Marruecos: ¿modelo de algo?

Mundo · Nuria Madrid
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
19 enero 2012
El miércoles Rajoy empezaba su actividad exterior con la visita ritual a Marruecos. Es una tradición, el presidente del Gobierno de España comienza sus viajes visitando al vecino del sur. Todo han sido buenas maneras y gestos de cordialidad. Rajoy aseguraba que Marruecos se ha convertido en un modelo para los países de la zona, en clara referencia a los cambios que se han producido tras la primavera árabe. Bien está que el presidente tenga buenas palabras, luego ya habrá tiempo para la tensión, para mantener una postura clara, por ejemplo, en el conflicto del Sahara. ¿Las palabras de Rajoy son algo más que una fórmula de cortesía?

Desde que estallaran hace un año las revueltas en el norte de África se han producido dos cambios fundamentales. Mohamed VI, para evitar lo que había sucedido en Egipto y en Túnez, reformó la Constitución. Los cambios no son sustanciales, el rey sigue siendo decisivo, se vuelve a declarar la libertad de culto pero sigue sin haber libertad de conciencia. El segundo cambio es la victoria hace unas semanas del Partido Justicia y Desarrollo, es el partido de los islamistas moderados. El nuevo primer ministro, Abdelilah Benkiran, dice tener como referencia al también Partido de la Justicia y el Desarrollo de Turquía, el de Erdogan.

Muchos en Occidente creen que Erdogan es un modelo de democratización para el islam. Democracia con limitaciones, sin laicismos que en esas tierras no se entenderían y con un islamismo político que no llega al integrismo. La libertad de los cristianos, absolutamente minoritarios tanto en Turquía como en Marruecos, puede ser un buen termómetro de la utilidad del modelo en los dos extremos del Mediterráneo. El modelo turco, a pesar de Erdogan, que ya va por el tercer mandato, sigue siendo una incógnita. No hay modo de saber, de momento, si Erdogan está detrás de los ataques a la libertad religiosa que se producen en su país o si es un auténtico modernizador frente al viejo kemalismo anclado en el Ejército y la Justicia que organiza tramas secretas para asesinar a cristianos y armenios y así hacer posible un golpe como en los años 80. Más interrogante aún es Benkiran.

Los países del norte de África no pueden construir una democracia a la europea, la pregunta sin resolver es si la vía turca y la marroquí es una buena vía.

Noticias relacionadas

En el mundo irreal de Putin, cualquier mentira vale
Mundo · Adriano dell'Asta
En los días que siguieron a la invasión de Ucrania se planteó muchas veces el tema de su posible justificación, una cuestión incluida en el orden del día por el mismo Putin, con una relectura de la historia que tiene unas características digamos que un poco fantasiosas pero que permiten sin...
24 mayo 2022 | Me gusta 0
El voto y la rabia
Mundo · Javier Folgado
Europa ha suspirado aliviada ante la victoria de Macron en Francia ante las dudas que suponía el europeísmo de Le Pen en un contexto marcado por la amenaza rusa. ...
11 mayo 2022 | Me gusta 2
Una lección desde Ucrania
Mundo · Giorgio Vittadini
Primero la crisis financiera, luego el peligro del terrorismo, después el Covid-19 y ahora, cuando la pandemia parecía menos agresiva, la guerra. Parece que los desastres colectivos nunca tienen fin, y traen una sensación de derrota casi inevitable....
5 mayo 2022 | Me gusta 3
Francia y el sentido posmoderno
Mundo · Ángel Satué
En la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas se palpa el sentir de la Nación francesa. Las primeras preferencias del ciudadano francés. En la segunda vuelta, en cambio, se piensa en términos de mal menor, algo no muy de la diosa Razón pero que coloca presidentes en el Elíseo....
22 abril 2022 | Me gusta 4