`¿Mubarak para los cristianos?: seguridad a cambio de gueto`

Mundo · F.H.
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
8 febrero 2011
Entrevista a Giovanni Esti, misionero comboniano en El Cairo, afirma que los cristianos de Egipto "tienen que estar en la vida pública para frenar el islamismo".

¿Cómo ha sido la vida de la gente en las últimas horas en El Cairo?

Acabo de regresar de mi visita diaria al lugar símbolo de la insurrección juvenil, la plaza Tahrir. Es una ciudad dentro de la ciudad. Fuera todo parece regresar a la normalidad, un enredo de calles en las que se mueven vehículos, vendedores ambulantes y limosneros. La gente que trabaja para poder comer no puede darse el lujo de protestar. En Tahrir, los estudiantes universitarios, los profesionales y familias enteras de una clase media que es minoritaria en el país viven proyectados hacia el futuro mientras la ciudad parece regresar a la pobre seguridad de su pasado.

¿Cómo valora las conversaciones que han comenzado entre la oposición y Suleiman?

En el mundo árabe la negociación es agotadora y tramposa. Está en la fibra misma de las relaciones y en la cultura del país. La aparente disponibilidad para conceder derechos puede ser una manera de vaciar la plaza, para después aislar y destruir a la oposición. El no de los "partidos" de oposición aún parece intransigente. Pero aflojar la presión al Gobierno con un sí "fácil" significa renunciar a un  cambio de la Constitución, de las leyes que regulan la emergencia y las elecciones.

¿La libertad de los cristianos puede ser mayor si se marcha Mubarak? ¿Qué ha supuesto el mandado de Mubarak para los cristianos?

Los cristianos han encontrado en Mubarak un defensor frente al posible abuso por parte de la mayoría musulmana del país. ¿A qué precio? A cambio de una discriminación estructural y de haber desarrollado una mentalidad de gueto que impide el desarrollo de una propuesta política para el país. En el Instrumentum laboris del Sínodo de los Obispos de Medio Oriente se nota que en Egipto existe el riesgo de crecimiento del islam político. Esto obliga a los cristianos a una mayor participación en la sociedad civil para promover un concepto "laico" de Estado. Es un desafío que es apreciado por la sensibilidad política occidental, pero sigue siendo incomprensible para la esencia del islam político que piensa en un gobierno teocrático.

Los Hermanos Musulmanes están participando en las negociaciones con el vicepresidente Suleiman. ¿Si Mubarak se marcha no debemos temer que los Hermanos Musulmanes tomen el control y Egipto sea integrista?

La Hermandad Musulmana ha sido la oposición más consistente al poder casi absoluto de Mubarak pero también ha sido la razón de ser de ese poder. La amenaza de que Egipto se convierta en un país como Irán tras la revolución de 1979 ha permitido a Mubarak acceder a ayuda militar que ha sido sustancial y le ha permitido construir un poder casi absoluto dentro del país. Por otra parte, el movimiento de los Hermanos Musulmanes ha ido moderando las posiciones más extremas y ha abrazado un programa de transformación no violenta basado en la paciencia y en la perseverancia. También ha establecido una red de solidaridad social, incluso en las zonas más pobres y más pobladas del país, y una red de bancos éticos u organizaciones de caridad con el propósito de islamización dentro y fuera del país. Esto ha sido posible gracias a la financiación sustancial de los petrodólares de Arabia Saudita. El dilema para muchos sigue siendo, dentro y fuera del país, si es mejor derrotarlos con los medios de Mubarak, con la demonización, o hacerlo dentro de un escenario democrático y legítimo de confrontación política.

Hemos visto manifestarse a cristianos y musulmanes juntos. ¿Esa imagen es real o un espejismo?

Entre las imágenes que han capturado el apoyo y la simpatía de las masas está la coexistencia del símbolo de la media luna del islam y la cruz cristiana. Ésta ha sido una pequeña señal de esperanza sólo posible dentro de la plaza Tahrir y que fuera de la plaza todavía no tendría el mismo respaldo.

¿Puede haber paralelismos entre lo que está pasando en Egipto y lo que sucedió en Irán con la marcha del Sha?

No creo. Evocar el riesgo de un nuevo Irán sería anacronismo y también sería una falta de consideración hacia la realidad más híbrida de Egipto. El país está en manos de los militares, controlan el 30 por ciento de la economía, no van a dejar a los extremistas hacerse con ese poder.

Noticias relacionadas

El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2
Hablarse de corazón a corazón
Mundo · Giovanna Parravicini
La historia favorece un tiempo nuevo, sobre todo en el diálogo interreligioso. Un tiempo de encuentros donde se puede hablar de corazón a corazón...
5 marzo 2021 | Me gusta 3