Morales sacrifica la libertad sobre las ruinas aymaras

Mundo · M. Medina
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
27 enero 2009
Indígena. Es la palabra casi obsesiva que aparece en cualquier conversación en La Paz, la capital de Bolivia. Tanto en El Alto, la ciudad a 4.000 metros que ha crecido a base de asentamientos sin agua corriente ni luz eléctrica de gente que ha abandonado los pueblos del altiplano en busca de una vida mejor, como en la parte más baja de La Paz, en la que residen las familias más ricas, la palabra obsesiva es "indígena".

Tan frecuente como los "mates de coca", infusión necesaria para superar el soroche o mal de altura, la "cuestión indígena" reaparece siempre en las conversaciones con periodistas, religiosos, políticos. Al extranjero se le hace difícil, más allá de los debates ideológicos, distinguir  quién es indígena. Salvo por algunos rostros de pueblos del Lago Titicaca, diría que son todos mestizos. Las estadísticas hablan de un 20 por ciento de indígenas en el país. Pero la palabra indígena se pierde en una niebla casi mítica, como la que rodea la historia de las ruinas de la ciudad de Tiahuanaco, legado de la cultura aymara, sobre la que casi todo son especulaciones.

En el siglo XV ya hacía tiempo que había desaparecido su esplendor. Y fue el cruel imperio inca, con Pachacutec al frente, el que sometió a sangre y fuego lo que quedaba de los aymaras. Los españoles que construyeron el San Francisco de La Paz, en un delicioso barroco, no tuvieron nada que ver en el fin de la cultura aymara. Evo Morales ha celebrado en las ruinas de Tiahuanaco las entradas de año con una liturgia por fuerza inventada. En nombre de este indigenismo impreciso e ideológico, alimentado por no pocos frailes y monjas que querían "inculturarse", Evo Morales se echó a las carreteras hace años para poner en marcha su revolución. Y en nombre de la palabra indígena, que lo aguanta todo, ha sacado adelante una reforma constitucional que separa al país (las cinco provincias del Oeste la han rechazado) y dinamita los fundamentos del Estado de Derecho tal y como se han entendido a los dos lados del Atlántico desde la Ilustración.

El nuevo texto en su artículo 4 afirma que el Estado es independiente de la religión. Pero en el artículo 98 crea una especie de Estado confesionalmente indígena al afirmar que "el Estado asumirá como fortaleza la existencia de culturas indígenas, depositarias de espiritualidades y cosmovisiones". Este nuevo confesionalismo destruye la igualdad ante la ley porque crea los "llamados derechos preferentes". El artículo 13 permitiría que los derechos fundamentales se supediten a los derechos colectivos. La modernidad jurídica salta por la borda: el artículo 123 contempla la aplicación retroactiva de sanciones penales para algunos delitos como la traición a la patria. Y la libertad de prensa queda reducida a nada porque en el artículo 107 se somete a la veracidad y responsabilidad.

No sabemos si en la ciudad de Tiahuanaco se celebraban en el lejano pasado aymara sacrificios de algún tipo. Es de suponer. Pero lo que está claro es que Tiahuanaco ha sido el pretexto para sacrificar la libertad del pueblo de Bolivia.

Noticias relacionadas

Paladas de ceniza
Mundo · Fernando de Haro
El trabajo de la misión de la OMS en China para conocer los orígenes del virus nos indica hacia dónde vamos. La misión llegó más de un año después de que todo hubiese empezado. Sus miembros solo pudieron realizar las visitas que les había programado el Gobierno. ...
15 febrero 2021 | Me gusta 5
Ramy Essam, el megáfono de la revolución egipcia
Mundo · Riccardo Paredi
Hace diez años, el 25 de enero de 2011, un joven egipcio de 23 años llamado Ramy Essam salió a la plaza de Tahrir junto a millones de compatriotas pidiendo “pan, libertad y dignidad”. ¿Qué le diferenciaba del resto de manifestantes? Su guitarra y su voz. ...
29 enero 2021 | Me gusta 2
Una ayuda para levantarnos
Mundo · Francisco Medina
El pasado 31 de diciembre se publicó en el Boletín Oficial del Estado un Real Decreto-Ley (el Real Decreto-Ley 36/2020, de 30 de diciembre), conteniendo una serie de medidas destinadas, en principio, a la ejecución del llamado Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, así como a la...
15 enero 2021 | Me gusta 4
Cuando “muere” la verdad, solo vale una presencia
Mundo · Luca Doninelli
Leo siempre con gran interés los editoriales de Páginas Digital y me ha llamado mucho la atención el de esta semana, “En el Capitolio el fin de un mundo”, que tal vez merecería un verbo en el título para quitar de la cabeza al lector la idea de que en el Capitolio solo se haya acabado “un...
15 enero 2021 | Me gusta 2