Lila Downs, mestizaje fronterizo

Cultura · Enrique Chuvieco
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
21 diciembre 2008
Dicen que en directo arrasa con su carisma y voz de espectro amplio. Oírla en Black magic woman (Carlos Santana), cantada en inglés y castellano, es una experiencia enriquecedora, al igual que el resto de temas de Shake away (Ojo de culebra). Es Lila Downs (1968, Oaxaca-México), una fusión colorista de sorpresas.

Lo mismo recuerda a cualquiera de las grandes vocalistas negras que a la voz aguardientosa de su compatriota Chavela Vargas en algunos de los corridos del disco. Conoce vivencialmente a fondo las dos márgenes del río Bravo o río Grande, según le denominan en México y Estados Unidos, respectivamente, porque nació en el primero y ha vivido mucho tiempo en California.

Interpreta en maya, náhuatl, mixteco y zapoteco (en este disco canta sólo en inglés y castellano), mixturas que continúan en ritmos gospel (espirituales negros), hip-hop, boleros, cumbias, corridos, melodías tradicionales del país, "rocanroles fronterizos"…; en sus lazos familiares (de padre escocés y madre mexicana) y continúan con su marido norteamericano. Para Shake away ha contado, entre otros, con Enrique Bunbury, LaMari (Chambao) o Mercedes Sosa.

Oír Ojo de culebra me fue reportando la sorpresa tema a tema, llave necesaria para atreverme con el papel en blanco y compartir con el lector la experiencia de que el talento y la novedad continúan dándose en la música. Para quien quiera saborearlo.

Lila, ¿cuándo vienes por Madrid?

Noticias relacionadas

EncuentroMadrid. Más allá del optimismo, la esperanza
Cultura · Elena Santa María
Decía recientemente J.Á. González Sainz en este periódico que lo llenamos todo de ruido, los bares, las tiendas, las calles… pero “un alma está hecha de preguntas y de voces interiores, y si el alma está ensordecida por el ruido el alma no respira”. ...
15 octubre 2021 | Me gusta 3
Wittgenstein y el sentido de la vida
Cultura · Costantino Esposito
Hace cien años se publicaba su Tractatus logico-philosophicus. El filósofo vienés ponía en el centro de su reflexión el límite o la imposibilidad del decir. Solo cuando se acepta el límite del conocimiento se abre el discurso al Misterio. ...
6 octubre 2021 | Me gusta 2