Pájaros de papel

Cultura · Juan Orellana
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
8 marzo 2010
Emilio Aragón debuta en el largometraje con una historia ambientada en la Guerra Civil española, y protagonizada por un excelente Imanol Arias, secundado por un también brillante Luis Homar. Jorge es un actor que trata de sobrevivir en una compañía de variedades. Un bombardeo franquista mata a su mujer y a su hijo, y queda profundamente marcado por el rencor y la amargura. Un día tiene la oportunidad de reconciliarse con la vida ejerciendo la paternidad con un niño huérfano que se incorpora a la compañía.

La película es fundamentalmente un canto a la paternidad, como dimensión de la persona que humaniza y puede curar. Pero el contexto elegido, el maniqueísmo en torno a la Guerra Civil y la excesiva corrección política de la cinta restan lustre a esa propuesta, corriendo el riesgo de eclipsarla en ocasiones. Emilio Aragón revisita los tópicos guerracivilistas, con el falangista prepotente y violador o con un Franco ridículo y patético. Quiere ser original situando a un sacerdote en el bando de los buenos, es decir, de los republicanos, y quiere ser políticamente correcto con un personaje homosexual que acaba ejerciendo su paternidad.

La cinta es muy melodramática, a veces incluso en exceso, y cuenta con momentos muy emotivos, como el encriptado homenaje que Emilio Aragón hace a su tío Miliki en la parte final del film. La factura y producción del film están muy cuidadas, y Emilio Aragón muestra talento cinematográfico, un talento que brillará más cuando se sacuda el polvo de querer contentar a todos, es decir, a nadie.

Noticias relacionadas

Con la lámpara encendida
Cultura · Javier Mª Prades López
Publicamos la homilía de Javier Prades durante el funeral de Mikel Azurmendi el pasado 9 de agosto en la parroquia del Espíritu Santo de San Sebastián...
12 agosto 2021 | Me gusta 9