Entrevista a Mons. Kukah, obispo de Sokoto

Nigeria, los más inocentes, los más vulnerables

Mundo · Francesca Miglio
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 116
6 marzo 2015
Niñas convertidas en bombas humanas que matan vilmente, pueblos enteros exterminados: la acción de Boko Harama sigue devastando ciertas áreas de un país enorme como Nigeria, rico en recursos naturales pero dividido por las tensiones internas, mientras espera encontrar un nuevo equilibrio en las ya próximas elecciones.

Niñas convertidas en bombas humanas que matan vilmente, pueblos enteros exterminados: la acción de Boko Harama sigue devastando ciertas áreas de un país enorme como Nigeria, rico en recursos naturales pero dividido por las tensiones internas, mientras espera encontrar un nuevo equilibrio en las ya próximas elecciones.

En los últimos meses, en Nigeria se han cometido hechos especialmente violentos por parte de los terroristas de Boko Haram. Miles de personas inocentes han muerto, niñas y adolescentes empujadas por sus padres a inmolarse sembrando la muerte a su alrededor… ¿Cómo vive Nigeria esta violencia que parece imparable?

Casos tan terribles como los de esas niñas convertidas en bombas humanas siguen siendo un número limitado, afortunadamente. Está claro que en una situación como la actual en Nigeria, los más pequeños e inocentes son los más vulnerables, sobre todo en el norte, donde sigue habiendo demasiados niños mendigando por las calles, cuyas familias suelen ser muy numerosas y abandonan a los chavales a su suerte. En muchos casos, las hijas son dadas en matrimonio siendo aún muy pequeñas, entre 10 y 16 años. Una niña que no consiguió llevar a término la misión suicida que le habían asignado, una vez detenida por la policía, confesó que había sido entregada a Boko Haram por su propio padre. También es posible que algunas hayan sido víctimas de secuestros o de adoctrinamiento. No hay que olvidar que estos niños son en primer lugar víctimas inocentes de un contexto caracterizado por dramas familiares terribles. Los terroristas actúan fuera de toda lógica moral y no es posible encontrar una explicación racional al mal que cometen. Actúan alimentando un clima de miedo: exportan terror y buscan la destrucción de los que no son como ellos.

Después de los homicidios masivos cometidos en algunos pueblos, ¿cómo vive la gente? ¿Se puede retomar una vida normal bajo la amenaza de los fanáticos violentos?

El miedo parece haber disminuido ahora. En los estados donde continuamente se producen actos violentos, la mayoría de la gente prosigue con su actividad normal. La situación parece mejorar y espero que con la ayuda de las fuerzas internacionales podamos ver avances significativos en positivo. Esa es nuestra esperanza.

¿Cómo cree que la ayuda internacional puede resolver la situación?

En los últimos años Boko Haram ha violado las frágiles fronteras con Camerún, Níger y el Chad. Estos estados finalmente han mostrado su disposición a participar en las operaciones contra Boko Haram para proteger mejor sus fronteras. Han entendido que tenemos un enemigo común. A partir de esta colaboración podemos esperar razonablemente que pronto podremos llegar a contener la acción violenta de Boko Haram. Nuestra esperanza se apoya también en la conciencia de que ya no se trata solo de un ataque contra los cristianos, ni de un enfrentamiento entre cristianos y musulmanes, sino de terroristas que constituyen un enemigo común para los cristianos y para los musulmanes. Matan a la gente independientemente de su pertenencia religiosa. En mis visitas a ciertas zonas del norte he podido ver casos de colaboración entre gente de pertenencias distintas, como prueba de que los nigerianos se están uniendo contra el enemigo común. También los chiítas, por ejemplo, ya no están tan separados del resto de la población como lo estaban antes. Hace casi tres meses visité el estado de Yobe, donde la gente estaba muy preocupada por la posible invasión de Boko Haram; hoy solo una ciudad de Yobe está bajo control de las milicias islamistas. Sucede lo mismo en los demás estados, por eso la gente tiene esperanza. No porque ya no haya muertes o porque esta historia esté cerca de acabar, sino porque las fuerzas internacionales se han puesto por fin en marcha y eso inspira confianza.

¿Cómo es la situación en su diócesis, Sokoto? ¿La población tiene miedo, advierte la amenaza de Boko Haram?

Sokoto es bastante pacífica, al menos aparentemente. Las tensiones aquí se deben sobre todo a la ideología. La población se divide entre una mayoría suní y una minoría chií. Sin embargo, hay razones para estar preocupados. Las comunidades no musulmanas han tenido experiencias terribles en la mayor parte de los estados del norte, pero en Sokoto la cosa ha sido muy limitada. Las crisis han sido sobre todo en el seno del islam, entre las poblaciones sunitas y chiítas. También hay tensión entre el principal partido del centro del país, el Peoples Democratic Party PDP, y la situación local del norte, donde gobierna el All Peoples Congress APC. Lo que temen los no musulmanes es que puedan ser víctimas del estallido de cualquier crisis, como lo ya lo fueron cuando se destruyeron negocios e iglesias. Sin embargo, el jefe del ejército que se incorporó al servicio en enero es católico, ha venido a verme y me ha tranquilizado el nivel de su preparación.

Las elecciones inicialmente previstas para el 14 de febrero se han aplazado hasta finales de marzo. ¿Eso es bueno para el país?

Creo que el aplazamiento ha dado cierto respiro a mucha gente. De hecho, parece que solo el 60% de las personas con derecho a voto habían recibido su tarjeta electoral. Considerando que luego no todos van a votar, eso habría aumentado el riesgo de una baja participación, algo que seguramente habría creado graves tensiones entre los eventuales vencedores y sus adversarios. Así, quien finalmente sea elegido podrá ser reconocido por todos, podrá ser un signo de esperanza para llevar al país fuera del clima de desesperación actual. Dispondrá de cinco años para contribuir significativamente a la solución del problema del terrorismo.

Oasis

Noticias relacionadas

Esperanza en Ucrania
Mundo · F. C.
Volvemos a mirar el mapa de Ucrania. Lo volvemos a mirar para recordar donde está Jerson y donde está Jarkov. Los ucranianos recuperan terreno y Borrell pide a los europeos que les apoyemos....
23 septiembre 2022 | Me gusta 1
La Europa que defiende a Ucrania, se defiende a sí misma
Mundo · Constantín Sigov
Recibimos este artículo del profesor Constantín Sigov, escrito con motivo del día de la Independencia de Ucrania. Filósofo de formación, Sigov ha enseñado en la Sorbona de París y en el Ehss, el Instituto Superior de Ciencias Sociales. Además es profesor de Filosofía en la Academia Mohyla...
22 septiembre 2022 | Me gusta 1
Política, un salto al vacío
Mundo · Giorgio Vittadini
Ante la crisis de gobierno en Italia, me viene a la mente una canción de Enzo Jannacci que dice: “Sigue adelante, Pascual, que la dignidad y la infamia quedan muy lejos”. ...
28 julio 2022 | Me gusta 0
Alianza reforzada
Mundo · Ángel Satué
Hace tiempo que han dejado de sonar las sirenas en la capital temporal de la Alianza Atlántica por un par de días, Madrid. ...
13 julio 2022 | Me gusta 0