Prometía todo

España · F.H.
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 58
27 octubre 2017
Lo peor de lo sucedido este jueves en Cataluña es que ha encarnado de forma hiperbólica la arbitrariedad y la inconsistencia de un poder que pretende intermediar, cuando no encauzar o responder, al destino, incluso la felicidad, de un pueblo. Se les ha pedido a los catalanes que entregaran todo a un proyecto de autodeterminación, un proyecto que les iba a dar todo, les iba a dar grandes dosis de satisfacción personal. Y cuando llegaba el momento culminante, uno más, su líder convocaba una comparecencia en la que parecía que se iba a echar hacia atrás con unas elecciones autonómicas, luego la aplazaba para finalmente suspenderla y retomarla solo horas después. Cuando por fin comparecía Puigdemont decía todo lo contrario de lo que parecía que iba a anunciar. Ni paso adelante ni paso atrás, ni elecciones autonómicas que hubieran suspendido la aplicación del 155, ni salto hacia el abismo, hacia la declaración unilateral de la independencia. Puigdemont no aceptaba una solución que hubiera sido buena.

Lo peor de lo sucedido este jueves en Cataluña es que ha encarnado de forma hiperbólica la arbitrariedad y la inconsistencia de un poder que pretende intermediar, cuando no encauzar o responder, al destino, incluso la felicidad, de un pueblo. Se les ha pedido a los catalanes que entregaran todo a un proyecto de autodeterminación, un proyecto que les iba a dar todo, les iba a dar grandes dosis de satisfacción personal. Y cuando llegaba el momento culminante, uno más, su líder convocaba una comparecencia en la que parecía que se iba a echar hacia atrás con unas elecciones autonómicas, luego la aplazaba para finalmente suspenderla y retomarla solo horas después. Cuando por fin comparecía Puigdemont decía todo lo contrario de lo que parecía que iba a anunciar. Ni paso adelante ni paso atrás, ni elecciones autonómicas que hubieran suspendido la aplicación del 155, ni salto hacia el abismo, hacia la declaración unilateral de la independencia. Puigdemont no aceptaba una solución que hubiera sido buena.

La desproporción entre la promesa, entre el carácter casi sagrado del momento en el que se iba a recibir todo, y el titubeo, la falta de rumbo, la discrecionalidad del líder ahondaba la crisis. No solo la crisis institucional. Sino esa crisis que debe afrontar todo creyente al que se le ha pedido todo y está dispuesto a darlo, y el que, de pronto, se empieza a cuestionar si su credo no será una sublimación. Desde luego Puigdemont ha prestado un gran servicio: ha acelerado este proceso crítico tan necesario cuando se afirma cualquier tipo de convicción político-religiosa.

Todavía hay tiempo. El 155 es un remedio extremo, no se podrá aplicar bien. Hay utopía en el independentismo. Hay utopía en pensar que un artículo de la Constitución devuelve la realidad a su sitio.

Noticias relacionadas

¿Reformar la Constitución?
España · Javier Folgado
Hagamos un ejercicio sobre algunos de los temas que más urgen en España y que tendremos que afrontar en los próximos años: ...
9 diciembre 2021 | Me gusta 2
La libertad, Sancho…
España · Gabriel Richi Alberti
Con motivo del 80 cumpleaños del cardenal Angelo Scola el 6 de noviembre, la edición francesa de la revista Communio ha publicado un número especial para rendirle homenaje, donde se incluye este artículo...
5 noviembre 2021 | Me gusta 2
El video del homenaje a Mikel Azurmendi
España · PD
Ya puedes ver el video del homenaje organizado por Páginas Digital junto con la Fundación Pablo VI con el título “Un hombre de razón y corazón abiertos” ...
29 octubre 2021 | Me gusta 1
¿Diez años de silencio de ETA?
España · Juan Carlos Hernández
Hace diez años la banda terrorista anunciaba el cese definitivo de su actividad armada. Dejaba tras de sí cientos de asesinatos, miles de exiliados, una huella de dolor imborrable y una sociedad con mala conciencia ya que en su inmensa mayoría miró a otro lado quizá en muchas ocasiones por...
26 octubre 2021 | Me gusta 2