Nuevo choque entre Renzi y Merkel

España · PaginasDigital
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 1.908
30 junio 2016
Una vez más, y ya van varias en el último año, Matteo Renzi y Angela Merkel han vuelto a chocar, y además de nuevo públicamente. La canciller alemana, acostumbrada a dominar la Unión Europea sin nadie que le haga sombra (Hollande, presidente francés, no es más que un mero comparsa), se ha encontrado con un Renzi dispuesto a plantarle cara una vez ha recuperado el papel protagonista de Italia en la Unión Europea tras los años de constante bochorno de Berlusconi. Si en diciembre pasado se enfrentaron a cuenta del tema energético, y si hace tiempo que el Primer Ministro italiano critica abiertamente las políticas de austeridad abanderadas por Alemania para pedir que en su lugar se de paso a las de crecimiento, ahora han chocado en dos temas fundamentales: la primera, la fórmula para llevar a cabo el rescate bancario italiano; y la segunda, la imposición de sanciones a países como España por haber incumplido, una vez más, los objetivos de deficit. En ese sentido, Renzi se juega mucho más que Merkel, ya que es dos generaciones más joven y por tanto tiene mucha más vida política por delante. Pero, sobre todo, Renzi quiere liderar a los países del sur y este de Europa, frente a las naciones centroeuropeas y las situadas en la parte más septentrional del continente, lo que supone inevitablemente chocar con una Merkel cuya posición, por cierto, se ha debilitado seriamente con el auge de los populismos y con el tema de los refugiados.

Comencemos por el tema bancario. Renzi quería, según algunos medios de comunicación (como el Financial Times) que la legislación europea realizara una excepción con la inyección de dinero de 40.000 millones que él piensa aplicar en su país para sanear a las entidades financieras que se encuentran en apuros. Según dichos medios, Renzi considera que el ´Brexit´ ha creado una situación excepcional que requiere una manera de actuar ´excepcional´, y por ello no debía aplicarse la legislación comunitaria en este terreno en el sentido de que los accionistas de los bancos debían compartir las pérdidas con éstos, lo que parece que el político italiano trata de impedir por todos los medios.

En ese sentido, el Primer Ministro italiano mostró su malestar por el hecho de que no se hubiera obligado a intervenir a sus inmediatos antecesores (Berlusconi, Monti y Letta) en el tema bancario (cuyo mal estado viene del año 2008), y achacó este tema indirectamente a, entre otros países, Alemania, que es quien manda desde hace años en la Unión Europea. Pero lo que realmente molestó a Renzi fue que Merkel dijera públicamente que no se podían cambiar las reglas constantemente (en clara referencia a Italia) y también que el Presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, reconociera que había hablado con Renzi del problema bancario italiano y que le había dicho que haría todo lo posible para que no cundiera el ´pánico´, dando a entender la gravedad de la situación italiana, lo que en Italia ha creado mucha inquietud. 

Así que Renzi, ni corto ni perezoso, vio en el tema del incumplimiento de los objetivos de déficit la ocasión para tomarse la ´vendetta´ respecto a la canciller alemana. Por ello, el Primer Ministro italiano defendió públicamente tanto al Presidente del Gobierno español en funciones, Mariano Rajoy, como a su homólogo portugués, António Costa, quienes habían pedido que no se les sancionara ante los esfuerzos en los últimos años para reconducir el desequilibro presupuestario. Renzi dijo en concreto: ´Mariano Rajoy y António Costa han dicho una cosa muy sencilla. Rajoy ha dicho: ´¿Si he pasado del 9 al 5% del déficit, por qué me queréis sancionar?´´. Y añadió: ´Yo he intervenido para dar la razón a España y Portugal. Creo que es un absurdo que no se utilice el sentido común´. Además, aunque no lo dijera Renzi, de ser multada España, ello convertiría al país vecino de Italia en el primer socio europeo en ser multado por incumplir con las normas de disciplina fiscal europeas. Claro que lo que no dijo Renzi es que España llevaba ya ocho años seguidos de incumplimiento del déficit.

Sin embargo, el Primer Ministro italiano estaba más interesado en lanzar un ´dardo envenenado´ a Merkel que en sancionar a España y Portugal, y lo hizo recordando que tanto Alemania (el país que ahora abandera la imposición de esa multa) como Francia (las dos principales economías de la eurozona) ya incumplieron en 2003 las normas de disciplina fiscal, que establecían un límite al déficit público del 3% de PIB y del 60% de la deuda pública.

Veremos al final lo que sucede, pero Merkel, tras la marcha de los británicos de la Unión Europea, y ante el debilitamiento de su posición por el tema de los refugiados, no está para muchos enfrentamientos, y menos aún si pretende liderar, como así parece, la recomposición de la Unión Europea tras la decisión del Reino Unido de dejar de pertenecer a la UE en un plazo máximo de dos años. Una vez más, Renzi y Merkel enfrentados, y de momento Renzi ha salido ganador en todos los envites anteriores. Veremos si en este caso vuelve a salir ganador.

Noticias relacionadas

El estado anímico del votante
España · Javier Folgado
A pesar de todas sus diferencias ideológicas, a María, Jesús, Daniel, Laura les preocupan más o menos las mismas cosas en su día a día....
2 julio 2021 | Me gusta 5
Un perdón real y verdadero genera memoria democrática
España · Francisco Medina
En este mundo en que vivimos, el espacio intermedio en el que cada uno de nosotros hace acto de presencia, inter-accionamos. Ejercemos nuestra posibilidad de actuar, fruto de una decisión nuestra, y podemos generar un mundo más humano… o no. Para bien o para mal, nuestras acciones pueden generar...
1 julio 2021 | Me gusta 5
Nacionalismo, Freud y principio de realidad
España · Ángel Satué
Ser español. Una identidad nacional que es premisa fundamental en mi persona. Verdadera. Compruebo que me corresponde. Como respirar y comer, como amar y soñar. ...
25 junio 2021 | Me gusta 3