Entrevista a Javier Rupérez

´Produce escalofríos pensar en Trump como presidente. No sabe dónde está el mundo´

Mundo · Fernando de Haro
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 868
7 noviembre 2016
Javier Rupérez, el que fuera embajador español en Washington en la época de Aznar, hombre de la transición y de la UCD, afincado en Estados Unidos desde hace años, asegura que la victoria del candidato republicano en las elecciones de este martes sería una catástrofe.

Javier Rupérez, el que fuera embajador español en Washington en la época de Aznar, hombre de la transición y de la UCD, afincado en Estados Unidos desde hace años, asegura que la victoria del candidato republicano en las elecciones de este martes sería una catástrofe.

Los demócratas están intentando movilizar lo más posible el voto porque no las tienen todas consigo. ¿Se atreve a hacer un pronóstico?

Mi opinión es una más y no tengo la bola de cristal. Creo que va a ganar Hillary Clinton, lo digo con todo tipo de reservas porque efectivamente la situación en este momento es muy incierta. Creo que va a ganar Hillary Clinton, creo que va a conseguir por lo menos esos 270 compromisarios que son los que dan la presidencia. Este es mi pronóstico, también tiene algo de deseo. No es que la señora Clinton me produzca una emoción especial, pero creo que es el mal menor, lo de Trump sería una catástrofe desde todos los puntos de vista.

Una victoria de Clinton, ¿qué significaría para la política internacional? La candidata demócrata reivindicó la intervención de Bush en Iraq, reivindica una victoria en Siria sobre el ISIS sin contar con Rusia.

Básicamente significaría una cierta continuidad con respecto a lo que hemos conocido en los últimos dos o tres decenios: Estados Unidos sería, en la esfera internacional, un país previsible en sus comportamientos, un país que mantendría una cierta estabilidad con respecto a las normas del derecho internacional. La de Clinton sería una política exterior bastante más activa de la de Obama. Luego los detalles habría que examinarlos. A Hillary Clinton la situaría no tanto en línea con Obama, del que al fin y al cabo ha sido secretaria de Estado, sino con su marido. Y en cierto sentido también con la política exterior de Bush, con todas sus alteraciones.

¿Y con Trump? ¿Habría un acercamiento a Rusia o la relación de Trump con Rusia es circunstancial?

Trump es imprevisible. Es imprevisible en lo personal, en lo político… no tiene ninguna idea de dónde está el mundo, no tiene ninguna idea precisa. Como se ha visto a lo largo de la campaña electoral, no tiene ninguna idea de dónde están unos y otros. Tiene algunas inclinaciones personales que a mí me parecen absolutamente nefastas, que le llevan precisamente a mostrar su simpatía con personajes claramente autoritarios como el propio Putin. Tiene una visión por una parte neonacionalista y aislacionista, pero por otra parte también dice que va a destrozar al ISIS y que él sabe cómo hacerlo. Estamos hablando de la presidencia de los Estados Unidos, la posibilidad de que este personaje llegue a la presidencia produce escalofríos.

¿Y el país cómo quedará tras las elecciones? El partido republicano está destrozado. Hillary será presidenta, si hay suerte, pero con una aprobación popular muy baja.

Queda mal, queda en situación complicada porque efectivamente estamos contemplando unas elecciones en las que la gente no vota a favor de alguien sino en contra de alguien, por los dos lados. La gente está llamada a elegir entre el mal menor y la catástrofe, con lo cual es una elección muy complicada. El partido republicano va a quedar muy mal, hay que recordar que el martes no se celebran únicamente las elecciones presidenciales, también tenemos las elecciones parlamentarias, tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado. Vamos a saber cuáles son las mayorías y las minorías respectivamente, ya sabemos que en este momento las mayorías son republicanas. Pueden perder los republicanos la mayoría al menos en una de las cámaras, concretamente en el Senado, como consecuencia de la candidatura de Trump. El país queda también muy marcado por una elección que ha sido absolutamente insólita. En las elecciones que yo recuerdo, algunas vividas aquí directamente y otras vividas en otros países, siempre había una cierta consideración por la calidad de los personajes. Ahora no. Por otra parte, la campaña electoral ha sido una campaña brutal, han desaparecido las cuestiones que realmente importan y se han utilizado exclusivamente las descalificaciones personales, los insultos. La economía no va mal a pesar de lo que dice Trump, pero qué duda cabe de que este es un país en este momento dividido y que la campaña electoral ha contribuido a profundizar esa división.

Noticias relacionadas

En el mundo irreal de Putin, cualquier mentira vale
Mundo · Adriano dell'Asta
En los días que siguieron a la invasión de Ucrania se planteó muchas veces el tema de su posible justificación, una cuestión incluida en el orden del día por el mismo Putin, con una relectura de la historia que tiene unas características digamos que un poco fantasiosas pero que permiten sin...
24 mayo 2022 | Me gusta 0
El voto y la rabia
Mundo · Javier Folgado
Europa ha suspirado aliviada ante la victoria de Macron en Francia ante las dudas que suponía el europeísmo de Le Pen en un contexto marcado por la amenaza rusa. ...
11 mayo 2022 | Me gusta 2
Una lección desde Ucrania
Mundo · Giorgio Vittadini
Primero la crisis financiera, luego el peligro del terrorismo, después el Covid-19 y ahora, cuando la pandemia parecía menos agresiva, la guerra. Parece que los desastres colectivos nunca tienen fin, y traen una sensación de derrota casi inevitable....
5 mayo 2022 | Me gusta 3
Francia y el sentido posmoderno
Mundo · Ángel Satué
En la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas se palpa el sentir de la Nación francesa. Las primeras preferencias del ciudadano francés. En la segunda vuelta, en cambio, se piensa en términos de mal menor, algo no muy de la diosa Razón pero que coloca presidentes en el Elíseo....
22 abril 2022 | Me gusta 4