Diario de campaña. Día 4

Nixon sin pañuelo

España · Fernando de Haro
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
6 noviembre 2011
Es una vivienda modesta. En Brookline, el barrio judío de Boston. En ese hogar de clase media, de tres alturas estrechas, Joe Kennedy construyó primero un imperio económico y luego una dinastía política encabezada por JFK. Es en esa casa en la que nació el 35 presidente de los Estados Unidos. Y ahora la enseñan como una reliquia nacional. Al entrar te recibe una voluntaria con uniforme de guardabosques y un precioso cartel electoral con la cara del Kennedy más famoso, en azul, blanco y rojo. Esa estética te hace entender que el primer debate, el de 1960, Nixon lo tenía perdido antes de empezar. Antes de que se secara el sudor con el pañuelo, antes incluso de que Jack pronunciase sus primeras palabras con un suave acento de Massachusetts y con ese saber mirar a la cámara no conocido hasta el momento en un político. Porque habían empezado los sesenta y Kennedy representaba un cambio todavía indefinido pero esperado por todos. La televisión modifica muchas cosas pero, sobre todo, presta imagen y fija sensibilidades previas de la audiencia.

Esta noche, este lunes, lo que va a intentar Rubalcaba es precisamente lo contrario de lo que hizo JFK. Rubalcaba es Nixon. Va a utilizar su habilidad dialéctica para convencer a dos millones de personas de que hay cosas que no pueden cambiar. El jueves abría la campaña con esas declaraciones que sorprendían a tantos: "es más fácil que el Madrid le gane al Barça que yo le gane a Rajoy". El objetivo es la no desaparición del PSOE como opción de gobierno para más de una década.

El viernes, después del arrasador barómetro del CIS, Blanco señalaba el objetivo: hay todavía un 31,5 por ciento de indecisos. Probablemente no son tantos. Pero el PSOE, que es un partido disciplinado hasta en los peores momentos, quiere mover su sentimiento. Han perdido a una gran parte de los jóvenes. No les asisten las razones. El CIS refleja que, según la mayoría de los españoles, el PP puede gestionar todo mejor que los socialistas, salvo la igualdad entre sexos. Rubalcaba va a buscar la pulsión de aquellos que pueden tener mala conciencia, de aquellos que consideran un pecado contribuir a una victoria de la derecha.

El sábado una de las tres personas que ha preparado el debate con Rubalcaba me defendía el vídeo del niño repeinado con cuidadora, el video que hablaba todavía de las dos Españas. Me explicó que "la gente tiene que saber que hay dos modelos, dos formas de hacer las cosas". Si el próximo 20 de noviembre la victoria de Rajoy está por debajo de lo que pronostican las encuestas, sabremos que el cambio todavía no es rotundo, que razón y sentimiento político siguen disociados, que hay todavía españoles para los que la pertenencia política tiene naturaleza religiosa. Nada saludable para la vida democrática.

Noticias relacionadas

Saber sumar
España · Gonzalo Mateos
Hace unos días Yolanda Díaz presentó en las Naves del Matadero Sumar, su nuevo proyecto político. “Hoy impulsamos un movimiento ciudadano en el que el protagonismo es vuestro, sois vosotros los que vais a sumar. Esto no va de partidos, no va de siglas, va de pensar un país mejor (…)....
15 julio 2022 | Me gusta 5
¡Pim! ¡Pam! ¡Pum!
España · Gonzalo Mateos
Desmontemos dos mitos que en España se toman por axiomas. El primero es que en educación es imposible llegar a acuerdos. No es cierto, los vemos alcanzar casi a diario. ...
22 junio 2022 | Me gusta 5
Coalición vs colisión
España · Gonzalo Mateos
Aunque nos parezca extraño, lo normal es la coalición. Recuerdo la cara de asombro de mis amigos europeos cuando en una cena les dije que en España nos había costado cuarenta años de democracia lograr tener un primer gobierno nacional de más de un partido. ...
25 mayo 2022 | Me gusta 6