Nerviosismo en las primarias de Nueva York

Mundo · Riro Maniscalco
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 676
20 abril 2016
No he podido ir a votar. Las primarias de Nueva York han tenido que resolverse sin mi voto porque estas son unas primarias “cerradas”, es decir, solo se puede votar si estás “registrado”. Tienes que estar inscrito en el partido para expresar tus preferencias respecto a los candidatos, y a mí no me gusta la idea de pertenecer a un partido, cada uno es como es.

No he podido ir a votar. Las primarias de Nueva York han tenido que resolverse sin mi voto porque estas son unas primarias “cerradas”, es decir, solo se puede votar si estás “registrado”. Tienes que estar inscrito en el partido para expresar tus preferencias respecto a los candidatos, y a mí no me gusta la idea de pertenecer a un partido, cada uno es como es.

A estas votaciones se llegaba con todas las incertidumbres que han acompañado la lucha por la candidatura desde el principio. Trump, que no podía perder en Nueva York, necesita recuperar inercia. Ha crujido, tanteado y buscado maniobras improbables para cambiar los mecanismos de nominación, con el temor fundado de no lograr suficientes delegados, mostrando así signos claros de nerviosismo. Y es que este no es precisamente un estado republicano, aquí son liberales y progresistas, pero también muy pragmáticos. Alcaldes republicanos y relativamente conservadores como Giuliani y Bloomberg son la prueba histórica de ello.

En cambio, para Hillary Clinton y Bernie Sanders las primarias de Nueva York eran como una ordalía. Quien pierde, paga. Sanders pierde, y paga, pero era la primera vez desde hace una eternidad que se llegaba a las primarias demócratas de NY con cierta incertidumbre. En 2012 Obama corría solo; en 2008 Hillary encontró aquí uno de los pocos lugares que le donó una amplia victoria de 20 puntos sobre Barack; en 2004 Kerry le sacó a Edwards 40; y Gore 32 a Bradley en 2000…

En los últimos días yo he recibido varias llamadas “electorales” de voluntarios. Esos que llevan la chapa con el nombre de su ídolo hasta en el pijama y que se dedican a llamar a la población local. ¿Será casualidad que solo he recibido llamadas pro-Bernie?

Bernie ya está en Pennsylvania, donde se votará la semana próxima. Desde allí truena contra los mecanismos electorales de este estado, que le privan del voto independiente, como el mío, y se enfurece por los 126.000 votantes eliminados de las listas electorales de Brooklyn, sin saber por qué. Sanders no esperaba ganar en Nueva York, solo lo soñaba, pues los jóvenes le han apoyado con entusiasmo.

Una vez más, el partido de los conservadores enloquece y el de los progresistas conserva.

Noticias relacionadas

El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2
Hablarse de corazón a corazón
Mundo · Giovanna Parravicini
La historia favorece un tiempo nuevo, sobre todo en el diálogo interreligioso. Un tiempo de encuentros donde se puede hablar de corazón a corazón...
5 marzo 2021 | Me gusta 3