Lila Downs, mestizaje fronterizo

Cultura · Enrique Chuvieco
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
21 diciembre 2008
Dicen que en directo arrasa con su carisma y voz de espectro amplio. Oírla en Black magic woman (Carlos Santana), cantada en inglés y castellano, es una experiencia enriquecedora, al igual que el resto de temas de Shake away (Ojo de culebra). Es Lila Downs (1968, Oaxaca-México), una fusión colorista de sorpresas.

Lo mismo recuerda a cualquiera de las grandes vocalistas negras que a la voz aguardientosa de su compatriota Chavela Vargas en algunos de los corridos del disco. Conoce vivencialmente a fondo las dos márgenes del río Bravo o río Grande, según le denominan en México y Estados Unidos, respectivamente, porque nació en el primero y ha vivido mucho tiempo en California.

Interpreta en maya, náhuatl, mixteco y zapoteco (en este disco canta sólo en inglés y castellano), mixturas que continúan en ritmos gospel (espirituales negros), hip-hop, boleros, cumbias, corridos, melodías tradicionales del país, "rocanroles fronterizos"…; en sus lazos familiares (de padre escocés y madre mexicana) y continúan con su marido norteamericano. Para Shake away ha contado, entre otros, con Enrique Bunbury, LaMari (Chambao) o Mercedes Sosa.

Oír Ojo de culebra me fue reportando la sorpresa tema a tema, llave necesaria para atreverme con el papel en blanco y compartir con el lector la experiencia de que el talento y la novedad continúan dándose en la música. Para quien quiera saborearlo.

Lila, ¿cuándo vienes por Madrid?

Noticias relacionadas

Un Hemingway inglés
Cultura · Silvia Guidi
Se acaban de cumplir treinta años de la muerte de Graham Greene, un escritor que sabía ver “la belleza que existe de verdad, no imaginaria, en lo que todos, convencionalmente, consideran y llaman feo, torcido, desagradable”....
6 mayo 2021 | Me gusta 4
La dificultad para ver a Cristo
Cultura · Angelo Scola
El nuevo dios con minúscula nos domina hasta tal punto que corremos el riesgo de volvernos incapaces de captar el misterio. Pero hay una alternativa...
8 abril 2021 | Me gusta 5