Puntos de acuerdo en vida y libertad religiosa

España · Robi Ronza
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
26 mayo 2017
Todavía es demasiado pronto para comprender hasta qué punto el encuentro con el Papa Francisco ha podido cambiar al presidente americano Trump desde el nivel puramente político del viaje que ha hecho a Oriente y Europa.

Todavía es demasiado pronto para comprender hasta qué punto el encuentro con el Papa Francisco ha podido cambiar al presidente americano Trump desde el nivel puramente político del viaje que ha hecho a Oriente y Europa. A este nivel se sitúa de manera inequívoca la naturaleza de su llamamiento en Riad a una movilización común de los musulmanes, cristianos y judíos contra el terrorismo islamista, ignorando intencionadamente las responsabilidades específicas de Arabia Saudí al respecto, a pesar de que no afrontar estos problemas hace que el islam oficial deje la puerta abierta a tales degeneraciones. Aunque se vio algo más en la cumbre de Belén con el presidente de la Autoridad Nacional Palestina cuando, en su discurso, auspiciando la paz entre Israel y Palestina, Trump invocó la ayuda de Dios. Una mención como esta es menos sorprendente en boca de un presidente estadounidense que en la de un político europeo, pero en cualquier caso resulta un reclamo fuerte y no formal.

De su coloquio con el Papa, que era privado, solo se ha podido saber lo que refiere el comunicado de la Sala de Prensa Vaticana, como siempre mesuradísimo. Pero con las pocas palabras que ambos intercambiaron al despedirse en público, daba la sensación de que había sido un encuentro importante. Sobre los puntos concretos en que hayan estado de acuerdo no sabemos nada, pero seguramente en las próximas semanas y meses nos lo irán diciendo. En cualquier caso, ha sido evidente que para ambos se puede confirmar el hecho de que “el diablo no es tan feo como lo pintan”, como se suele decir citando un famoso proverbio.

El comunicado de la Sala de Prensa merece en cualquier caso ser leído atentamente, con más razón si pensamos que, al menos por lo que hemos visto en los principales informativos, la gran prensa lo ha censurado. Muchos se han centrado en los párrafos segundo y tercero, donde se afirma que se ha auspiciado una “colaboración serena entre el Estado y la Iglesia Católica en los Estados Unidos, comprometida en el servicio a la población en los campos de la salud, la educación y la asistencia a los inmigrantes”, y que “las conversaciones también han permitido un intercambio de puntos de vista sobre algunos temas relacionados con la actualidad internacional y con la promoción de la paz en el mundo a través de la negociación política y el diálogo interreligioso, con especial referencia a la situación en Oriente Medio y a la tutela de las comunidades cristianas”. Y no hay problema en eso, pero no se entiende por qué ignorar el primer párrafo, donde se lee que “durante las cordiales conversaciones, se ha expresado la satisfacción por las buenas relaciones bilaterales existentes entre la Santa Sede y los Estados Unidos de América, así como por el compromiso común en favor de la vida y de la libertad religiosa y de conciencia”.

El compromiso común en favor de la vida y la libertad religiosa y de conciencia no es poco. Se trata de una valoración indirecta pero clara de la decisión de Trump de suspender con efecto inmediato la financiación del gobierno federal de los USA a organismos que tanto en su país como en el exterior propugnen y practiquen abortos. También valora su rechazo a imponer a cualquier empleador, incluidas por tanto escuelas y hospitales pertenecientes a organismos contrarios a ello, la obligación de estipular para sus trabajadores seguros sanitarios que incluyan el pago de los gastos de un aborto. No está de más precisar que en Estados Unidos la legislación sobre el aborto es competencia de los estados y no del gobierno federal, aunque Obama lo promovió activamente utilizando para ello la palanca financiera, mientras que Trump ha asumido inmediatamente una posición opuesta. Por otro lado, hay que añadir que en casi todos los estados donde el aborto es legal, desde hace varios años la legislación al respecto se está haciendo cada vez más restringida. Lo cual no se debe a quién sabe qué imposición desde lo alto sino a que no deja de crecer el número de aquellos que prefieren que el aborto deje de ser una práctica reconocida por ley.

Noticias relacionadas

El estado anímico del votante
España · Javier Folgado
A pesar de todas sus diferencias ideológicas, a María, Jesús, Daniel, Laura les preocupan más o menos las mismas cosas en su día a día....
2 julio 2021 | Me gusta 5
Un perdón real y verdadero genera memoria democrática
España · Francisco Medina
En este mundo en que vivimos, el espacio intermedio en el que cada uno de nosotros hace acto de presencia, inter-accionamos. Ejercemos nuestra posibilidad de actuar, fruto de una decisión nuestra, y podemos generar un mundo más humano… o no. Para bien o para mal, nuestras acciones pueden generar...
1 julio 2021 | Me gusta 5
Nacionalismo, Freud y principio de realidad
España · Ángel Satué
Ser español. Una identidad nacional que es premisa fundamental en mi persona. Verdadera. Compruebo que me corresponde. Como respirar y comer, como amar y soñar. ...
25 junio 2021 | Me gusta 3