Presupuestos públicos y deuda

España · José Luis Montero Casado de Amezúa
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 245
25 marzo 2014
Los juicios sobre la economía en ocasiones nos pueden resultar lejanos, sin embargo tienen una resultante sencilla que guarda grandes analogías con la economía familiar. Así una familia tiene unos ingresos y unos gastos. En el Estado los ingresos son estimados y los gastos limitativos.

Los juicios sobre la economía en ocasiones nos pueden resultar lejanos, sin embargo tienen una resultante sencilla que guarda grandes analogías con la economía familiar. Así una familia tiene unos ingresos y unos gastos. En el Estado los ingresos son estimados y los gastos limitativos.

El estudio de los presupuestos generales del Estado, tal y como se aprueban y publican, me ha permitido analizar y medir el resultado de las políticas a nivel de las grandes cifras. Incluyen los siguientes presupuestos: Instituciones y Administración del Estado; Organismos Autónomos; Otros Organismos Públicos y la Seguridad Social. De acuerdo con la normativa todos los anteriores tienen que equilibrar sus presupuestos, es decir, ingresos previstos igual a gastos, salvo en el Estado donde la Ley aprueba el endeudamiento, es decir, si aprueba más gastos que ingresos y esa diferencia, el “déficit”, se cubre recurriendo al correspondiente préstamo, es decir a contraer deuda pública.

Del análisis de las leyes de presupuestos se obtienen los datos y gráficos siguientes a la vista de los cuales se deducen las siguientes conclusiones:

1. En el período 2004 – 2008 se produjo un importante incremento de los presupuestos generales del estado, tanto en gastos como en ingresos.

2. A partir de 2008, los gastos siguen creciendo, pero el “Total ingresos” baja y así se mantienen los años siguientes. Esta situación de gastar más de lo que se ingresa, es decir, el “déficit”, hay que cubrirlo pidiendo prestado, es decir aumentando la deuda. Este es el fenómeno característico, que bajan los ingresos, pero no porque bajen los impuestos, sino porque se recauda menos, al estar la economía más paralizada.

3. En este período los ingresos bajan, sobre todo porque bajan los ingresos del IRPF y de las cotizaciones a la Seguridad Social, pero en lugar de rebajar los gastos, se incrementa la deuda.

4. Cuando se tienen que hacer los presupuestos, el Estado ha de hacer frente a la deuda pública, y por ello la partida correspondiente ha sufrido la siguiente variación en valor absoluto, y en valor relativo, como se refleja en los siguientes cuadros. Por tanto la deuda hay que pagarla con los presupuestos, igual que la hipoteca de una familia, tiene que pagarse todos los meses y rebaja las disponibilidades de la familia.

5. Como se observa en el cuadro, en 2014 cerca del 40% de lo que gasta el Estado se destina a devolver la deuda con sus intereses, por los préstamos necesarios por haber incurrido en “déficit”. El “déficit” es lo que pasa en una familia cuando un mes se gasta más de lo que se ingresa, en ese caso o tiras de los ahorros, o pides dinero endeudándote, deuda que hay que pagar con los intereses correspondientes.

Por eso al conocer los prestamistas que en España no se recaudaba suficiente, el riesgo de que España no pudiera devolver los préstamos provocó que se concedieran préstamos en peores condiciones, es decir a más alto interés, y por tanto había que destinar más presupuestos a pagar la deuda. Quienes tienen que elaborar los presupuestos parten de “apartar” lo que cuesta la deuda, igual que una familia descuenta primero lo que le va a costar el recibo del préstamo hipotecario.

Es necesario saber que, aunque en 2003 se destinaba a deuda algo más de un 35% de los presupuestos del subsector Estado (157.353 M€), en 2014 ha sido más de un 38% y de unos presupuestos mucho mayores (217.318 M€).

6. Otro de los componentes del gasto es debido al sistema de financiación de las Comunidades Autónomas. Durante unos años esta partida de gastos era de análoga magnitud que la de la deuda dentro del presupuesto del subsector Estado. En 2014, aunque sigue siendo la segunda partida en importancia, hay que multiplicarla por 3 para igualar lo dedicado al pago de la deuda.

7. Por tanto hemos de comprender que la situación de la economía en España está determinada por una deuda desbocada, que nos ha pueso al borde de la bancarrota al tener dificultades para hacer frente a las obligaciones adquiridas, y ello ha provocado que no hayan podido rebajar el presupuesto de gastos.

8. No obstante, del análisis del importe de los ingresos se desprende claramente que para hacer frente a las obligaciones de pago de la deuda no es posible incrementar los ingresos aumentando los impuestos, pues aunque suban los tipos (%) no se recauda más. Por tanto lo necesario es que se disminuya el número de parados, que ronda los 5 millones de trabajadores, para que seamos más los contribuyentes por IRPF y haya más consumidores haciendo que se recaude más IVA. Mientras se logra rebajar la deuda, ya que que nos cuesta el 38% de los ingresos, hay que incrementar los ingresos con más población trabajando, cotizando, pagando impuestos directos y consumiendo, y no tener la esperanza en reducir otros gastos pues no es posible solucionar el problema ahorrando en Justicia, que tiene el 0.5% del gasto, o en fomento, con el 2.62% o en Agricultura con el 0.6%, aunque sea obligación moral administrar bien, ahorrar y no malgastar en cualquier circunstancia.

Noticias relacionadas

Saber sumar
España · Gonzalo Mateos
Hace unos días Yolanda Díaz presentó en las Naves del Matadero Sumar, su nuevo proyecto político. “Hoy impulsamos un movimiento ciudadano en el que el protagonismo es vuestro, sois vosotros los que vais a sumar. Esto no va de partidos, no va de siglas, va de pensar un país mejor (…)....
15 julio 2022 | Me gusta 4
¡Pim! ¡Pam! ¡Pum!
España · Gonzalo Mateos
Desmontemos dos mitos que en España se toman por axiomas. El primero es que en educación es imposible llegar a acuerdos. No es cierto, los vemos alcanzar casi a diario. ...
22 junio 2022 | Me gusta 4
Coalición vs colisión
España · Gonzalo Mateos
Aunque nos parezca extraño, lo normal es la coalición. Recuerdo la cara de asombro de mis amigos europeos cuando en una cena les dije que en España nos había costado cuarenta años de democracia lograr tener un primer gobierno nacional de más de un partido. ...
25 mayo 2022 | Me gusta 5