Los esclavos felices: nueva ley catalana de voluntariado

Mundo · Roberto Veira
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 230
28 enero 2014
El Parlamento catalán discute ahora el proyecto de ley de voluntariado. Nueva vuelta de tuerca al intervencionismo del Estado, que a cambio de obediencia debida, y con la connivente ignorancia de los ciudadanos, consolida su política clientelar.

El Parlamento catalán discute ahora el proyecto de ley de voluntariado. Nueva vuelta de tuerca al intervencionismo del Estado, que a cambio de obediencia debida, y con la connivente ignorancia de los ciudadanos, consolida su política clientelar.

A pesar de lo que propone la Carta europea para los voluntarios de que “el trabajo voluntario no debe ser un privilegio de ciertos grupos de la sociedad”, el propósito que se pretende con esta ley no es otro que el de beneficiar al sector más duro de las organizaciones de voluntariado con concesiones políticas.

El proyecto de ley se configura como un acuerdo entre las organizaciones de voluntariado catalanas y la Generalitat, para delimitar aquello que hacen las organizaciones más importantes o las que más peso político tienen y, diferenciándolo del resto, regular qué es y qué no es voluntariado. Las que no entren en el denominado censo de organizaciones de voluntariado dejarán de recibir subvenciones públicas, ni participarán de la interlocución con la Administración.

La inquietante redacción de la propuesta comienza en su objeto. Según éste, el voluntariado es la puesta en marcha de actividades encaminadas a “transformar la sociedad”, sin explicar a qué se refiere esto.

No se trata, por tanto, de fomentar oportunidades para todos y especialmente para los más vulnerables, sino de trabajar en los ámbitos previamente definidos en la ley (art. 4), en lugar de dar libertad, conforme a la supuestamente reconocida (art. 3) “independencia de los poderes públicos”.

Y es que sólo se consideran voluntarios los que realizan actividades de voluntariado a través de entidades privadas sin ánimo de lucro. Lo que descarta la posibilidad de que haya por ejemplo voluntarios dependientes directamente de la Administración Pública, en un polideportivo municipal, una biblioteca, en protección civil, etc.

También se excluye el voluntariado académico porque considera que si un estudiante recibe créditos, no es voluntariado.

Tampoco se honra la libertad de las organizaciones de regular el contenido de su relación, respetando su diversidad, tamaño e ideario, sino que se entra a regular pormenorizadamente derechos y obligaciones, sobradamente reconocidos en la Declaración Universal sobre el Voluntariado.

No se puede negar la herencia genética de los autores que, al hablar del fomento del voluntariado, en el artículo 15, no hablan de subvenciones, sino de convocar regularmente programas de apoyo, no sea que se comprometan los presupuestos futuros y haya que cumplirlos.

El proyecto de ley de Cataluña, al fijar límites en tantos aspectos sobre lo que es y no es voluntariado, resulta excluyente en algo tan abierto, espontáneo y libre como es el voluntariado y es contrario a la diversidad, riqueza y tradición del movimiento voluntario universal, y también del catalán.

Noticias relacionadas

Librarnos de las batallas culturales
Mundo · Francisco Medina
El pasado 24 de junio, la Supreme Court norteamericana dictó sentencia en el que venía a rectificar el criterio sentado en pronunciamientos anteriores en relación a la cuestión del aborto (en concreto, en la famosa Sentencia Roe vs. Wade y en otra, Planned Parenthood of Southeastern Pa. vs...
1 julio 2022 | Me gusta 4
La violencia nunca es la última palabra
Mundo · Pierluigi Banna
Este año Pentecostés no solo se celebró en la iglesia de San Francisco en Owo (Nigeria) sino que se “consumó”. El martirio, que nunca debe buscarse directamente, siempre representa un reclamo potente al verdadero sentido de Pentecostés, no solo para los cristianos sino también para quien...
17 junio 2022 | Me gusta 1
Elecciones legislativas francesas: LIF y 3i
Mundo · Ángel Satué
En Francia hay elecciones legislativas este fin de semana. Una nueva primera vuelta, en un país que viene dividido de serie de las elecciones presidenciales, y que se dividirá aún más políticamente si en cada circunscripción se va a una segunda vuelta, pues en estas se vota para que otro no...
10 junio 2022 | Me gusta 2
En el mundo irreal de Putin, cualquier mentira vale
Mundo · Adriano dell'Asta
En los días que siguieron a la invasión de Ucrania se planteó muchas veces el tema de su posible justificación, una cuestión incluida en el orden del día por el mismo Putin, con una relectura de la historia que tiene unas características digamos que un poco fantasiosas pero que permiten sin...
24 mayo 2022 | Me gusta 0