`Que lo heroico se vuelva cotidiano y que lo cotidiano se vuelva heroico`

Mundo · Compañía de las Obras - Chile
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
29 marzo 2010
Después de la catástrofe, ¿qué es lo que queda? ¿El miedo o la esperanza? Impacta, aún más que las imágenes del cataclismo, encontrar en el corazón de Concepción, a dos minutos de la "zona cero", en la Casa Betania, cita obligada para las donaciones, a una mujer de Nueva Imperial que, junto a jóvenes amigos de su comunidad, se ha trasladado para hacer miles de kilos de pan para tantos damnificados hambrientos. O bien, un exportador de kiwis en Curicó, que habiendo sufrido serios daños en las oficinas de su empresa, se desplaza hacia Quinta de Tilcoco para financiar la techumbre de un hogar de menores; o bien el cura de Curepto, que después de perder a su madre y su parroquia, de inmediato se pone a socorrer a los otros; o jóvenes profesionales voluntarios, que ayudan a evaluar los daños del seísmo en las comunas más pobres; o los párrocos de Cauquenes, que celebran su misa al aire libre y no paran de recolectar víveres y de provocar a la gente a que despierte del sopor y del miedo.

Todos estos hechos, y tantos otros, que no se ven en la televisión, documentan que no es un voluntarismo exasperado lo que vence el miedo y el desamparo, que tantas veces parece prevalecer -¡cuántos aún no abandonan sus casas dañadas!- sino, en cambio, la certeza de una esperanza que te ha alcanzado como expresión de una positividad en cualquier lugar y circunstancia. Gente ante la cual no hay "zona cero", sino recomenzar desde algo, desde alguien. No es la hora de la "emergencia", es la hora de la presencia, de afirmar lo que existe y que es lo único que te despierta del hálito de la muerte y la destrucción.

La catástrofe pone a foco la verdadera dinámica de lo humano, que no se agota en el cálculo ni el resultado, de lo que el mismo hombre ha construido. Lo que el hombre es, es desafiado a salir de su propia medida y esquema y mirar hasta el fondo de la realidad, hasta toparse con la nada o el rostro bueno del Misterio: de aquí brota una modalidad nueva e inteligente de responder a la realidad que te solicita a una caridad irrefrenable, como don conmovido de sí mismo, y así, en la misma circunstancia en que estás, nace una amistad operativa nueva con todo lo que se encuentra, la semilla de una asociatividad inesperada entre el artista y el empresario, entre estudiantes y autoridades públicas, entre el damnificado y el solidario…la promesa de un pueblo.

No es la hora del farisaísmo burgués que se instala pidiendo explicaciones: ¿Qué hay que hacer? ¿Cuánto se demora la reconstrucción? ¿Cuánto cuesta? Sino ante todo: ¿De qué se trata lo que ha sucedido? Y ¿dónde estoy yo, delante de quién? La alternativa es seguir consumiendo imágenes y pidiendo cuentas para que pase luego la pesadilla, o seguir a aquellos que ya viven la hora de la presencia como una hora nueva en que todo es ocasión para recomenzar.

Se puede recomenzar de otro y cada vez más.

Noticias relacionadas

Paladas de ceniza
Mundo · Fernando de Haro
El trabajo de la misión de la OMS en China para conocer los orígenes del virus nos indica hacia dónde vamos. La misión llegó más de un año después de que todo hubiese empezado. Sus miembros solo pudieron realizar las visitas que les había programado el Gobierno. ...
15 febrero 2021 | Me gusta 5
Ramy Essam, el megáfono de la revolución egipcia
Mundo · Riccardo Paredi
Hace diez años, el 25 de enero de 2011, un joven egipcio de 23 años llamado Ramy Essam salió a la plaza de Tahrir junto a millones de compatriotas pidiendo “pan, libertad y dignidad”. ¿Qué le diferenciaba del resto de manifestantes? Su guitarra y su voz. ...
29 enero 2021 | Me gusta 2
Una ayuda para levantarnos
Mundo · Francisco Medina
El pasado 31 de diciembre se publicó en el Boletín Oficial del Estado un Real Decreto-Ley (el Real Decreto-Ley 36/2020, de 30 de diciembre), conteniendo una serie de medidas destinadas, en principio, a la ejecución del llamado Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, así como a la...
15 enero 2021 | Me gusta 4
Cuando “muere” la verdad, solo vale una presencia
Mundo · Luca Doninelli
Leo siempre con gran interés los editoriales de Páginas Digital y me ha llamado mucho la atención el de esta semana, “En el Capitolio el fin de un mundo”, que tal vez merecería un verbo en el título para quitar de la cabeza al lector la idea de que en el Capitolio solo se haya acabado “un...
15 enero 2021 | Me gusta 2