha citado? ¿Mantenerse en el poder en una situación que se le ha ido de las manos?.

Por otra parte, ¿cuál debe ser la respuesta del Gobierno? Una cosa es el justo respeto y cuidado de las tradiciones propias, incluida la lengua, de las regiones y que se busque el mejor modo de gestión posible incluso transfiriendo competencias si con ello se logra una mejor gestión y otra cosa es el narcisismo nacionalista. Como dice Julián Marías “La región es una maravillosa, entrañable realidad, hecha formas cotidianas, de recuerdos, de costumbres, de finas modulaciones, de proyectos; es un instrumento que se incorpora, bien templado a una orquesta. No hay impiedad mayor que querer destruir la realidad regional: para que no sea o para que sea otra cosa”.

En esta situación se hace necesaria una respuesta clara por parte del Gobierno y sería deseable que fuera consensuada con el PSOE. De otro modo el peligro de radicalización de las posturas a favor y en contra puede ser grave. Quizá podrían firmar un manifiesto con pocas ideas pero claras afirmadas desde la positividad. La unidad es un bien, cumplimiento de la ley, para poder crecer, y más en un mundo globalizado, hay que ser dependientes, o mejor dicho tener relaciones de interdependencia. Por otro lado, dado el daño causado me parece que debería plantearse si las competencias de educación deben ser retomadas por el Estado aunque reconozco este punto lejano. Lo que hacen los nacionalistas es culpa suya pero la dejación de los grandes partidos nacionales los hace corresponsables de la situación empezando por la educación dejada en manos de los nacionalistas. Esto coincide con una crisis de identidad de qué significa ser español, más allá de las algarabías por un mundial ganado, y por una visión negativa de nuestra historia.

Desde diversos ámbitos se ha interpelado al diálogo. Esta es una postura noble, es verdad, que urge el volver a encontrarse y reconocerse hermanos pero ¿es posible el diálogo? Me parece que es posible entre personas independentistas o no, entre personas de derechas o de izquierdas cuando desde su posición buscan sinceramente el bien común poniendo la experiencia como criterio. Sin embargo, cuando lo que prima es simplemente buscar el poder es muy difícil poder encontrar un punto de unión. Esperemos que se imponga el bien común para que Cataluña y España puedan seguir creciendo juntas como se hace desde siglos. Las grandes conquistas, como la creación de la Unión Europea, se hicieron desde las relaciones de interdependencia no desde la independencia. Esto es así tanto a nivel de naciones como a nivel de las relaciones entre personas.

Noticias relacionadas

Nacionalismo, Freud y principio de realidad
España · Ángel Satué
Ser español. Una identidad nacional que es premisa fundamental en mi persona. Verdadera. Compruebo que me corresponde. Como respirar y comer, como amar y soñar. ...
25 junio 2021 | Me gusta 2
La política y las identidades
España · F.H.
Es nefasto que la religión se convierta en política. Sabemos lo que eso significa en la India, en Pakistán, en Oriente Próximo y en algún rincón más del mundo. Es nefasto que la religión se convierta en política pero es casi tan nefasto o más que la política se convierta en religión. ...
26 mayo 2021 | Me gusta 4
El penúltimo escalón de la razón
España · F.H.
El niño que me pidió limosna me dio el bendito momento en el que te implicas, en el que el búnker de tu profesionalidad neutra se abre y te sale de la cabeza una pregunta: ¿qué será de él?...
21 mayo 2021 | Me gusta 7
La libertad más allá de los moralistas
España · F.H.
La pandemia, mira por dónde, ha vuelto a poner de moda la palabra libertad. En realidad para nosotros, la gente moderna, la palabra libertad siempre ha estado de moda, ha sido quizás la palabra esencial, la más importante, la que más nos ha hecho vibrar. ...
12 mayo 2021 | Me gusta 6