Por qué releer Antígona de Sófocles: dos notas

Cultura · Mora Fandos
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 189
14 julio 2014
Hay una opinión muy difundida, y ciertamente poco razonada, de que solo lo último, lo nuevo, merece nuestra atención. Esto silencia el criterio de calidad; como si el reloj, por el hecho de hacer avanzar sus manecillas, nos indicara infaliblemente lo mejor, siempre a un minuto por delante.

I.

Hay una opinión muy difundida, y ciertamente poco razonada, de que solo lo último, lo nuevo, merece nuestra atención. Esto silencia el criterio de calidad; como si el reloj, por el hecho de hacer avanzar sus manecillas, nos indicara infaliblemente lo mejor, siempre a un minuto por delante. ¿Pero no reconocemos calidad en aquello que conmueve fuerte nuestra intimidad, o quizás la inunda de profunda calma o de añoranza? Gran descubrimiento o acontecimiento, lo llamamos; pero puede llevar miles de años esperándonos. Antígona, de Sófocles, lo fue para mí.

II.

Pide Antígona una apertura de mente, y de sensibilidad. Ella misma nos la ensancha si le dejamos. Nos lleva a un mundo extrañamente lejano y cercano a un tiempo; un lugar casi desnudo, reducido a cuatro referencias: la ciudad, las murallas, la intemperie, la tumba… relaciones familiares que bien conocemos, conflictos políticos que son siempre de la dignidad y la libertad; vicios y virtudes; y un lenguaje justo, directo y escogido al detalle para traer bellamente un drama grande, a cuya sombra se pueden cobijar nuestros penumbrosos dramas cotidianos, a menudo informes, necesitados de una luz que los sustancie o disuelva su mezquindad. Antígona pide un tempo de lectura sosegado, y entonces, con sus bellas metáforas, con sus diálogos cortantes, acerados por la urgencia de la verdad, con su unidad de sentido, puede ser esa luz liberadora de la conciencia, y propiciatoria de la auténtica catarsis literaria.

Noticias relacionadas

Dostoyevski y la belleza que salva
Cultura · Adriano Dell'Asta
“La belleza salvará al mundo”. Este aforismo de Dostoyevski se ha repetido tantas veces que casi suena aburrido, y sobre todo corre el riesgo de resultar fuera de tono e inaceptablemente simplista en tiempos tan duros como estos. ...
19 enero 2022 | Me gusta 1
Epifanías en la villa miseria
Cultura · Lucio Brunelli
En relación con el número de habitantes, Argentina ha tenido más muertos por covid que Italia e incluso que Brasil. Más de cien mil víctimas –y siguen aumentando– en una población de 44 millones de habitantes. ...
14 enero 2022 | Me gusta 2
La ciudad armoniosa
Cultura · Jesús de Alba
Leer a Péguy es siempre una sorpresa. Corrige las imposturas. Para Péguy cada individuo es un sujeto cívico, capax civitatis, un ciudadano, un conciudadano. Todo ciudadano debería ser considerado como "próximo", pŕójimo, sin que hubiera ningún exiliado o excluido de la "ciudad armoniosa", de...
12 enero 2022 | Me gusta 2
Raíces invertidas en la identidad cristiana
Cultura · Adrien Candiard
Utilizando una imagen platónica, san Alberto Magno dice en alguna parte que el cristiano es un árbol cuyas raíces se hunden en el cielo. Esta imagen un tanto paradójica destaca un aspecto esencial: si bien es cierto que existe una identidad propiamente cristiana, esta hunde sus raíces más en...
31 diciembre 2021 | Me gusta 6