Podemos (I)

España · Angel satué
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 1.836
9 diciembre 2015
 Pablo Iglesias es la cabeza visible de un movimiento político-social que cuenta con un partido político, Podemos, cuyos máximos dirigentes y apoyos provienen de la extrema izquierda. Son intelectuales, profesores universitarios, estatalistas, anticlericales y laicistas, pero también ecologistas, pacifistas, feministas, antitaurinos y un elenco de grupos y sectores, que de alguna manera, no se sienten representados por las instituciones de la España política y jurídica de la Constitución de 1978, y su Estado social, democráctico y de derecho. 

 Pablo Iglesias es la cabeza visible de un movimiento político-social que cuenta con un partido político, Podemos, cuyos máximos dirigentes y apoyos provienen de la extrema izquierda. Son intelectuales, profesores universitarios, estatalistas, anticlericales y laicistas, pero también ecologistas, pacifistas, feministas, antitaurinos y un elenco de grupos y sectores, que de alguna manera, no se sienten representados por las instituciones de la España política y jurídica de la Constitución de 1978, y su Estado social, democráctico y de derecho.

Este partido ha servido de catalizador y de voto protesta de muchos españoles que, espoleados por la crisis económica que vive España, se han opuesto a las medidas de administración de reducción de gasto en áreas socialmente sensibles, como educación y sanidad sin acometer, en cambio otras igualmente necesarias, como el modelo autonómico insostenible o la altísima deuda, tanto privada como pública, que soportarán las futuras generaciones de los menguantes españoles.

Podemos, directa o indirectamente, gobierna y/o condiciona ya parte de los gobiernos locales y regionales españoles, y goza de representación parlamentaria en el Parlamento Europeo.

Aunque el detonante haya sido el económico (¿cuándo no lo es en una Revolución?), hay causas más profundas, mucho más graves y verdaderamente irremediables que explican este auge y que, sin duda alguna, explicarán su permanencia en la vida política los próximos tres lustros. Las personas que se unen a Podemos tienen un común denominador: piensan que el sistema es injusto, y desean participar para suprimir sus instituciones por otras nuevas (no se trata de transformar, sino de partir de cero), de acuerdo a lo que consideran más justo, y en contra del orden constitucional hasta ahora establecido, pero en el marco de éste.

Los votantes de Podemos, son parte del movimiento inconexo de indignados que ocuparon el centro de Madrid durante meses (15-M) y rodearon el Congreso de los Diputados, junto con personas de clase media y urbana, sin conciencia de clase, que se asocian en la indignación al encontrarse desconectadas de los valores de la España del 78 y sobre todo del proceso de toma de decisiones que realiza una clase dirigente poco permeable a nuevas incorporaciones (donde Podemos dice que debiera haber “pueblo”, encuentran “casta”).

                 

 Conclusión: El propio sistema que critican, tanto mediático, como jurídico-político-institucional les permite la reforma del propio sistema, en lo que no puede ser sino una victoria del sistema para atraer para sí, en aras de la estabilidad y la convivencia social, a sectores descontentos.

 

Noticias relacionadas

Saber sumar
España · Gonzalo Mateos
Hace unos días Yolanda Díaz presentó en las Naves del Matadero Sumar, su nuevo proyecto político. “Hoy impulsamos un movimiento ciudadano en el que el protagonismo es vuestro, sois vosotros los que vais a sumar. Esto no va de partidos, no va de siglas, va de pensar un país mejor (…)....
15 julio 2022 | Me gusta 5
¡Pim! ¡Pam! ¡Pum!
España · Gonzalo Mateos
Desmontemos dos mitos que en España se toman por axiomas. El primero es que en educación es imposible llegar a acuerdos. No es cierto, los vemos alcanzar casi a diario. ...
22 junio 2022 | Me gusta 5
Coalición vs colisión
España · Gonzalo Mateos
Aunque nos parezca extraño, lo normal es la coalición. Recuerdo la cara de asombro de mis amigos europeos cuando en una cena les dije que en España nos había costado cuarenta años de democracia lograr tener un primer gobierno nacional de más de un partido. ...
25 mayo 2022 | Me gusta 6