¿Por qué no habrá terceras elecciones?

España · Angel Satué
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 2.051
9 octubre 2016
 Estoy perplejo. El viernes 7 de octubre se filtra una noticia de que Sánchez tenía pactado con Podemos y los independentistas, una hoja de ruta para hacer de España un estado federal, y de ahí llegar a la república federal. Es de suponer, que con lo que quedase de España si es que quedase algo, además,  y acabando con la Corona.   

Estoy perplejo. El viernes 7 de octubre se filtra una noticia de que Sánchez tenía pactado con Podemos y los independentistas, una hoja de ruta para hacer de España un estado federal, y de ahí llegar a la república federal. Es de suponer, que con lo que quedase de España si es que quedase algo, además,  y acabando con la Corona.  

Lo malo de la noticia no es que pueda ser cierta (ver diario Ya), sino que es creíble. Jamás pensé que en un líder político que ha perdido dos elecciones directas y se abocaba con su “No es No” a la tercera derrota, tras perder además las municipales, las europeas, las vascas y las gallegas, pudiera anteponer su interés personal al de España, o siendo benévolo, confundir el de España con su interés, o viceversa, al más puro estilo populista.  

España necesita de los partidos. Pero también España necesita que el aspirante a presidente del gobierno sea un director de orquesta, de los buenos. Y, éste, sobre todo, lo que necesita es una orquesta preparada. Los españoles somos esa orquesta, y debemos saber tocar algún instrumento, más allá de la zambomba, la pandereta o, de un tiempo a esta parte, la flauta.  

No tendremos terceras elecciones.

 

1.Porque Cs no va apoyar al PP en esto, pues sabe que ha perdido ya demasiado fuelle (para los partidos nuevos cada elección es una prueba de fuego).

2.Porque el PSOE sabe que sería adelantado por Podemos, a pesar de sus dos almas, la moderada y la radical

3. Porque el PP, igual que el PSOE, aún tiene gente con sentido de estado, al ser un partido de cuadros estatalitas, conservadores y funcionarios, y va a primar el pájaro en mano, y además, bastante tienen con Gürtel y Rato, como para que les estalle otro asunto en plena tercera campaña, con un César exhausto, su guardia pretoriana más desmotivada que nunca, y atisbándose movimientos en las legiones del Imperio, mientras unos bárbaros acampan frente a Roma y otros avanzan ya por sus calles.

Pero lo que tendremos es a un PP que, habiendo dado la espalda a millones de sus votantes (como se constata al perder la mayoría absoluta), actuará como partido gestor del desgobierno parlamentario, asumiendo un papel victimista, que le puede dar opciones de remontada en el medio plazo, sobre todo si se contrasta con Podemos. Es la solución menos mala para la mayoría de los españoles. Tampoco les importaría votar otra vez, pero lo más probable es que la abstención actual del 30% pasara a más del 40% (y no a Podemos, como quieren hacer ver los morados inmoderados).  

Esto da una visión de la situación en la que está el país. Es casi imposible que pueda prosperar ningún conato de reforma en el partido reformista por excelencia de los últimos 20 años (si llega a segir en el gobierno), y Cs aún está muy verde para la salud democrática del país, país que solo entiende de moros o cristianos o de tirios o troyanos.

 

En cuanto al PSOE, éste va ser más implacable si cabe que Podemos, pero adolecerá de unidad, y surgirán nuevos personalismos ante la crisis europea de las ideas socialdemócratas.

Tampoco el fragmentado Podemos, cuando llegue el referéndum anunciado en Cataluña, podrá presentarse ante el resto de España como partido inmaculado español –ni querrían, pero entonces no se gana-.

España está políticamente tocada y su sociedad civil no tiene capacidad de construir un discurso de concordia y progreso, que lleve a la tranquilidad nacional.  

Nos conciben desde las instancias del Poder o anestesiados, o revolucionarios. No se confía en el pueblo, porque antes se le ha desprovisto de toda ética de la responsabilidad, del trabajo, del esfuerzo y de una visión histórica positiva de España y de los españoles.

 

En vez de favorecer el acuerdo y el diálogo, se pone el acento en programas televisivos que anulan toda responsabilidad individual y todo anhelo de mejora, en planes de estudio anclados en el siglo XIX, en debates antiguos sobre la religión, en políticas destructivas de la estabilidad social (como son el favorecer el aborto y banalizar hasta hacerlo desaparecer el vínculo matrimonial, pues al extenderse a hombres y mujeres del mismo sexo, tiene el efecto de hacer desparecer la figura del esposo y de la esposa del ordenamiento jurídico). Por no hablar de la educación ideologizada de País Vasco, y de Cataluña, y la utilización filo nacionalista del gallego, el catalán en Baleares, y desde hace un año del valenciano.

No se trata de Pedro, o de Mariano. O de Albert o de Pablo. Se trata de mi decisión, tú decisión, nuestra decisión personal, de construir entre nosotros, o de destruir con ellos (los partidos de ahora) si entramos en su juego falto de altura de miras.

Qué buen vasallo si tuviera buen señor. Esta es la gran mentira de España. Que buen señor si fuésemos gente con altura de miras.

 

Noticias relacionadas

Tambores de guerra fiscal
España · Miguel de Haro Izquierdo
Nuestros responsables políticos han desempolvado diferentes estrategias fiscales con la finalidad acabar con el oponente usando al contribuyente como rehén. Nos jugamos mucho y debemos reclamar un espacio para construir una nueva fiscalidad solidaria y redistributiva. ...
4 octubre 2022 | Me gusta 3
Saber sumar
España · Gonzalo Mateos
Hace unos días Yolanda Díaz presentó en las Naves del Matadero Sumar, su nuevo proyecto político. “Hoy impulsamos un movimiento ciudadano en el que el protagonismo es vuestro, sois vosotros los que vais a sumar. Esto no va de partidos, no va de siglas, va de pensar un país mejor (…)....
15 julio 2022 | Me gusta 5
¡Pim! ¡Pam! ¡Pum!
España · Gonzalo Mateos
Desmontemos dos mitos que en España se toman por axiomas. El primero es que en educación es imposible llegar a acuerdos. No es cierto, los vemos alcanzar casi a diario. ...
22 junio 2022 | Me gusta 5