Mary Ann Glendon, embajadora de Estados Unidos en la Santa Sede, se refiere a don Giussani, fundador de Comunión y Liberación, como referencia para la lucha por los derechos humanos

Cultura · PaginasDigital
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
1 septiembre 2008
Mary Ann Glendon, embajadora de Estados Unidos en la Santa Sede, ha participado en una mesa redonda celebrada en el Meeting de Rímini sobre el tema "Justicia y derechos humanos". Glendon ha asegurado que la intervención de Benedicto XVI en la sede de Naciones Unidas "ha sido no sólo una provocación para los diplomáticos sino también para todos los hombres que quieren ser protagonistas, trabajando para crear las condiciones a favor de la dignidad humana. Como decía don Giussani, la decisión clave es si se abraza esta tarea y se aceptan sus retos".

La embajadora de Estados Unidos en la Santa Sede ha utilizado, en su intervención sobre los derechos humanos, el discurso del Papa en Naciones Unidas y ha señalado las amenazas que suponen el relativismo, el positivismo, la tentación del utilitarismo, la falta de una relación entre derechos y responsabilidad y una libertad religiosa atacada por el secularismo. Especialmente crítica se ha mostrado Glendon con la ampliación del catálogo de derechos fundamentales que ha atribuido a la presión de grupos de interés. La embajadora ha afirmado que "en los últimos 60 años una de las voces más clara en la defensa de los derechos del hombre ha sido la de la Santa Sede".

Glendon ha criticado los ataques que sufren, frecuentemente, el derecho a la familia y a la libertad religiosa y ha destacado "la extraordinaria apuesta de Benedicto XVI por la razón". "El Papa en su discurso en Naciones Unidas ha asumido la posición de los fundadores de Estados Unidos al afirmar que los derechos humanos no son una concesión del Estado", ha añadido. La embajadora ha recordado que en el 98 Juan Pablo II advirtió que estaban en peligro las dos características de los derechos humanos: la universalidad y la indivisibilidad. "Desde entonces los ataques a la universalidad e indivisibilidad se han hecho especialmente violentos, sobre todo después de las conferencias celebradas en El Cairo y en Pekín".

Mary Ann Glendon participó en su juventud en el movimiento feminista y a favor de los derechos civiles en Estados Unidos. Está casada con un escritor judío y es embajadora en la Santa Sede desde febrero de 2008.

Noticias relacionadas

Otro milagro de primavera
Cultura · Elena Santa María
Aunque falta un mes para el cambio de estación, Machado vuelve a ser actualidad hoy: «Mi corazón espera / también hacia la luz y hacia la vida / otro milagro de la primavera»....
24 febrero 2021 | Me gusta 5
Lo que no cuadra
Cultura · Jesús de Alba
El episodio especial de Navidad de la serie Euphoria de HBO me ha hecho ver con especial claridad un aspecto central de nuestras vidas que no solo aparece tantas veces soterrado o escondido, sino que además, y esto es lo que desenmascara el capítulo, su omisión aparece tantas...
30 diciembre 2020 | Me gusta 103
¿El otro es un bien?
Cultura · PaginasDigital
Esta semana ha tenido lugar en el Obispado de San Sebastián, a iniciativa del obispo Munilla, una conversación a tres en la que él manifestaba la enorme dificultad de asegurar un proceso de reconciliación entre los vascos tras la convulsa reciente historia de terrorismo y...
30 diciembre 2020 | Me gusta 100