Entrevista a Fernando Palmero (y II)

`No podemos dejar de luchar por que ciertos valores adquiridos sigan presentes`

Mundo · Juan Carlos Hernández
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 55
5 febrero 2018
Fernando Palmero analiza los desafíos globales que nos plantea el presente: fake news, populismo, terrorismo… Una sociedad democrática es sólida porque hay determinados valores que la mantienen, afirma el periodista de El Mundo.

Fernando Palmero analiza los desafíos globales que nos plantea el presente: fake news, populismo, terrorismo… Una sociedad democrática es sólida porque hay determinados valores que la mantienen, afirma el periodista de El Mundo.

¿Está en crisis el periodismo actual?

Todo periodismo tiene una parte comercial. Evidentemente, el periodismo en general no existe, no es igual que otras actividades culturales. Uno puede escribir en su casa pero luego necesita una editorial, y en el caso del periodismo todo son empresas. El problema que está atravesando el periodismo deriva de la crisis económica y de la crisis de modelo. El modelo actual ya no funciona, al periódico de papel no le queda mucho tiempo de vida porque se ha venido abajo toda la parte industrial que sostenía a los periódicos. Me refiero a la impresión, la distribución, hay muchos menos quioscos. El periódico ya no llega a cualquier casa y eso es lo que está arrastrando y poniendo en crisis la profesión.

Al periódico en papel le han sustituido las redes sociales.

Las redes sociales presentan una nueva forma de consumir la información. Antes la gente iba al quiosco y compraba el periódico, sintonizaba una emisora o ponía la televisión. Ahora incluso la forma de ver televisión también está cambiando. Antes la gente veía la televisión tres o cuatro horas en el sofá. Ahora no, ahora la gente ve fragmentos de televisión y va viendo sus programas a horas diferentes. Con el periódico pasa lo mismo. En cabeceras como El Mundo solo la mitad de los usuarios que entran lo hacen desde la portada. El resto llega bien desde buscadores o desde redes sociales por sugerencia de otra gente. Se está rompiendo la fidelidad del lector con una marca. También es más fácil acceder a todas las marcas. Todo ello tiene sus ventajas y sus inconvenientes. La ventaja es poder llegar a muchísima gente,

¿Y un inconveniente es la facilidad de divulgación de las “fake news”?

El receptor debe ser muy consciente de qué es lo que está consumiendo. El problema de las fake no es tanto el que cuenta la mentira sino también el que se la cree, bien por su falta de información o porque le conviene que la realidad sea así, o por pereza mental.

¿Tiene que ver esto con el avance de los populismos?

Es un ataque contra la intermediación o contra la interpretación, bajo la premisa populista de que el pueblo no necesita intermediarios porque todos los periodistas son mentirosos y manipuladores. Pero quitar la intermediación no es posible. El periodismo lleva cumpliendo una función social de intermediación entre los ciudadanos y el poder que creo que es muy necesaria y que no todo el mundo puede hacer ni de cualquier manera, se deben cumplir una serie de reglas. Las redes sociales no tienen esta responsabilidad civil porque no son medios de comunicación, y es un error considerarlas como medios. Son vías a través de las cuales el público llega a los medios de comunicación, pero en sí no lo son. Por eso no se le puede pedir la misma responsabilidad que a un medio, de la misma manera que aun ciudadano no se le puede exigir la misma responsabilidad que a un político. El populismo lo que hace en estos dos frentes, tanto en la política como en la información, es atacar esa línea de representación como forma de ejercer el poder y transmitir la comunicación y el conocimiento.

¿Cree que se sigue dando en nuestras sociedades occidentales un sentimiento de antisemitismo?

El antisemitismo se manifiesta ahora no es un odio hacia el judío porque eso es políticamente incorrecto desde Auswitch pero sí se da un odio hacia el Estado de Israel. Se pone en cuestión la propia existencia del Estado de Israel. El antisemitismo se ve ahí.

La LOMCE obliga que en cuarto de la ESO se estudie el holocausto. Y muchos profesores nos comentan que algunos compañeros se negaban a dar eso porque lo consideraban propaganda al Estado de Israel. El holocausto debe tratarse como un hecho histórico, no como un fenómeno asociado la II Guerra Mundial. Un hecho histórico porque se dio al margen de la II Guerra Mundial. Siguiendo otras lógicas que no fueron las de la guerra necesariamente.

Lo que heredaste de tus padres, conquístalo para poseerlo, decía Goethe. Es necesario redescubrir ciertos valores. ¿Hemos perdido algunas evidencias?

Eso es otro síntoma más de lo que hablábamos. Que hay determinados valores que están siendo minados desde la propia institución educativa. Como se ve en este odio y rechazo a la propia existencia del Estado de Israel. Tengo ciertos reparos a educar en valores pero me parece muy necesario en la medida en que una sociedad democrática es sólida porque hay determinados valores que la mantienen. Como decías antes, no por el hecho de que nuestros padres consiguieran ciertos valores nosotros tenemos que dejar de luchar por que sigan estando presentes

Para poder entrar en un diálogo con el otro debo ser consciente de mi propia tradición. Entendida no como un arma arrojadiza sino como un don que uno ha recibido.

Estoy completamente de acuerdo pero hay que evitar caer en el relativismo. No todas las tradiciones culturales son igualmente válidas. Ni todas las religiones son igualmente válidas. Yo creo que la sociedad democrática debe establecer muy bien la diferencia entre lo que es la religión, el mundo privado y el espacio público. Todas las religiones son válidas pero no se puede poner en cuestión los valores de ese Estado. La sharía nunca puede ser equiparable al Estado de derecho y tenemos que estar vigilantes y no caer en la complacencia del multiculturalismo. Por ejemplo, la oblación del clítoris, me da igual que esa sea su tradición pero es un delito. Y usted se somete a las mismas leyes que el resto. Y usted tiene que respetar a su mujer y si le pega usted va a la cárcel.

Pero es necesario una conciencia clara de mi propia tradición para poder afirmar esto con fuerza.

En el islam la diferenciación entre el poder político y religioso es muy difusa. Las comunidades islámicas que empiezan a instalarse en España tienen que ser conscientes de que en Europa sí que existe esa diferenciación. Usted en la mezquita puede hacer lo que quiera pero luego en la calle, en la plaza pública, tiene que respetar la ley y a los representantes políticos.

Olivier Roy habla de una islamización del radicalismo, no de una radicalización del islam. ¿Está de acuerdo?

Efectivamente para determinados grupos radicales el islam ha supuesto una justificación, una excusa para llevar a cabo ciertos actos. No creo que sea una guerra de civilizaciones ya que de hecho la mayoría de víctimas son musulmanas. Hay una guerra en el islam y esa guerra nos llega a Europa como daño colateral. Los atentados están controlados por un califato y evidentemente no todos los musulmanes son radicales. Pero tenemos un problema y el avance de esas posturas islámicas y la mayor presencia de todos estos grupos en el panorama internacional constituye un peligro para nuestros valores. Luego los atentados generan rechazo y generan intolerancia que puede derivar en un tipo de marginación.

En España el problema parece especialmente grave en Cataluña.

Las mezquitas que están en Cataluña están financiadas directamente por Qatar. Este tipo de países están muy interesado en imponer una determinada visión del ala más radical aunque hay muchas corrientes. Pero es preocupante que se estén instalando en Europa, con la complacencia de los poderes públicos, aquellas que quieren imponer una visión salafista del islam y que estén patrocinadas por dictaduras con las que somos complacientes porque nos financian las camisetas de fútbol. Pero hay que tener cuidado porque el dinero de Qatar y de los Emiratos Árabes es dinero envenenado porque está creando en toda Europa una red de radicalismo que nos puede afectar a medio plazo. La guerra civil que se produce en el mundo islámico, entre chiíes y suníes, lo sucedido en Siria, seis años de guerra que han destrozado un país próspero, Iraq está completamente destruido… todo Oriente Medio está completamente roto por el enfrentamiento abierto entre Irán, como representante de la tradición chií, y Arabía Saudí como representante de la tradición suní. Y eso es lo que está contaminando a toda Europa. Las primaveras árabes también tienen esa lectura de una visión que se quiere imponer sobre la otra.

¿Cómo valora el papel jugado por Occidente?

Occidente ha estado torpe, por ejemplo, en lo que ha hecho en Libia. Es cierto que Gadafi era un dictador pero ahora es un país que no existe, están divididos en grupos tribales que se disputan los pozos de petróleo. Venden petróleo que seguimos comprando a pesar de que sabemos que es dinero ilegal. Europa se equivocó y ahora estamos pagando las consecuencias. Libia se ha convertido en una de las plataformas a partir de las cuales entra muchísimas inmigración. En parte esto es responsabilidad de Occidente por haber contribuido a la desestructuración de los países del norte de África.

Noticias relacionadas

Marruecos. Crecen las ganas de laicidad
Mundo · Alessandro Balduzzi
Aunque el islam sigue influyendo de manera significativa en la vida política y social del país magrebí, desde hace años varias voces disidentes rechazan el papel de la religión y piden un estado laico...
12 mayo 2021 | Me gusta 1
El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2