Entrevista al padre Samir Khalil Samir

Merkel `vende` Europa a Erdogan

Mundo · P.V.
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 845
21 octubre 2015
Angela Merkel ha viajado a Turquía, donde se ha reunido con el presidente Erdogan y el primer ministro Ahmet Davutoglu. El jefe de estado turco ha pedido a la canciller que se acelere el proceso de adhesión de Ankara a la Unión Europea, a lo que Merkel ha respondido mostrando su disposición a hacerlo si Turquía colabora en la gestión del problema de los refugiados. Abordamos esta cuestión con el padre Samir Khalil Samir, jesuita egipcio un gran experto en el mundo islámico.

Angela Merkel ha viajado a Turquía, donde se ha reunido con el presidente Erdogan y el primer ministro Ahmet Davutoglu. El jefe de estado turco ha pedido a la canciller que se acelere el proceso de adhesión de Ankara a la Unión Europea, a lo que Merkel ha respondido mostrando su disposición a hacerlo si Turquía colabora en la gestión del problema de los refugiados. Abordamos esta cuestión con el padre Samir Khalil Samir, jesuita egipcio un gran experto en el mundo islámico.

¿Es adecuado volver a hablar de la entrada de Turquía en la UE?

Una cosa era la Turquía de Kemal Ataturk y otra es la actual. Erdogan está tratando claramente de reislamizar la forma de vivir y las normas comunes. Lo está haciendo paso a paso pero sistemáticamente. Ya ha reintroducido el velo en las universidades, y está tomando decisiones que en ciertos casos caracterizan a los fundamentalismos.

Pero muchos definen el islamismo de Erdogan de “moderado”.

Hace un año y medio fue la reacción de los jóvenes, que para expresar que no eran favorables a la islamización salieron a la calle con una cerveza en la mano. Era un símbolo de su rechazo a la islamización de Turquía. En este sentido, Erdogan no es moderado.

¿Tiene sentido un intercambio político respecto a los refugiados?

Me sorprende que Merkel haya reabierto el capítulo de la entrada de Turquía en la UE, y sobre todo que lo haya hecho a cambio de ayuda en inmigración. En realidad, Turquía no ha hecho nada para acoger a los refugiados. Simplemente se ha limitado a dejarles entrar por la presión en sus fronteras, pero luego no les ha ayudado. Por eso me parece sorprendente que Europa llegue a proponer este “do ut des”.

Turquía acoge a dos millones y medio de inmigrantes, ¿le parece poco?

El verdadero problema es de qué modo les acoge. El Líbano ha acogido a un millón y medio de refugiados, teniendo solo 4,5 millones de habitantes. Beirut ofrece a los inmigrantes lugares para dormir y da a los niños la posibilidad de ir a la escuela. Jordania, con 6,5 millones de habitantes, acoge a más de un millón de refugiados. En proporción, quien más hace es el Líbano.

Pero Erdogan defiende que él ha cumplido con su parte.

No me parece que Turquía esté haciendo algo para ayudar a los sirios, y por eso no comprendo por qué de un momento a otro hay que darle luz verde para entrar en la UE. En 2006, el entonces presidente de la Comisión, Barroso, declaró que Turquía no entraría en la UE antes del año 2021. Si es sincera la voluntad de entrar en la visión jurídica europea, entonces las cosas podrían cambiar.

En un futuro próximo también se podría proponer a Libia el mismo intercambio si frena los flujos de inmigrantes, ¿no es paradójico?

Eso es precisamente lo que intento decir. Me pregunto qué hay de europeo en Turquía. Solo un parte de Estambul se encuentra en el Viejo Continente, desde el punto de vista geográfico es difícil pretender que Turquía sea europea. Si nos fijamos en el ámbito religioso y cultural, hay muy poco de occidental. Y sobre todo, toda Anatolia está lejísimos del sistema y de la visión europea.

¿El hecho de que Turquía forme parte de la OTAN puede representar una puerta de entrada natural a la UE?

La pertenencia de Turquía a la OTAN es solo un hecho táctico. Recientemente, EE.UU llegó a un acuerdo con Ankara para la intervención en Siria. Pero el objetivo de Erdogan es simplemente bloquear a los kurdos. La mayor preocupación de Ankara es evitar que los kurdos de Iraq, Siria y Turquía se unan para construir su propio estado.

En concreto, ¿qué ha hecho Erdogan en Siria?

Ha intervenido para detener a los kurdos que luchan activamente contra el Isis, y en cambio no lo ha hecho para ayudar a resolver el problema sirio. De hecho, muchos sospechan que las autoridades turcas permiten el paso a voluntarios yihadistas hacia Siria e Iraq, haciendo un doble juego por motivos de interés. EE.UU y Europa no tienen una auténtica voluntad de resolver el problema de la guerra en Oriente Medio.

Noticias relacionadas

Marruecos. Crecen las ganas de laicidad
Mundo · Alessandro Balduzzi
Aunque el islam sigue influyendo de manera significativa en la vida política y social del país magrebí, desde hace años varias voces disidentes rechazan el papel de la religión y piden un estado laico...
12 mayo 2021 | Me gusta 2
El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2