Autonomías y gasto público

Marías siempre actual

España · Juan Carlos Hernández
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
14 mayo 2012
El necesario recorte del gasto público en lasComunidades Autónomas aconseja releer algunas de las afirmaciones que hacíaJulián Marías en su libro La España Reala mediados de los años setenta. Decía el autor: "Por eso, cuando se preguntacuánta autonomía debe tenerse, hay que contestar: toda la necesaria en cadanivel, desde el ayuntamiento hasta la nación, y nunca la que signifique tomar decisionesunilaterales sin contar con los demás. Lo que no es autonomía es la duplicación(o multiplicación) de las estructuras administrativas, la creación deminiestados que repiten las mismas formas e instituciones en cada nivel. Antetodo, porque es un lujo insostenible, que luego nadie está dispuesto a pagar." 

En otra parte del libro, prosigue: "Laautonomía tiene que asumir, y no duplicar, funciones. Consiste en que lasunidades autónomas hagan las cosas que el Estado Nacional ya no tendrá quehacer. El reverso de la autonomía es la responsabilidad. El estado debe retenersólo las funciones que la sociedad como tal no puede ejercer bien o consuficiente coordinación o vigor. La nación debe reservarse sólo aquellas funcionesque afectan al conjunto del país."

Con la perspectiva que nos da el tiempopasado parece que los temores del filósofo se han cumplido. El "monstruo"burocrático en España ha crecido de un modo desmesurado siendo las ComunidadesAutónomas unas de los principales responsables del déficit. Esta toma dedecisiones unilaterales que decía Julián Marías lleva a verdaderas aberracionescomo, por ejemplo, la construcción de aeropuertos que apenas se usan, o a ladescoordinación en áreas como la sanidad y la justicia entre diferentesAutonomías.

Otro ejemplo sintomático es la disminución enla inversión en Investigación y Educación (es verdad, que habrá que recortar entodos los sectores) y, sin embargo, se siguen asumiendo los gastos que generanlas Televisiones Públicas tanto estatales como autonómicas de dudosa utilidadpública. Esto dice muy poco del deseo de construir a largo plazo de nuestrospolíticos más preocupados en tener instrumentos de propaganda partidista ya seaa nivel estatal o regional.

Me parece positiva la descentralización, enel fondo muestra una mentalidad subsidiaria del Estado, pero usando comocriterio la mejora de la gestión y el bien común y no como cota de poder delpartido nacionalista de turno. Estos partidos poseen una influencia desproporcionadafruto de la debilidad de los grandes partidos nacionales o de su incapacidadpara hacer un camino común en algunas cuestiones esenciales.

Hará falta un coraje muy grande y altura demiras por parte del Gobierno… y del principal partido de la oposición paradiscernir qué competencias debe asumir el Estado, contrarrestando la fuerza centrífugade los nacionalismos y qué competencias deben ser o deben permanecertransferidas. Esta podría ser una buena receta para ayudar a salir de lacrisis.

Noticias relacionadas

El estado anímico del votante
España · Javier Folgado
A pesar de todas sus diferencias ideológicas, a María, Jesús, Daniel, Laura les preocupan más o menos las mismas cosas en su día a día....
2 julio 2021 | Me gusta 5
Un perdón real y verdadero genera memoria democrática
España · Francisco Medina
En este mundo en que vivimos, el espacio intermedio en el que cada uno de nosotros hace acto de presencia, inter-accionamos. Ejercemos nuestra posibilidad de actuar, fruto de una decisión nuestra, y podemos generar un mundo más humano… o no. Para bien o para mal, nuestras acciones pueden generar...
1 julio 2021 | Me gusta 5
Nacionalismo, Freud y principio de realidad
España · Ángel Satué
Ser español. Una identidad nacional que es premisa fundamental en mi persona. Verdadera. Compruebo que me corresponde. Como respirar y comer, como amar y soñar. ...
25 junio 2021 | Me gusta 3