Quiere poner las cosas en su sitio

España · José Luis Restán
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
1 julio 2009
Parecía una señora de las del pueblo-pueblo y hete aquí que en su amable conversa con Zapatero, dentro del publirreportaje ofrecido por El País Semanal, deja caer con inocencia la preguntita de marras: ¡hay que ver, el poder que aún tiene la Iglesia en la sociedad!... ¿no se podría hacer algo? Inquietante pregunta a la que Zapatero entra encantado, vamos, como si la estuviera esperando. El presidente sangra por la herida, no soporta el hecho de que los obispos hayan criticado su proyecto estrella de aborto libre con tanta racionalidad como contundencia. Y aunque procura mantener las formas, lanza su acusación: en ningún país de Europa sucede lo que aquí, esta pretensión de la jerarquía católica de tener protagonismo en el debate público y de condicionar la acción política.

Recordemos de nuevo el reconocimiento de la vicepresidenta De la Vega ante el cardenal Bertone: la Iglesia debe ser reconocida como un interlocutor en el debate público. Siempre que no moleste, habría que añadir a la vista de la reacción de Zapatero. En realidad la buscada respuesta del presidente a los obispos pone de manifiesto su ignorancia respecto de lo que pasa en Europa y, peor aún, su deficitaria comprensión de las libertades sociales y su concepción laicista sectaria.

Nuestro presidente debería saber que los obispos franceses apoyaron en su día las grandes manifestaciones por la libertad de educación y por la familia. Debería informarse sobre la gran consulta nacional en torno a las cuestiones bioéticas que está abierta en la laica República francesa, en la que interviene con total desparpajo el mundo católico. Y también debería repasar la iniciativa (de estos mismos días) de la Iglesia católica junto con los anglicanos y judíos del Reino Unido, contra el proyecto de legalizar la eutanasia en ese país. Los ejemplos se pueden multiplicar en Alemania, Holanda e Italia, para que nuestro autista de La Moncloa no muestre semejante indigencia intelectual.

Pero lo peor es la concepción escasamente democrática que pretende negar a una parte consistente de la sociedad, en este caso al mundo católico, su derecho a ser protagonista del debate público. ¿Qué credenciales se deben ostentar para comparecer en dicho debate? ¿Por qué los obispos, que además representan el pensar y el sentir de millones de españoles, no pueden decir su palabra sobre un asunto de trascendencia vital para nuestra convivencia? La Iglesia debe respetar y respeta escrupulosamente los procedimientos democráticos pero, como todo sujeto social vivo, tiene el derecho y la responsabilidad de ofrecer su propio testimonio y sus razones en el espacio de una sana laicidad. Por el contrario la doctrina de Zapatero sobre el debate público apunta maneras muy preocupantes cuando pretende excluir a quienes no comulgan con su agenda de revolución cultural.

En otro momento del coloquio el presidente reconoce que "todavía" la Iglesia tiene un gran peso social en España. Se nota que el reconocimiento le cuesta, más aún, le duele. Ésta no es la España moderna que él sueña, y aunque presume de haber llevado a cabo sus reformas contra viento y marea (o sea, contra una parte sustancial de la sociedad española), comprende que aún le falta tajo. Quizás por eso atisba ya una nueva reforma, quizás "para poner algunas cosas en su sitio". Se trata de la futura ley de libertad religiosa, cubierta hasta la fecha por un inquietante velo de opacidad. Zapatero saca a pasear el anuncio al hilo de su disgusto con los obispos…. "Habrá que hacer algo", le ha dicho su amable interlocutora. "Vamos a hacerlo", advierte como de pasada el presidente. Desde luego se conocen amenazas menos veladas que ésta, pero en las democracias desarrolladas, no. 

En fin, como ya nos tiene acostumbrados, en el refrescante coloquio combina la ideología radical con la fatuidad. Y concluye diciendo que "si fueran (los obispos) un poco más moderados en las tesis que defienden, pues sería mejor". O sea, presidente, oponerse al aborto pero poquito, o defender la libertad de educación pero sin tanto ahínco. Pues va a ser que no. Y si llegase el día en que por las amenazas del poder, la voz de los católicos (y dentro de ella la de los obispos) callara en nuestra sociedad, sería un momento de silencio patético, un signo estremecedor de una sociedad anémica, uniforme y controlada.

Noticias relacionadas

Joseba Arregi. Un abrazo para la eternidad
España · Juan Carlos Hernández
“Todos compartimos esa base de debilidad, de sufrimiento, de dolor, de ser contingentes, de tener que morir. Desde ahí podemos encontrarnos unos a otros”. Hace unos meses escribía esto para nuestro periódico nuestro querido amigo Joseba Arregi, que ha fallecido en Bilbao tras una larga y dura...
15 septiembre 2021 | Me gusta 3
El estado anímico del votante
España · Javier Folgado
A pesar de todas sus diferencias ideológicas, a María, Jesús, Daniel, Laura les preocupan más o menos las mismas cosas en su día a día....
2 julio 2021 | Me gusta 6
Un perdón real y verdadero genera memoria democrática
España · Francisco Medina
En este mundo en que vivimos, el espacio intermedio en el que cada uno de nosotros hace acto de presencia, inter-accionamos. Ejercemos nuestra posibilidad de actuar, fruto de una decisión nuestra, y podemos generar un mundo más humano… o no. Para bien o para mal, nuestras acciones pueden generar...
1 julio 2021 | Me gusta 6