Marva Wright: se apagó la voz de la ´Reina del blues´ de Nueva Orleans

Cultura · Enrique Chuvieco
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
28 abril 2010
La habían tentado numerosas veces con propuestas de una vida mejor si iba a un estudio de grabación, pero ella hacía caso omiso y dedicaba sus energías a cuidar a su marido, educar a sus cuatro hijos y trabajar de secretaria en un colegio de Secundaría. Cantaba en la iglesia, y eso bastaba por el momento. Fue a los 43 años cuando Marva Wright (Nueva Orleans, 1948) se decidió. Sabía que podía hacerlo bien, porque lo hacía ante su Señor y sus hijos ya eran mayores: había llegado la hora. Grabó su primer disco a mediados de los 90, con éxito arrollador, y continuaría haciéndolo hasta que hace unos días su voz se apagaba para siempre a los 62 años en su Nueva Orleans natal.

Supe de Marva leyendo al incansable buscador de música estadounidense Fernando Navarro, en su "Ruta 66", a cuya pasión debo incontables momentos gozosos. Toda una vocación.

Vocación, también, en la vida de Marva para interpretar y entregarse en todas sus actuaciones como sólo lo pueden hacer los afroestadounidenses. Por eso cantó con pena contenida en Katrina blues el desastre provocado por el devastador huracán en su querida ciudad y puso todos los dones de su exuberante humanidad al servicio de las historias cotidianas que contó en sus siete discos. En Heartbreaking woman comenzó a forjarse la adhesión de crítica y público, que la comenzaron a nombrar como la "Maravillosa Marva". Conocida como la "Reina del blues de Nueva Orleans", nunca olvidó sus raíces eclesiales para el canto, que habían comenzado desde niña a crecer cuando oía "espirituales" a su madre y a otros parientes cercanos.

Como gran parte de los cantantes "Black American", su expresividad se fue cimentando en la emotividad recurrente de los oficios religiosos de las iglesias metodistas y en los campos de trabajo forzados, donde los negros encontraban uno de los pocos lugares donde podían expresar libremente sus penurias sin recibir la violencia de los blancos.

Acudían grupalmente a Dios mostrándole todo su dolor con el canto, auténtico vehículo de catarsis personal y comunitario con el que expresaban también su fragilidad personal y su deseo de justicia y de bien.

Marva interpretó blues, jazz y muchos "gospel", y versionó otros, como el I still haven't found what I'm looking for, con que dio título a uno de sus siete discos. Seguro que tendría otros en mente para grabar pero la muerte le llegó el 23 de marzo a los 62 años. Ahora los cantará frente a frente a su Creador.

Noticias relacionadas

El movimiento del péndulo
Cultura · Alver Metalli
Se habla mucho del después de la cuarentena en América Latina, cuando la pandemia pueda ser, si no archivada, al menos domesticada. Es una perspectiva más o menos lejana según los países pero algunos ya imaginan cómo será el nuevo mundo, qué cosas dejaremos de hacer igual y qué cambiará...
18 junio 2021 | Me gusta 3
Vivir de algo más grande
Cultura · Jesús de Alba
Me gustaría comunicar lo que he aprendido durante este extraordinario periodo de la pandemia sanitaria con la que llevamos ya un año largo. Ha sido un periodo fructífero para entender más y mejor de qué está hecha la vida y cómo vivirla mejor, a la estatura de lo humano....
11 junio 2021 | Me gusta 8
Chesterton, defensor de lo obvio
Cultura · Antonio R. Rubio Plo
A la hora de leer un libro de artículos periodísticos no siempre es fácil encontrar un hilo conductor. Puede que exista, o que existan varios a la vez, o simplemente que el autor se proponga salvar, en la medida de lo posible, sus artículos de la inevitabilidad de lo efímero. ...
10 junio 2021 | Me gusta 2
¿Ocaso de la democracia?
Cultura · Francisco Medina
A nadie se le escapa la aceleración de los cambios a los que estamos asistiendo desde hace un par de décadas. Tweets, blogs, libros, revistas y artículos escritos por especializados, opinólogos, expertos… la interpretación de lo que nos sucede, al poder....
30 mayo 2021 | Me gusta 3