¿Qué cambio para Portugal?

Mundo · Raquel Abecasis y Rosário Lupi (Lisboa)
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
14 junio 2011
Portugal amaneció el día 6 de junio con una sensación de alivio, pero a la vez con la conciencia de que empieza ahora un camino duro y difícil. El Partido Socialista, liderado por José Sócrates, había sufrido una derrota histórica el día anterior, tras seis años en el poder, dando lugar así al nuevo gobierno social demócrata (centro-derecha) liderado por Pedro Passos Coelho.

De ahora en adelante, la tarea es alcanzar las metas del acuerdo firmado con la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional, con etapas y plazos muy bien definidos. El objetivo es resolver los problemas que motivaron la actual tutela externa, una tarea que ya en dos ocasiones anteriores, en los 70 y en los 80, el país superó con éxito.

La campaña electoral que precedió a estas elecciones culminó en un proceso en el que los portugueses, acostumbrados a dejarse llevar por quien los gobierna, fueron obligados a confrontarse con la realidad, que venía siendo sistemáticamente encubierta por la clase gobernante. Los recursos son limitados, no existen las panaceas, no es posible seguir alimentando un estado que ha crecido desmesuradamente. Durante años se ha vivido por encima de las posibilidades y la única salida es reducir el consumo y trabajar más y mejor.

Ha sido necesario que la población anónima, sometida a crecientes sacrificios económicos, se diera cuenta del profundo efecto nefasto que una política sistemática de mentira y de falta de ética estaba provocando en todos los ámbitos de la sociedad.

Si bien las cifras de la abstención (40%) no permitan demostrarlo empíricamente, la campaña electoral y la crisis política y económica que la antecedieron se convirtieron en una ocasión de la recuperación del interés por la vida política y por la conducción del bien común por parte de la sociedad civil.

De esta manera, parecen haberse abierto caminos que hasta hoy estaban cerrados. Por un lado nace la esperanza de que sea posible realizar un conjunto de reformas económicas y sociales que se vienen retrasando desde hace mucho tiempo; por otro lado, no debemos excluir que en este nuevo ciclo político se introduzca una nueva oportunidad para discutir los temas de vida y de familia, y que se puedan así limitar algunos de los daños infringidos.

Pero el principal reto está en que cada uno, partiendo de su deseo, más o menos confuso, de cambio y de realización personal, pueda ir más hasta el fondo en la capacidad de ser protagonista de su propia historia. La constatación de que no es la política, por sí misma, la que puede asegurar la esperanza de un pueblo es una gran oportunidad de despertar de un modo aburguesado de vivir, estando disponibles para un camino hecho en compañía, en el cual la única condición indispensable es la libertad.

Traducido por Javier Gavilanes

Noticias relacionadas

Powell y la polarización española
Mundo · F.H.
En las últimas horas ha muerto el que fuera secretario de Estado de Estados Unidos, Colin Powell. Nacido en Harlem, de padres jamaicanos, creció al sur del Bronx y se graduó en el City College de Nueva York. ...
19 octubre 2021 | Me gusta 3
Tratados, Constitución y cómo evitar un Polexit
Mundo · Miguel de Haro Izquierdo
En el tablero de las relaciones internacionales se diseña y está en juego una importante partida sobre la primacía, a corto y medio plazo, sobre qué región y qué país van a poder dominar el mundo de los negocios, la economía, la cultura, el desarrollo tecnológico, la geopolítica, las...
13 octubre 2021 | Me gusta 4
Elecciones en Alemania. “Willkommen” al futuro
Mundo · Ángel Satué
Cuando pienso en la política alemana, siempre alcanzo a recordar a Helmut Kohl. También me saltan a la memoria Margaret Thatcher, Mitterrand y González, al que el tiempo mejoró. Los cuatro son parte del pasado político de Europa, y piezas fundamentales. ...
1 octubre 2021 | Me gusta 4