No siempre lo peor

Editorial · Fernando de Haro
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 4
16 julio 2023
Andamos buscando motivos para la esperanza, y eso, en la inmensa mayoría de los casos, genera una amistad social en el mundo de la vida.

Cuatro posibles escenarios de Gobierno-no Gobierno. Un escenario político. Y un escenario social. Eso es lo que van a dejar las elecciones generales del próximo domingo. No siempre lo peor es cierto, como decía Calderón de la Barca.

Vamos con el Gobierno-no Gobierno, según lo que apuntan las encuestas, que no suelen equivocarse en los últimos años. Escenario uno (improbable): el PP y Vox obtienen una mayoría absoluta. Vox no exige entrar el Gobierno a cambio de la investidura de Núñez Feijóo. Escenario dos (muy probable): el PP y Vox obtienen una mayoría absoluta, Vox exige entrar en el Gobierno y el PP lo acepta. Escenario tres (probable/improbable): el PP y Vox obtienen una mayoría absoluta, Vox exige entrar en el Gobierno y el PP no lo acepta. Resultado: bloqueo y repetición electoral. Escenario cuatro (probable): el PP gana las elecciones, la suma de PP y  Vox no llega a la mayoría absoluta. Resultado: bloqueo y repetición electoral. El PSOE no va a facilitar con su abstención la investidura de Feijóo. De los cuatro escenarios para la formación de Gobierno dos de ellos conducen al bloqueo. Dos de cuatro, todo un síntoma de la poca flexibilidad que existe en España para llegar a acuerdos. Casi nada ha cambiado desde 2019 cuando hubo que repetir las elecciones.

Escenario político: una derrota de Sánchez puede cambiar algo el clima. Pero desde hace años, como señala el sociólogo Víctor Pérez Díaz, la política española “hace casi imposible la conversación cívica, el entendimiento de los argumentos”. Muchos políticos se dedican a promover la división y debilitar. Hablan en nombre del bien común. Pero invitan, casi sin darse cuenta, a una desconfianza generalizada y a dividir el mundo entre amigos y enemigos. Ellos mismos se convierten en víctimas de esa desconfianza. El lenguaje que utilizan es voluntarista (se puede sí o sí) o nominalista. Parece que basta proclamarse comprometido con el bien del país para que ese compromiso sea cierto.

Para acabar: escenario social. En ciertos momentos, algunos segmentos de la sociedad civil piensan que su relación con la política debe ser conseguir de los gobernantes respeto y tutela de sus intereses, de sus proyectos o de sus prioridades. De este modo, el bien común se concibe como la suma de los bienes particulares o de los bienes sectoriales. Se trata de un ejemplo claro que separa el sentido de la política de la experiencia política y social.

La experiencia social indica que los españoles no se conciben como parte de un bloque cerrado y limitado. Hay un divorcio entre el discurso y la vida. Por eso en este momento el gran reto es educar a las élites políticas desde la base, no dejarse colonizar. En realidad, todos estamos en el mismo barco, buscando trabajo estable, oportunidad de negocio, buena educación para nuestros hijos, sostenibilidad para el Estado del Bienestar, igualdad, justicia, calidad institucional. A estas alturas ya sabemos que no se trata de encontrar un proyecto alternativo que resuelva todos los problemas o que nos ahorre las fatigas de ser ciudadanos de un tiempo marcado por la incertidumbre. Andamos todos buscando motivos para la esperanza. Y eso, en la inmensa mayoría de los casos, genera una amistad social en el mundo de la vida. Las últimas crisis nos han hecho menos arrogantes, menos interesados en precisar quién lleva razón, más necesitados de  encontrar el modo de vivir con dignidad y sin miedo. No falta la experiencia de amistad social y de un bien común que va más allá que la suma de las partes. Falta una razón social que evite los (justos y buenos) principios abstractos y se  someta a lo que ya hay. No siempre lo peor es cierto.

 

¡Sigue en Twiter los artículos más destacados de la semana de Páginas Digital!

Noticias relacionadas

Palabras que sí cambian
Editorial · Fernando de Haro
Sentirse moralmente superior al otro es muy placentero, es como una droga. Vivir unidos en el lamento, en la queja por lo que hacen los bárbaros liberales o los bárbaros conservadores es como el fast food....
14 julio 2024 | Me gusta 7
La política como terapia
Editorial · Fernando de Haro
La política populista se convierte en una terapia barata para sustituir lo que la vida no proporciona. No es sólo un problema de economía....
7 julio 2024 | Me gusta 6
Un diluvio infinito
Editorial · Fernando de Haro
El régimen de Daniel Ortega y su mujer ha provocado cientos de exiliados políticos y religiosos. Pero hay una energía humana que no puede callar ante un poder mentiroso que masacra a los inocentes....
30 junio 2024 | Me gusta 4
No hay política sin estética
Editorial · Fernando de Haro
Ni la sana doctrina democrática ni el resentimiento pueden ser motores del cambio. Los jóvenes no votarán y los adultos dejarán de votar si la política no recupera el brillo de las cosas verdaderas. Se trata de aprender de nuevo, con un realismo hermoso, lo que es común....
23 junio 2024 | Me gusta 8