Los ´no deseados´ alzan la voz en la Ciudad de México

Mundo · Jorge E. Traslosheros (Ciudad de México)
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
9 diciembre 2009
"Mi ciudad es chinampa en un lago escondido". Así dice la canción de Guadalupe Trigo en homenaje a la ciudad de México. Ya no lo es más. Si acaso es una trampa en una cloaca oculta y que ahora se abre dejando al descubierto su podredumbre. Hoy la nota se la llevan los esclavos descubiertos en la Central de Abastos. Los casos se multiplican, se amontonan como la basura. Esta vez la denuncia provino de las personas más frágiles que habitan la Ciudad, aquéllos que sufren el peso de su indecible violencia cotidiana. Me refiero a los niños que viven en la calle, éstos que son los débiles entre los débiles, los "no deseados", que es peor que ser "olvidados". En el olvido existe la posibilidad de esquivar la violencia. Al no deseado se le persigue sin misericordia.

Les conocí hace tiempo, cuanto estuve en Hogares Providencia con el hombre que más los ha amado, un sacerdote que fue para ellos un padre y que con enorme cariño llamaron Chinchachoma. Estos niños son violentos, atrabancados, sensitivos, marrulleros y pícaros. Y sin embargo, tienen un profundo sentido de la dignidad, de la justicia, del honor y de la verdad, cuyo valor conocen de sobra porque viven en medio de mentiras, de horrores, porque su humanidad es pisoteada en cada momento por las redes del crimen organizado y por las autoridades de la ciudad. Gracias a ellos hoy sabemos no solamente del caso de los esclavos, también de la limpieza social a la que es sometida la ciudad durante las giras de Marcelo Ebrard, el flamante jefe de Gobierno.

Muchos horrores permanecen ocultos en esta ciudad. Ante ellos, los que vemos y los que ignoramos, Pablo Hiriart -director del periódico La Razón– ha lanzado una pregunta que aquí retomo: "¿En qué sociedad vivimos, que ha dejado de interesarnos que niños en manos del Gobierno sean vendidos, rifados, diseccionados, regalados o exportados?". Existe respuesta, pero nos negamos a aceptarla. Vivimos en una ciudad gobernada por la "vanguardia" de una propuesta cultural que mide a las personas por el principio de utilidad, que considera a los seres humanos como objetos de uso para el cumplimiento de deseos personales, y que a eso llama libertad.

Este Gobierno proclama como un triunfo de la razón el avance hacia la eliminación de ese nuevo tipo de seres humanos de desecho, los llamados "no deseados", a través de la eutanasia, la eugenesia o el aborto. Que nadie se escandalice. Todo está relacionado. Cuando se desprecia la vida en un lugar, se termina por despreciarla en toda circunstancia. El desprecio a la vida no es el triunfo de la razón, es la mentira de siempre, aquélla que dice que hay humanos que merecen vivir y que otros merecen morir, por lo regular justificado en supuestas razones "humanitarias".

Como historiador de la justicia que soy, he visto repetirse en el pasado lo que hoy veo y escucho una y otra vez. Siempre el mismo argumento: que sólo se podrá ser una sociedad más libre y mejor si se elimina a los "no deseados", a los "hijos por accidente", a los "enfermos terminales", "a los ancianos", a ése cuya vida "no vale la pena ser vivida". ¡Pamplinas! La misma mentalidad, el mismo desprecio, la misma mentira. Que a nadie sorprenda que hayan sido los "no deseados" los que hicieron la denuncia, que sean ellos los que hayan hecho relucir la verdad por difícil que ésta sea. Dios ha hablado por su boca, ¿quién permanecerá ciego y sordo ante la verdad, quién paralítico ante la injusticia?

Noticias relacionadas

El voto y la rabia
Mundo · Javier Folgado
Europa ha suspirado aliviada ante la victoria de Macron en Francia ante las dudas que suponía el europeísmo de Le Pen en un contexto marcado por la amenaza rusa. ...
11 mayo 2022 | Me gusta 2
Una lección desde Ucrania
Mundo · Giorgio Vittadini
Primero la crisis financiera, luego el peligro del terrorismo, después el Covid-19 y ahora, cuando la pandemia parecía menos agresiva, la guerra. Parece que los desastres colectivos nunca tienen fin, y traen una sensación de derrota casi inevitable....
5 mayo 2022 | Me gusta 3
Francia y el sentido posmoderno
Mundo · Ángel Satué
En la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas se palpa el sentir de la Nación francesa. Las primeras preferencias del ciudadano francés. En la segunda vuelta, en cambio, se piensa en términos de mal menor, algo no muy de la diosa Razón pero que coloca presidentes en el Elíseo....
22 abril 2022 | Me gusta 4
Ver la belleza despierta el corazón
Mundo · Emilia Guarnieri
Estamos hechos para la belleza. ¿Pero con qué ánimo podemos hablar de belleza en medio de la guerra de Ucrania? ¿Qué puede arrancarnos de la nada?...
20 abril 2022 | Me gusta 2