¿Por qué triunfa Podemos?

Mundo · Elena Santa María
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 242
21 diciembre 2015
Tras las elecciones del 20-D, el panorama político es bastante incierto. Pero hay un dato claro: un 20% del electorado -un número nada despreciable- ha votado a Podemos, la nueva fuerza política de extrema izquierda que se caracteriza por sus propuestas antisistema.

Tras las elecciones del 20-D, el panorama político es bastante incierto. Pero hay un dato claro: un 20% del electorado -un número nada despreciable- ha votado a Podemos, la nueva fuerza política de extrema izquierda que se caracteriza por sus propuestas antisistema.

Estos votantes provienen del PSOE, de IU, de la abstención o son nuevos votantes (al público joven lo tienen ganado). Están cansados de corrupción y de la política tecnócrata en la que ni pinchan ni cortan. No les interesa cómo marcha la economía del país si ellos o alguien de su entorno no llega a fin de mes. En medio del hastío y de la desesperanza ha aparecido un grupo de intelectuales que prometen un mundo mejor. Aunque sea utópico e irrealizable -la mayoría de los que lo apoyan lo saben- es la única opción para acabar con los que roban y llevan tantos años enriqueciéndose y tocando poder a costa del pueblo. Para conseguirlo no importa que haya que acabar con un sistema que pocos perciben como propio.

Pero no sólo la corrupción ha sumado votos para la formación de Pablo Iglesias. En un mundo en el que se percibe al otro como enemigo y prevalece la desconfianza o incluso la sospecha hacia los demás, sólo el Estado, como si fuera neutral, puede garantizar los servicios que demanda la sociedad.

Hay otros que han visto en Podemos la posibilidad de respuesta a su deseo de justicia, de verdad, de igualdad, de poder hacer algo por cambiar las cosas, de ser protagonista. Explica uno en sus redes sociales: “voto a Podemos porque hablan de alegría y de amor, sí, de amor”. Otro simpatizante de la formación morada cuenta en su blog: “la primera vez que fui a un mitin de Podemos, Juan Carlos Monedero citó una frase de Antoine de Saint-Exupéry: <>. Esa frase me hizo llorar. Ese día decidí votar a Podemos porque nunca había llorado escuchando a un político. Quizá soy un idiota, un idealista, un loco, pero tengo anhelo del mar pese a vivir a 400 kilómetros de él”. Son ejemplos de que hay muchos que no comulgan con las ideas de Podemos pero que no les importa las consecuencias de que gobiernen porque se han visto ante esta decisión: Podemos o la nada. Desde luego da que pensar.

Noticias relacionadas

Marruecos. Crecen las ganas de laicidad
Mundo · Alessandro Balduzzi
Aunque el islam sigue influyendo de manera significativa en la vida política y social del país magrebí, desde hace años varias voces disidentes rechazan el papel de la religión y piden un estado laico...
12 mayo 2021 | Me gusta 1
El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2