¿Quién creía en la huelga?

España · Carmen Mira
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
14 noviembre 2012
Esta mañana se diluye a una velocidad devértigo el efecto de la huelga general. Los tertulianos se entretienen un ratocon análisis previsibles, tienen que ganarse los 200 euros de rigor. Pero amedida que avance la mañana el 14-N se va convirtiendo de forma rápida en algodel pasado. Dentro de unos días empezará a estar olvidado. No puede ser de otromodo. Las huelgas generales no son ya lo que eran. 

Los gobiernos no pierden legitimidad, nohay reformas laborales ni de pensiones que paralizar. Sólo la petición genéricade un referéndum que hasta los convocantes saben que no se va a celebrar. Esuna especie de cita rutinaria, una obligación que los sindicatos mayoritariostienen que cumplir como si fueran funcionarios de la protesta. Y no les va malpara ser la segunda huelga general en menos de un año. A pesar de que a casitodo el mundo le importaba poco la convocatoria, a pesar de que para expresarel cabreo el español prefiere los canales de la acracia, se ha cumplido con laliturgia.

El consumo eléctrico descendió más de un12 por ciento; en los colegios, por el miedo y por si acaso, hubo unseguimiento de casi un 20 por ciento. Y el transporte de las grandes ciudades, dondees más fácil intervenir, también hizo que la jornada resultara molesta. Lospiquetes hicieron bien su trabajo y había, sorprendentemente, bastantescomercios con la persiana a mitad por si llegaba algún "informador" sindical.Lo dicho, que todavía las centrales mayoritarias tienen capacidad para creartensión, aunque sólo sea unas horas. Pero lo peor es que hasta en la protestahabía un aire de cinismo, de cansancio, deyo-estoy-aquí-con-el-pito-y-la-pancarta-porque-es-mi-trabajo-que-para-eso-soy-liberado.Hasta los que quieren parar el país parecen no estar convencidos. Y eso es lograve. Una se pregunta si queda alguien que crea en lo que hace. 

Noticias relacionadas

El estado anímico del votante
España · Javier Folgado
A pesar de todas sus diferencias ideológicas, a María, Jesús, Daniel, Laura les preocupan más o menos las mismas cosas en su día a día....
2 julio 2021 | Me gusta 5
Un perdón real y verdadero genera memoria democrática
España · Francisco Medina
En este mundo en que vivimos, el espacio intermedio en el que cada uno de nosotros hace acto de presencia, inter-accionamos. Ejercemos nuestra posibilidad de actuar, fruto de una decisión nuestra, y podemos generar un mundo más humano… o no. Para bien o para mal, nuestras acciones pueden generar...
1 julio 2021 | Me gusta 5
Nacionalismo, Freud y principio de realidad
España · Ángel Satué
Ser español. Una identidad nacional que es premisa fundamental en mi persona. Verdadera. Compruebo que me corresponde. Como respirar y comer, como amar y soñar. ...
25 junio 2021 | Me gusta 3