Llega un hombre de Dios

Mundo · Luis Peral, senador
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
23 marzo 2013
La elección del Papa Francisco ha sido recibida con inmensa alegría en la Iglesia Católica y también por muchos miembros de otras religiones y personas sin confesión alguna.

Para dirigir la Iglesia Católica comoVicario de Cristo en la Tierra llega un hombre de Dios, sencillo, humilde yaustero, pero también un jesuita con la capacidad para la evangelización y elrigor intelectual que tanto han caracterizado a los miembros de la Compañía deJesús desde su fundación en 1540.

Viene de Iberoamérica, la parte del mundodonde viven más católicos, pero donde también existen muy graves desigualdadessociales que requieren de los católicos aportar soluciones que no pasen porpopulismos irresponsables que comprometen el futuro de los países ni porindividualismos egoístas que desprecian la dignidad humana.

El Cardenal Bergoglio ha acreditadodurante toda su vida sacerdotal un firme compromiso con los más necesitados:familias desfavorecidas, jóvenes en riesgo de exclusión social, embarazadas sinapoyos, inmigrantes sin recursos, drogodependientes,…

Pero también ha dejado claro que si laIglesia no confiesa a Jesucristo se convertiría en una ONG piadosa. Una Iglesiaconvocada a la Nueva Evangelización de Occidente, donde han crecido tanto elrelativismo moral y la descristianización de la Sociedad. Y donde hacen faltainiciativas como la de la Archidiócesis de Buenos Aires con su ServicioSacerdotal de Urgencia para asistir de 9 de la noche a 6 de la madrugada aenfermos graves.

El nuevo Papa no nos va a poner las cosas fácilesa los católicos. Recogiendo el mensaje de sus antecesores Juan Pablo II yBenedicto XVI nos va a pedir que demos testimonio de nuestra fe, que algunosquisieran reducir al ámbito privado, y además que tengamos un especialcompromiso con los más necesitados de todos los países del mundo. Lospreferidos de Cristo.

Francisco será un gran Papa pero tambiénun gran Papa necesita la ayuda de todos nosotros, con nuestros defectos ynuestras limitaciones, para la Nueva Evangelización y para promover en estaTierra la paz, la justicia social y el mensaje de Cristo. Empieza una nuevaetapa en la Iglesia eterna.

Noticias relacionadas

El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2
Hablarse de corazón a corazón
Mundo · Giovanna Parravicini
La historia favorece un tiempo nuevo, sobre todo en el diálogo interreligioso. Un tiempo de encuentros donde se puede hablar de corazón a corazón...
5 marzo 2021 | Me gusta 3