¡¿Qué tendrán que ver el gazpacho y el salmorejo?!

Cultura · Carmela Abril
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 2
28 agosto 2023
Vamos a aclarar la diferencia entre el gazpacho y el salmorejo.

Otro año que volvemos al trabajo, otro verano que todavía no acaba pero que empieza a desembocar en septiembre. Y no puede ser que – otro año más – en la piscina, en la montaña y en la playa, me hayan vuelto a preguntar la diferencia entre el salmorejo y el gazpacho.

En realidad, no preguntan. Gentes que poco pasan por la cocina afirman que el salmorejo es gazpacho con más pan y que el segundo es como el primero pero con pepino. Había una época en la que todo el mundo sabía que el salmorejo era cordobés y el gazpacho andaluz, pero pareciera que – en los últimos tiempos – uno se hubiera convertido en andaluz y el otro en español; y está muy bien esto de universalizar el patrimonio, pero sin olvidarnos de quién es quién.

Recuerdo hace años – en realidad décadas, que de casi todo hace veinte años ya – que un amigo vasco explicaba en Madrid a un grupillo de italianos que preguntaban qué era aquella bebida que tomábamos, que ésa era la poción con la que todos los españoles sobrevivíamos a través del verano. Y cuanto más lo pienso, aquella poción es una ensalada bebible y no una sopa fría como dicen algunos estudiosos: el gazpacho se bebe en vaso a cualquier hora del día, no se come en plato con cuchara. Hazte una pipirrana: pela los pepinos, el pimiento, un poco de ajito y los tomates; pícalos, mézclalos, aliña con vinagre y muy generoso de aceite; añade sal y cógete un par de mendrugos de pan, que en lugar de usarlos para apoyarte los echas en el plato, y pásalo todo por la minipimer. Ahí tienes la bebida mágica que – como decía mi amigo – nos mantiene en pie a todos los españoles durante los meses estivales, reponiendo los líquidos y vitaminas que perdemos por los poros que olvidábamos tener. ¿Y es que hay algo mejor en este mundo que el gazpacho? Sí, el salmorejo.

El salmorejo, el cordobés, es decir, el salmorejo, comparte algunos ingredientes con el gazpacho, sí; y además ambos son de color naranjita, de acuerdo, ¿y? El salmorejo es una crema fría, nada que ver con una ensalada bebible. El ingrediente fundamental del gazpacho es el tomate, ¿y el del salmorejo? Antes te hago uno sin tomates que sin aceite; no creo que haya plato en la cocina española, ni en la mediterránea, ni – ya puestos – en ninguna cocina sensata del mundo, que tenga más aceite que el salmorejo, quizá el bacalao al pil-pil, pero tampoco te comes todo el aceite que le echas…  si alguien lo conoce, que escriba a esta gente de Páginas Digital y me lo diga. Tengo un pariente que me contó que los romanos ya tomaban un mejunje a base de aceite, pan y ajo en el sur de Hispania; sin saber mucho, a mí me parece que ése es el padre del salmorejo más que del gazpacho, de quien a lo mejor es tío lejano. El salmorejo se hace con mucho pan de telera, mucho tomate y mucho aceite; luego se añade un poco de sal y quizá de vinagre; el huevo y jamón picados vienen después para fardar. El salmorejo es un primer plato que se come sentado, en plato hondo y con cuchara y, si acercas la oreja y prestas atención mientras te lo tomas, te habla de las vasijas de barro que salían de las orillas del río Betis cargadas de aceite de la Hispania Ulterior y que ahora estratifican el Monte Testaccio en Roma, te susurra discusiones entre Averroes y Maimónides sobre fe y razón, te declama sonetos gongorinos embroncados con la fina ironía capitalina de Quevedo, te hace recorrer las calles que pisara Baroja para su Feria de los Discretos…, pero para eso hay que comerlo en Córdoba o en casa de un cordobés.

 

¡Sigue en Twiter los artículos más destacados de la semana de Páginas Digital!

Noticias relacionadas

Simón: ¿por qué frente a tanto mal surge tanto bien?
Cultura · Isabella García-Ramos Herrera
Simón (2023) es la primera película venezolana en llegar a Netflix Latinoamérica y España, después de su nominación a los premios Goya como “Mejor película iberoamericana” y ser ganadora y nominada en otros certámenes como el Heartland International Film Festival, The Platino Awards for...
1 abril 2024 | Me gusta 5
Tomarse a Dios en serio
Cultura · Antonio R. Rubio Plo
Ha llegado a mis manos un interesante libro "Tomarse a Dios en serio", escrito por Joan Mesquida Sampol, un funcionario de la Administración balear, con formación jurídica y en ciencias religiosas. El título va acompañado de este esclarecedor subtítulo "La dificultad de creer en un Dios que no...
19 marzo 2024 | Me gusta 5
Chesterton, un hombre del pueblo
Cultura · Antonio R. Rubio Plo
Este año se cumple el 150 aniversario del nacimiento de Gilbert Keith Chesterton y el paso del tiempo solo sirve para subrayar la genialidad y la capacidad de intuición de un escritor que no puede ser reducido a la caricatura de un catolicismo militante....
21 febrero 2024 | Me gusta 1