Once millones de rehenes de Tardà

España · M. Medina
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
9 diciembre 2008
Joan Tardà, el diputado de ERC que ha gritado "¡muera el Borbón!", tiene 11.064.524 rehenes. Tantos como votantes del PSOE en las pasadas elecciones del mes de marzo.  En realidad se han convertido en rehenes para una operación de destrucción del patrimonio constitucional, que tiene muy poco que ver con PSOE de la Transición y en el que ERC es sólo un aliado accidental. 

Tardà ha intentado explicar que sus palabras no eran un ataque personal contra Don Juan Carlos sino contra la monarquía. Esa aclaración es muy reveladora. Lo importante de lo que ha ocurrido no es que un representante de la soberanía popular cuestione la forma del Estado. Tardà, al poner en cuestión la monarquía parlamentaria, no pone en cuestión sólo a una persona o una forma jurídica sino un patrimonio de evidencias  compartidas que durante 30 años han fundamentado nuestra unidad.

Pero no es un bicho raro. También La Sexta, la cadena de televisión de los amigos de Zapatero, ha estado en los últimos días en sus programas de máxima audiencia haciendo mofa de la Constitución. La pretensión de disolver todo el patrimonio común de las tres últimas décadas no es sólo cosa del nacionalismo radical, es lo característico del  zapaterismo. La Constitución, que ahora cumple 30 años, es expresión jurídica de que hay más cosas que unen a los españoles de las que nos separan. En 1978 supimos darnos un instrumento jurídico que expresa la voluntad de unidad y de superar viejos enfrentamientos históricos. Nuestra Carta Magna no es un texto perfecto pero sí plasma el deseo de una convivencia pacífica y en libertad en la que derechos fundamentales como el de la vida, la libertad religiosa y la libertad de educación están adecuadamente tutelados. Algunas de sus regulaciones pueden necesitar reformarse, pero el espíritu que la inspiró, que es el de la Transición, sigue siendo un referente no superado por el tiempo. Y sin embargo, el Gobierno parece interesado en alimentar una dialéctica de enfrentamiento en muchos campos.

La sociedad española tiene la responsabilidad de preservar el espíritu constitucional que tanto fruto ha dado, es una responsabilidad que afecta de modo transversal a todas las instituciones y a todos los ciudadanos, sean de la ideología que sean.

Noticias relacionadas

El estado anímico del votante
España · Javier Folgado
A pesar de todas sus diferencias ideológicas, a María, Jesús, Daniel, Laura les preocupan más o menos las mismas cosas en su día a día....
2 julio 2021 | Me gusta 5
Un perdón real y verdadero genera memoria democrática
España · Francisco Medina
En este mundo en que vivimos, el espacio intermedio en el que cada uno de nosotros hace acto de presencia, inter-accionamos. Ejercemos nuestra posibilidad de actuar, fruto de una decisión nuestra, y podemos generar un mundo más humano… o no. Para bien o para mal, nuestras acciones pueden generar...
1 julio 2021 | Me gusta 5
Nacionalismo, Freud y principio de realidad
España · Ángel Satué
Ser español. Una identidad nacional que es premisa fundamental en mi persona. Verdadera. Compruebo que me corresponde. Como respirar y comer, como amar y soñar. ...
25 junio 2021 | Me gusta 3