Los mundos de Coraline

Cultura · Juan Orellana
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
3 junio 2009
El famoso director Henry Selick, que fascinó al mundo de la animación con dos largometrajes inolvidables -Pesadilla antes de Navidad y James y el melocotón gigante- vuelve a revolucionar el género con la primera película en 3D estereoscópico rodada por el sistema Stop motion: Los mundos de Coraline. Se trata de una adaptación de la novela infantil Coraline, de Neil Gaiman, una historia de fantasía y mundos paralelos que aborda cuestiones de indudable actualidad. Coraline es una hija única que ve con tristeza cómo sus padres nunca tienen tiempo para ella. Un día descubre un pasadizo que le conduce a un mundo aparentemente feliz, con unos padres que parece le hacen mucho caso. Pero no es oro todo lo que reluce.

Con muchos referentes literarios como Alicia en el País de las Maravillas o Hansel y Gretel, Selick despliega un fascinante e imaginativo mundo visual en tres dimensiones que se entroniza rápidamente como uno de los mayores espectáculos cinematográficos de la temporada. La paternidad, los falsos paraísos, el equívoco de las apariencias… son temas que se declinan para llegar a la misma conclusión que El mago de Oz, que en casa se está mejor que en ninguna parte…, aunque la casa no sea perfecta.

Concebida como una película infantil, los más pequeños pueden perderse ante un complicado argumento o sucumbir ante el tenebrismo de ciertas situaciones. También hay algún guiño demasiado adulto. Pero los niños mayores de 11 de años disfrutarán con este derroche de estilo visual y con interesantes moralejas. 54 platós y 18 meses de rodaje obligan a ver este film sólo en salas que exhiban su versión estereoscópica.

Noticias relacionadas

Con la lámpara encendida
Cultura · Javier Mª Prades López
Publicamos la homilía de Javier Prades durante el funeral de Mikel Azurmendi el pasado 9 de agosto en la parroquia del Espíritu Santo de San Sebastián...
12 agosto 2021 | Me gusta 9