Lo que distingue a un católico en la política

Mundo · Giorgio Vittadini
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
10 junio 2008
En Italia continúa, prácticamente sin solución de continuidad, la discusión sobre el papel de de los católicos en la vida política. Después de las valoraciones sobre su peso en el nuevo Gobierno italiano, los máximos exponentes de la oposición han vuelto a ponerse en guardia frente al peligro de que la Iglesia actúe como una suerte de organización al servicio del poder. Como se ha puesto de manifiesto, el problema es otro y está más allá de esa simple contraposición, que sería más propia del siglo XIX.

A los que se preocupan por la presencia -escasa o excesiva, según se mire desde derecha o izquierda- de los católicos en el poder, les recuerdo lo que respondía don Giussani en una entrevista publicada en La Stampa en 1996. A la pregunta: "¿Pero usted se sentiría más seguro con un cristiano en el Gobierno?", el sacerdote milanés respondía: "No. El problema es la sincera dedicación al bien común y una competencia real y adecuada. Se puede ser un cristiano cuya honestidad y competencia dejen lugar a dudas". Muchos ejemplos en estos 60 años de historia de nuestra república así lo demuestran.

Desde los años 50 en adelante, muchos católicos, paradójicamente aliados de aquéllos que hoy tienen miedo de la intervención de la Iglesia, se han convertido en los más feroces defensores, incluso en los últimos tiempos, de un estatalismo "bueno", que está en la raíz de gran parte de los males que Italia padece en la actualidad. Pero ahora, para evitar el riesgo de un poder que le ponga fin, ¿hay que refugiarse en un espiritualismo desencarnado? Más bien, como dijo el Papa en la asamblea general de la Conferencia Episcopal Italiana, frente al desafío del relativismo y del nihilismo que afecta a todos, lo que hace falta son "educadores que sepan ser testigos creíbles de esa realidad y de esos valores sobre los cuales es posible construir tanto la existencia personal como proyectos de vida común y compartida".

El cristianismo tiene una incidencia histórica real cuando es visto no como una ideología teórica sino como una experiencia personal en la que se mira y se sigue una Presencia misteriosa y amiga que está en la realidad. Quien vive así resulta útil para la sociedad humana porque toma conciencia del deseo de bien que alberga en su corazón, hace suyas las verdaderas necesidades de cualquier hombre, empieza a construir obras que son formas de vida nueva, sabe pedir a la política que salvaguarde la afirmación de aquellos valores que hacen más humana la convivencia de todos. Y si hace política, la renueva, con paciencia, desde dentro, sea cual sea su puesto y su tarea.

Noticias relacionadas

El voto y la rabia
Mundo · Javier Folgado
Europa ha suspirado aliviada ante la victoria de Macron en Francia ante las dudas que suponía el europeísmo de Le Pen en un contexto marcado por la amenaza rusa. ...
11 mayo 2022 | Me gusta 2
Una lección desde Ucrania
Mundo · Giorgio Vittadini
Primero la crisis financiera, luego el peligro del terrorismo, después el Covid-19 y ahora, cuando la pandemia parecía menos agresiva, la guerra. Parece que los desastres colectivos nunca tienen fin, y traen una sensación de derrota casi inevitable....
5 mayo 2022 | Me gusta 3
Francia y el sentido posmoderno
Mundo · Ángel Satué
En la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas se palpa el sentir de la Nación francesa. Las primeras preferencias del ciudadano francés. En la segunda vuelta, en cambio, se piensa en términos de mal menor, algo no muy de la diosa Razón pero que coloca presidentes en el Elíseo....
22 abril 2022 | Me gusta 4
Ver la belleza despierta el corazón
Mundo · Emilia Guarnieri
Estamos hechos para la belleza. ¿Pero con qué ánimo podemos hablar de belleza en medio de la guerra de Ucrania? ¿Qué puede arrancarnos de la nada?...
20 abril 2022 | Me gusta 2