Entrevista a Javier Rupérez

´Produce escalofríos pensar en Trump como presidente. No sabe dónde está el mundo´

Mundo · Fernando de Haro
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 868
7 noviembre 2016
Javier Rupérez, el que fuera embajador español en Washington en la época de Aznar, hombre de la transición y de la UCD, afincado en Estados Unidos desde hace años, asegura que la victoria del candidato republicano en las elecciones de este martes sería una catástrofe.

Javier Rupérez, el que fuera embajador español en Washington en la época de Aznar, hombre de la transición y de la UCD, afincado en Estados Unidos desde hace años, asegura que la victoria del candidato republicano en las elecciones de este martes sería una catástrofe.

Los demócratas están intentando movilizar lo más posible el voto porque no las tienen todas consigo. ¿Se atreve a hacer un pronóstico?

Mi opinión es una más y no tengo la bola de cristal. Creo que va a ganar Hillary Clinton, lo digo con todo tipo de reservas porque efectivamente la situación en este momento es muy incierta. Creo que va a ganar Hillary Clinton, creo que va a conseguir por lo menos esos 270 compromisarios que son los que dan la presidencia. Este es mi pronóstico, también tiene algo de deseo. No es que la señora Clinton me produzca una emoción especial, pero creo que es el mal menor, lo de Trump sería una catástrofe desde todos los puntos de vista.

Una victoria de Clinton, ¿qué significaría para la política internacional? La candidata demócrata reivindicó la intervención de Bush en Iraq, reivindica una victoria en Siria sobre el ISIS sin contar con Rusia.

Básicamente significaría una cierta continuidad con respecto a lo que hemos conocido en los últimos dos o tres decenios: Estados Unidos sería, en la esfera internacional, un país previsible en sus comportamientos, un país que mantendría una cierta estabilidad con respecto a las normas del derecho internacional. La de Clinton sería una política exterior bastante más activa de la de Obama. Luego los detalles habría que examinarlos. A Hillary Clinton la situaría no tanto en línea con Obama, del que al fin y al cabo ha sido secretaria de Estado, sino con su marido. Y en cierto sentido también con la política exterior de Bush, con todas sus alteraciones.

¿Y con Trump? ¿Habría un acercamiento a Rusia o la relación de Trump con Rusia es circunstancial?

Trump es imprevisible. Es imprevisible en lo personal, en lo político… no tiene ninguna idea de dónde está el mundo, no tiene ninguna idea precisa. Como se ha visto a lo largo de la campaña electoral, no tiene ninguna idea de dónde están unos y otros. Tiene algunas inclinaciones personales que a mí me parecen absolutamente nefastas, que le llevan precisamente a mostrar su simpatía con personajes claramente autoritarios como el propio Putin. Tiene una visión por una parte neonacionalista y aislacionista, pero por otra parte también dice que va a destrozar al ISIS y que él sabe cómo hacerlo. Estamos hablando de la presidencia de los Estados Unidos, la posibilidad de que este personaje llegue a la presidencia produce escalofríos.

¿Y el país cómo quedará tras las elecciones? El partido republicano está destrozado. Hillary será presidenta, si hay suerte, pero con una aprobación popular muy baja.

Queda mal, queda en situación complicada porque efectivamente estamos contemplando unas elecciones en las que la gente no vota a favor de alguien sino en contra de alguien, por los dos lados. La gente está llamada a elegir entre el mal menor y la catástrofe, con lo cual es una elección muy complicada. El partido republicano va a quedar muy mal, hay que recordar que el martes no se celebran únicamente las elecciones presidenciales, también tenemos las elecciones parlamentarias, tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado. Vamos a saber cuáles son las mayorías y las minorías respectivamente, ya sabemos que en este momento las mayorías son republicanas. Pueden perder los republicanos la mayoría al menos en una de las cámaras, concretamente en el Senado, como consecuencia de la candidatura de Trump. El país queda también muy marcado por una elección que ha sido absolutamente insólita. En las elecciones que yo recuerdo, algunas vividas aquí directamente y otras vividas en otros países, siempre había una cierta consideración por la calidad de los personajes. Ahora no. Por otra parte, la campaña electoral ha sido una campaña brutal, han desaparecido las cuestiones que realmente importan y se han utilizado exclusivamente las descalificaciones personales, los insultos. La economía no va mal a pesar de lo que dice Trump, pero qué duda cabe de que este es un país en este momento dividido y que la campaña electoral ha contribuido a profundizar esa división.

Noticias relacionadas

Marruecos. Crecen las ganas de laicidad
Mundo · Alessandro Balduzzi
Aunque el islam sigue influyendo de manera significativa en la vida política y social del país magrebí, desde hace años varias voces disidentes rechazan el papel de la religión y piden un estado laico...
12 mayo 2021 | Me gusta 1
El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2