Por qué releer Anna Karenina, de Lev Tolstoi: dos notas

Cultura · Mora Fandos
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 240
8 julio 2014
Volvemos sintomáticamente a las narraciones del XIX en medio de tanta producción narrativa contemporánea, como volvemos a Bach y Mahler, en medio de tanta producción musical de música culta contemporánea. Síntoma de algo que perdimos.

I.

Volvemos sintomáticamente a las narraciones del XIX en medio de tanta producción narrativa contemporánea, como volvemos a Bach y Mahler, en medio de tanta producción musical de música culta contemporánea. Síntoma de algo que perdimos. Mi opinión: ´Todas las familias felices se parecen, pero las infelices lo son cada una a su manera´, el frontispicio de Anna Karenina esculpe en mármol la verdad de que nos importa mucho que el arte arroje luz sobre nuestra felicidad y nuestra infelicidad. Y si alguien es capaz de escribir de esto sin saltarse las “reglas no escritas” de lo literario, leeremos sus ochocientas páginas de un tirón, una y mil veces.

II.

No sé, echo de menos más catarsis en la narrativa contemporánea. Una, otra, otra… tantas novelas que recuerdan por extenso las contradicciones, las fragilidades, el vagabundeo sin objetivo… que quieren suscitar en nosotros una fugaz emoción: la de un apesadumbrado reconocimiento de nuestro frecuente ser sin ser. Pero… por eso mismo, vibro cuando entre los personajes líquidos y gaseosos va surgiendo un perfil nítido; saludo de nuevo a la estirpe de Antígona, y noto que se tensa un cable de acero que atraviesa todo el barro informe de los siglos humanos, desde los griegos hasta nosotros. No sé el lector de estas líneas, pero yo necesito la esperanza. Me gusta la justicia poética, ese premio a la virtud, esa representación del mal como mal; y todavía me gusta más, como a Anna, la caridad poética.

Noticias relacionadas

Methol Ferré, un “realista utópico” que no pierde actualdiad
Cultura · Alver Metalli
En noviembre de 2009 moría Alberto Methol Ferré, historiador y filósofo uruguayo, “tomista silvestre”, como se definía a sí mismo bromeando sobre su afán por devorar libros. También le calificaron como “un realista utópico”, una definición bastante exacta....
2 diciembre 2021 | Me gusta 1
Chesterton contra los contadores de historias
Cultura · Antonio R. Rubio Plo
Para ser buen periodista es una pequeña antología de artículos de Gilbert Keith Chesterton, publicada por CEU ediciones, que resulta una lectura imprescindible para periodistas y aprendices de periodistas, pero también para cualquiera que asuma con nobleza el arte de la comunicación. ...
30 noviembre 2021 | Me gusta 1
Sciascia y las novelas sin culpables
Cultura · Joshua Nicolosi
Normalmente, las novelas policiacas acaban con los casos resueltos, los culpables castigados y el orden restablecido. Pero aquí pasa más bien lo contrario, y parece que nada es más huidizo y engañoso que la verdad...
28 octubre 2021 | Me gusta 1