Luces y sombras del primer año del Gobierno Renzi

España · PaginasDigital
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 2.646
21 febrero 2015
Se cumple mañana un año desde que Matteo Renzi y sus ministros tomaran posesión como miembros del nuevo Ejecutivo italiano. Llega, por tanto, el momento de hacer balance. Y ya podemos adelantar que hay más luces que sombras, pero también que sigue habiendo muchas incertidumbres y, sobre todo, muchas cosas que cambiar. Ha sido un año en conjunto positivo para el país, sin embargo hacen falta muchos más años así para resolver más de dos décadas de inmovilismo.

Renzi consideraba que las reformas políticas debían ser prioritarias con respecto a las reformas económicas, porque, a su juicio, el problema de Italia era de acción política y no de fallo estructural económico. Lo cierto es que el país arrastraba una serie de problemas no resueltos que para nada facilitaban la labor de cualquier Gobierno. Uno de ellos era el célebre ´bicameralismo perfecto´, que en este momento bastante poco tenía de ´perfecto´ y sí de ´paralizador´ de los proyectos legislativos. Otra cuestión a resolver era la ley electoral, porque, cuando Renzi llegó al poder, la última (Ley Porcellum) había sido tumbada por inconstitucional y por tanto había que aprobar una nueva donde, además, se favoreciera un sistema bipartidista. Por último, estaba el problema del marco laboral, en un país cuyo Estatuto de los Trabajadores estaba más que anquilosado con respecto a las normas actuales, y cuya antigüedad se remontaba a casi medio siglo antes.

Para afrontar todo esto Renzi hizo lo que nadie se hubiera esperado de un dirigente del Partido Democrático (PD): forjar un pacto con el archienemigo de la izquierda italiana, Silvio Berlusconi, quien sólo mes y medio antes había sido expulsado del Parlamento italiano al estar condenado por fraude fiscal en sentencia firme. Los dirigentes de la ´vieja guardia´ del PD (D´Alema, Bersani, Bindy) pusieron el grito en el cielo, pero lo cierto es que este acuerdo con Berlusconi (conocido como ´Pacto del Nazareno´) le permitió llevar adelante reformas muy importantes, como la de una nueva ley electoral (a la que se conocería como Italicum) y una reforma laboral en el sentido de liberalizarlo en aras a lograr mayores inversiones que posibilitaran el crecimiento del país. Mientras, la eliminación del ´bicameralismo perfecto´, con la transformación del Senado en una Cámara de las Regiones, se encuentra todavía a medias: pasó una primera votación en el Senado en agosto pasado, pero todavía le quedan muchos trámites, entre ellos la aprobación de la otra cámara parlamentaria, la Cámara de los Diputados.

Y para coronar este año Renzi marcó todo un hito con la histórica elección del prestigioso jurista y exministro Sergio Mattarella para la presidencia de la República, logrando que su partido se uniera para sacar adelante este candidato y logrando nada menos que 665 votos para Mattarella, cuando le bastaba con 505. Claro que para que ello fuera posible no tuvo más remedio que dinamitar su pacto de gobierno con Berlusconi, y aquí viene la primera sombra, y es saber cómo piensa sacar adelante las nuevas medidas en el terreno legislativa sin los votos que le daba la formación del exPrimer Ministro, que ya ha avisado que da por roto el acuerdo de gobierno.

Otra sombra en el primer año de gobierno de Matteo Renzi es el tema del crecimiento económico: en todo el año 2014, del que Renzi ha sido Primer Ministro en el conjunto del mismo salvo las primeras ocho semanas, Italia ha seguido decreciendo, hasta dejar el PIB del año pasado en un -0.4%. Y las previsiones para este año no son mucho mejores, ya que los organismos internacionales no le dan más de un +0.5%. Y es que, a pesar de la reforma laboral, la obligatoriedad de los empresarios de tener que readmitir a los trabajadores despedidos si el despido es declarado improcedente constituye una clara desventaja con respecto a la vecina España, donde esto no sucede. A todo ello hay que sumarle el paulatino envejecimiento del país (que hace cada vez mayor el gasto en pensiones) y el aumento de la deuda nacional, situada ya en 135% del PIB nacional: no resulta de extrañar, por tanto, que la prima de riesgo italiana siga sin bajar de los 100 puntos porcentuales. Los inversores siguen sin fiarse de Italia.

En suma, un año positivo para Italia, pero veremos cómo resuelve Matteo Renzi el problema del crecimiento económico, que es su auténtica ´espada de Damocles´. No resultaría de extrañar, por tanto, que en cuanto entrara en vigor la nueva ley electoral, el Presidente Mattarella no tuviera más remedio que convocar nuevas elecciones. Y, hasta ese momento, habrá que cuánto aguanta la popularidad de Matteo Renzi, que hoy por hoy no tiene rival político que eso será algo que no se perpetuará sine die.

Noticias relacionadas

Un mena: 4.700 euros
España · C.M.
Lo que más me entristeció de ese día fue tener la tentación de mirar hacia otro lado. ...
3 mayo 2021 | Me gusta 5
Aprender de la crisis para descubrir lo que nos une
España · Ignacio Carbajosa
A veces es necesario un ejercicio de razón, ligado a la memoria, para sorprender en acción “eso que nos acomuna”, de modo que podamos caer en la cuenta de que es mucho más real, concreto y digno de atención que las descalificaciones que gratuitamente lanzamos de un bando a otro. ...
28 abril 2021 | Me gusta 32
Votar y reconstruir
España · Compañía de las Obras
El 4 de mayo los madrileños elegirán a sus representantes en la asamblea regional. Las citas electorales son siempre ocasión para mirar lo que ha sucedido, tomar conciencia de lo que aún no está resuelto y hacer propuestas para mejorar. ...
28 abril 2021 | Me gusta 11