Elecciones en Colombia

¿Qué política educativa?

España · Jorge Iván Hoyos Morales
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
24 mayo 2010
Páginas Digital sigue ofreciendo el cotejo entre algunas de las enseñanzas acerca del desarrollo humano integral del Papa Benedicto XVI en su reciente encíclica Caritas in Veritate y los candidatos a las elecciones en Colombia. Uno de los puntos que resulta más interesante cotejar es lo que se refiere a la política educativa.

Se tienen en cuenta a los dos candidatos Juan Manuel Santos y Antanas Mockus, y en esta entrega se hará referencia las siguientes preguntas: ¿Qué transformaciones necesita el sistema educativo? ¿Cuáles son los elementos específicos de su política para los jóvenes? ¿Cuál es su posición frente al tema del aborto?

¿Qué transformaciones necesita el sistema educativo?

No sorprende que para Mockus, siendo profesor universitario, la primera apuesta sea la de "reubicar la educación como un tema prioritario en la agenda de gobierno…" ya que "la educación y el cambio cultural son el motor de la transformación social de nuestro país".

Mockus afirma que en primer lugar se necesita una transformación presupuestal especialmente en lo que tiene que ver con la infraestructura educativa y la formación de maestros. Pero también es necesario trabajar en la calidad educativa, que según el candidato del partido verde "comienza por la dignidad del espacio y la calidad de los docentes, que son buenos por definición". Y hace mención a "un pago oportuno y justo" para los maestros, unido incentivos por "el buen desempeño y la permanente evaluación de los resultados".

Sin embargo también afirma que "la calidad es responsabilidad de la comunidad alrededor de una institución: padres, docentes, estudiantes, directivos, vecinos". En tal sentido buscará hacer "pactos de calidad en cada uno de los colegios".

Cabe aclarar que la política educativa de Mockus "parte de la más amplia definición de la educación: el Estado educa en todas sus acciones y la sociedad en su conjunto debe asumir la educación como un proyecto nacional, que va mucho más allá de las aulas". 

Por su parte, Santos considera inaceptables "las brechas en la calidad de la educación que reciben pobres y ricos, o sectores urbanos y rurales…". Por ello, propone frentes de trabajo bastante definidos:

Respecto a la educación primaria buscará definir y exigir "altos estándares en el desempeño de docentes, estudiantes y en la gestión de los establecimientos educativos. Al mismo tiempo buscará hacer realidad la "gratuidad de la educación básica para los más pobres". Por otra parte dice que los niños que asisten a hogares comunitarios y jardines infantiles podrán disfrutar de los beneficios de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación. En cuanto a la educación secundaria dice que "tenemos como meta que cada estudiante de octavo en adelante, además de su pupitre, tenga un computador con acceso rápido a Internet…". Además de lo anterior y teniendo como telón de fondo la sociedad globalizada, dice que impulsará campañas de bilingüismo. 

En lo que tiene que ver con la educación técnica y universitaria, Santos propone "duplicar los cupos en las universidades y los créditos subsidiados", y otorgar subsidios totales por mérito académico en universidades y centros de educación técnica o tecnológica. El candidato del partido de la U dice que "nuestros centros educativos deben crear no sólo empleados, sino fomentar "empresarios", capaces de transformar su creatividad y talento a favor de la sociedad y el medio ambiente".

Benedicto XVI manifiesta que en estos tiempos de crisis económica es necesario seguir promoviendo un mayor acceso a la educación; pero también afirma cómo concibe la educación y por esto dice que "con el término «educación» no nos referimos sólo a la instrucción o a la formación para el trabajo, que son dos causas importantes para el desarrollo, sino a la formación completa de la persona. A este respecto se ha de subrayar un aspecto problemático: para educar es preciso saber quién es la persona humana, conocer su naturaleza". Esto lo lleva a decir claramente que "…al afianzarse una visión relativista de dicha naturaleza plantea serios problemas a la educación, sobre todo a la educación moral, comprometiendo su difusión universal. Cediendo a este relativismo, todos se empobrecen más, con consecuencias negativas también para la eficacia de la ayuda a las poblaciones más necesitadas, a las que no faltan sólo recursos económicos o técnicos, sino también modos y medios pedagógicos que ayuden a las personas a lograr su plena realización humana" (CV 61).

Se nota que Benedicto XVI también piensa que es necesario propender por unas condiciones respecto al acceso y funcionamiento del sistema educativo del mismo… pero en el respeto absoluto a la naturaleza humana, de modo que el sistema educativo no llegue a pretender regular, supervisar o controlar la educación desde una ideología integrista.

¿Cuáles son los elementos específicos de su política para los jóvenes?

El candidato Mockus dice que su política para jóvenes se centrará en "el acceso a una educación pertinente y de calidad, a la cultura, la promoción de hábitos de vida saludables y el acceso al empleo legal y formal". Adicionalmente plantea que "generaremos condiciones y oportunidades en las que puedan tomar decisiones libres y responsables en torno a su permanencia en el sistema educativo, al cuidado de su salud, a su vida sexual y la formación de una familia, a su ingreso al mundo del trabajo, y a las diversas formas de participación política en el país". 

Por su parte, Santos centra su política para jóvenes en la "educación, deporte, trabajo, emprendimiento e innovación". Asimismo dice que además de los "créditos con cero interés real para jóvenes pobres que quieran acceder a la educación superior, también hemos diseñado el programa Supérate, que premiará a nuestros jóvenes talentos deportivos y académicos". 

Menciona que "atenderemos a los jóvenes desempleados, a través de iniciativas de formación laboral en un oficio y prácticas laborales en empresas legalmente constituidas…" y en consecuencia dice que apoyará las Mipymes (unidades empresariales de menor tamaño) así como el mejoramiento de las inversiones familiares en capital humano. 

Si se pudiera hablar de política para jóvenes en Benedicto XVI a la luz de la Caritas in Veritate habría que empezar por mirar lo que dijo a los jóvenes el pasado 28 de marzo. Allí, de una manera realista, les dijo que "quien vive hoy la condición juvenil tiene que afrontar muchos problemas derivados de la falta de trabajo, de la falta de referentes e ideales ciertos y de perspectivas concretas para el futuro…", causas que deben ser superadas no sólo con el empeño de los estados sino ante todo con la participación de la sociedad civil y de las familias.

Les recordó a los jóvenes algunos de los de los grandes retos actuales de los que habla en la encíclica y que tienen que ver con la productividad, la ecología, la pobreza, la justicia, el hambre, el trabajo, la paz, los medios de comunicación social y el servicio a la cultura de la vida. Pero también les dijo, con una decisión y convicción únicas, que es a estos "retos a los que estáis llamados a responder para construir un mundo más justo y fraterno. Son retos que requieren un proyecto de vida exigente y apasionante, en el que emplear toda vuestra riqueza según el designio que Dios tiene para cada uno de vosotros. No se trata de realizar gestos heroicos ni extraordinarios, sino de actuar haciendo fructificar los propios talentos y las propias posibilidades, comprometiéndose a progresar constantemente en la fe y en el amor".

¿Cuál es su posición frente al tema del aborto?

Tanto Mockus como Santos tienen al respecto una opinión similar, ya que el primero dice que "la orientación principal de estos temas debe buscarse en la Constitución y su interpretación por parte de la Corte Constitucional…". En una entrevista dada a otro medio colombiano, Mockus dijo que "no tener esa opción afectaría a la mujer psicológica, física y emocionalmente, atentando contra su vida".

Santos, en las entrevistas que aquí se han citado, afirmó prácticamente lo mismo. En una de ellas dijo que "seguiremos los mandatos de la Corte Constitucional, que despenalizan el aborto cuando la vida de la madre está en peligro, cuando el feto presenta malformaciones o en caso de embarazos producto de una violación o un acto no consentido". Y en la otra contestó: "Me apego a lo que manda la Corte Constitucional".

Frente a la parquedad de esta respuesta es útil pensar que una cosa es seguir los mandatos de la Constitución a como dé lugar, y otra cosa muy distinta es respetar los mandatos de la Corte Constitucional. El primero de los casos es la afirmación del derecho positivo sobre todas las cosas y el desconocimiento del derecho natural; el segundo manifiesta un acatamiento al ordenamiento jurídico vigente en el país.

Lo anterior se puede clarificar en la respuesta que estos dos candidatos dieron al diario colombiano El País acerca del matrimonio entre personas del mismo sexo y a la adopción por parte de parejas gay.

Respecto a lo primero Mockus dijo que "la ley colombiana apoya la unión de parejas del mismo sexo y les reconoce los efectos patrimoniales o de seguridad social. La orientación debe buscarse en la Constitución", lo cual refleja nuevamente su positivismo jurídico; mientras que Santos respondió: "No estoy de acuerdo con la legalización del matrimonio entre parejas del mismo sexo, ni con la inclusión de éstas dentro del concepto de familia…"; respuesta que parece respetar la ley natural, que es la formulación jurídica del grito de las exigencias originales que están en el corazón humano.

En cuanto al apoyo a una norma que permita a parejas gay adoptar hijos, Mockus contestó que "el cambio de la norma debe responder a un cambio cultural significativo. Por ahora no hay consenso claro al respecto…", mientras que Santos contestó con un rotundo "no".

Hay que considerar que el derecho positivo es "presa fácil de las opiniones contingentes de los sujetos" que en el momento detenten el poder; éste "es el riesgo fatal del amor en una cultura sin verdad" (CV 4). Mientras que el derecho natural reconoce la ley natural como el instrumento privilegiado para entender que "el libro de la naturaleza es uno e indivisible, tanto en lo que concierne a la vida, la sexualidad, el matrimonio, la familia, las relaciones sociales, en una palabra, el desarrollo humano integral" (CV 51). "La ley natural, en la que brilla la Razón creadora, indica la grandeza del hombre, pero también su miseria, cuando desconoce el reclamo de la verdad moral" (CV 75).

Sin embargo una vez más Benedicto XVI se muestra totalmente propositivo respecto a este punto de la dignidad de la vida humana y dice que "la apertura a la vida está en el centro del verdadero desarrollo… La acogida de la vida forja las energías morales y capacita para la ayuda recíproca (pero) cuando una sociedad se encamina hacia la negación y la supresión de la vida acaba por no encontrar la motivación y la energía necesarias para esforzarse en el servicio del verdadero bien del hombre… (además), si se pierde la sensibilidad personal y social para acoger una nueva vida, también se marchitan otras formas de acogida provechosas para la vida social" (CV 28).

Por otra parte el Papa afirma que "la apertura moralmente responsable a la vida es una riqueza social y económica" (CV 44) y para evidenciar esto contrapone que en algunos países "la disminución de los nacimientos, a veces por debajo del llamado «índice de reemplazo generacional», pone en crisis incluso a los sistemas de asistencia social, aumenta los costes, merma la reserva del ahorro y, consiguientemente, los recursos financieros necesarios para las inversiones, reduce la disponibilidad de trabajadores cualificados y disminuye la reserva de «cerebros» a los que recurrir para las necesidades de la nación".

"En esta perspectiva, los estados están llamados a establecer políticas que promuevan la centralidad y la integridad de la familia, fundada en el matrimonio entre un hombre y una mujer… Por eso, se convierte en una necesidad social, e incluso económica, seguir proponiendo a las nuevas generaciones la hermosura de la familia y del matrimonio, su sintonía con las exigencias más profundas del corazón y de la dignidad de la persona" (CV 44).

Noticias relacionadas

El estado anímico del votante
España · Javier Folgado
A pesar de todas sus diferencias ideológicas, a María, Jesús, Daniel, Laura les preocupan más o menos las mismas cosas en su día a día....
2 julio 2021 | Me gusta 5
Un perdón real y verdadero genera memoria democrática
España · Francisco Medina
En este mundo en que vivimos, el espacio intermedio en el que cada uno de nosotros hace acto de presencia, inter-accionamos. Ejercemos nuestra posibilidad de actuar, fruto de una decisión nuestra, y podemos generar un mundo más humano… o no. Para bien o para mal, nuestras acciones pueden generar...
1 julio 2021 | Me gusta 5
Nacionalismo, Freud y principio de realidad
España · Ángel Satué
Ser español. Una identidad nacional que es premisa fundamental en mi persona. Verdadera. Compruebo que me corresponde. Como respirar y comer, como amar y soñar. ...
25 junio 2021 | Me gusta 3