Primarias USA: cristianos enfermos de ética

Mundo · Lorenzo Albacete
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
17 enero 2012
Puede que el candidato republicano se decida en Carolina del Sur, donde los conservadores sociales tienen más peso que en New Hampshire, estado con tendencia moderada y progresista. O puede ser que debamos esperar a Florida, donde hay una mejor combinación de posiciones. O tal vez haya que esperar hasta que... y así sucesivamente, debate tras debate, la incertidumbre después de la incertidumbre, a pesar de los pronunciamientos de expertos en los medios y de los periodistas. Es insoportable. Tal vez es sólo un complot de algunos canales de televisión especializados en películas antiguas para atraer al público que huye de los programas dedicados a las primarias. Es la verdad escondida sobre los republicanos moderados: todos se dedican a ver viejas películas.

Uno de los últimos debates fue el más triste de todos, el dedicado a la ética, la moral y la religión. En este campo los candidatos representan dos religiones, la de los mormones y la católica. No luchan entre ellos. Es poco probable que los mormones hablen directamente de su fe, lo hacen con mayor facilidad los cristianos, con la esperanza de atraer los votos de los evangélicos. Pero lo que es triste es que mencionen rara vez la persona de Jesucristo. Sólo lo hacen para referirse a la enseñanza de valores éticos, especialmente aquellos que tienen que ver con el aborto, la anticoncepción y la homosexualidad.

Esta reducción a ética del cristianismo expulsa a Jesucristo de la red de relaciones que constituye una sociedad, es exactamente lo que pretende hacer el secularismo. Por lo tanto, inmediatamente después de ver este debate, me decidí a leer las reflexiones que había hecho don Giussani después de las palabas que el Beato Juan Pablo II le había dirigido en una audiencia privada en el verano de 1982: "Vosotros no tenéis patria, porque vosotros no sois asimilables a esta sociedad". Giussani dice que Cristo se ha convertido en una "coartada" para justificar nuestra visión limitada de la realidad.

Por el contrario, si nuestra fe se abre a la presencia única de Cristo en este mundo, nos damos cuenta de que surge una experiencia diferente en todos los ámbitos, en ámbitos tan decisivos como el trabajo, la educación, la sexualidad o la familia.

Noticias relacionadas

El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2
Hablarse de corazón a corazón
Mundo · Giovanna Parravicini
La historia favorece un tiempo nuevo, sobre todo en el diálogo interreligioso. Un tiempo de encuentros donde se puede hablar de corazón a corazón...
5 marzo 2021 | Me gusta 3