Para vencer la violencia

Mundo · Comunión y Liberación, Coatzacoalcos (México)
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
29 abril 2008
Reproducimos el manifiesto publicado por la comunidad de Comunión y Liberación en la localidad mexicana de Coatzacoalcos, una de las zonas más azotada por la violencia callejera.

Nuestra querida ciudad vive actualmente inmersa en un clima de violencia e inseguridad nunca antes visto. Los asaltos a mano armada, los robos de automóviles, los "levantones" (secuestros) y sobre todo la presencia de la delincuencia organizada, parecerían tenernos presas del miedo e incertidumbre. Adicionalmente, una carente cultura ciudadana de la denuncia, agrava el problema puesto que no permite dimensionarlo en su justa realidad y actuar en consecuencia.

Sin embargo, para nosotros los cristianos, los acontecimientos no pasan por azar porque "jamás permite Dios que suceda algo que no sea para nuestra maduración, para que maduremos" (Luigi Giussani).

El mal se presenta como una ausencia del bien; pero este bien no nace de la nada y no aparecerá con tan sólo desearlo como una aspiración más de vida. La presencia del bien en nuestra comunidad requiere primero de un trabajo tanto personal como social, de un sentirnos verdaderamente pro-vocados (es decir llamados), a vivir con responsabilidad, seriedad, respeto y esperanza dentro de cada una de las comunidades de ambiente en la que nos encontremos (familia, escuela, trabajo, amigos, política o cultura).

Ante cada situación negativa que nos acontece, son reacciones naturales y humanas buscar, encontrar y señalar culpables. Pero falta dar el gran salto de la más alta y airada indignación a la fuerza y el ejercicio de la acción. Ésta es la larga marcha hacia la madurez que como sociedad debemos emprender.

Una mejor sociedad es el mejor antídoto contra cualquier clase de injusticia, llámese crimen, violencia, corrupción, inseguridad, negligencia o pobreza. Pero, ¿por qué no hemos sido capaces de construirla? Porque hemos dejado que otros lo hagan. Nos ha sido cómodo endosar esta responsabilidad y pensamos que, con sólo elegir a nuestros gobernantes y crear una serie de instituciones, lo demás se dará por añadidura y se cumplirán nuestros buenos deseos. Nada más falso, ya que olvidamos lo fundamental: quienes elegimos para gobernar, quienes ejercen puestos de autoridad, dirigen las instituciones, imparten seguridad, procuran el cumplimiento del marco jurídico e incluso, hasta por qué no decirlo, los propios delincuentes y criminales, han crecido bajo el mismo sistema educativo que el nuestro, provienen de familias con tradiciones y valores similares a los nuestros, comparten incluso fragmentos de su vida diaria con nosotros.

Por tanto, una sociedad mejor se construye con base en familias formadas por hombres y mujeres que crezcan y se desarrollen con una conciencia absoluta de lo real, que usen la razón para afrontar cada situación que esta realidad imponga en el diario vivir, que vean en la fe el método fundamental para hacer este juicio y que entiendan que un juicio sin acción no genera cambio alguno.

La libertad, la justicia y el bien común no se ganan inmersos en la indiferencia, en la pasividad o en el simple señalamiento. Una mejor sociedad sólo será posible cuando quienes vivamos en ella nos interesemos en el destino del otro como si fuera el propio y esto sólo se logra viviendo cada momento del día con la conciencia de que la vida es un servicio. Hoy es un buen día para iniciar este fascinante trabajo.

Noticias relacionadas

Marruecos. Crecen las ganas de laicidad
Mundo · Alessandro Balduzzi
Aunque el islam sigue influyendo de manera significativa en la vida política y social del país magrebí, desde hace años varias voces disidentes rechazan el papel de la religión y piden un estado laico...
12 mayo 2021 | Me gusta 0
El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2