Leopardi y Van Gogh: dos hombres con un mismo deseo

España · PaginasDigital
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
15 octubre 2013
«No poder estar satisfecho por cosa terrena. Ni siquiera, por el mundo  entero. Considerar la inmensidad inabarcable del espacio, el número y la  mole de estrellas y encontrar que todo es poco, pequeño para la  capacidad del alma. Imaginar el número de mundos infinitos, y el  universo infinito y sentir que nuestro ánimo y nuestro deseo son más  grandes que el universo; y acusar siempre la insuficiencia y nulidad de  las cosas, y padecer carencia, vacío, y aburrimiento, paréceme el mayor  signo de grandeza y de nobleza que se puede ver en la naturaleza humana». (Giacomo Leopardi, Zilbadone) Vicent van Gogh, La noche estrellada (1889)

Vicent van Gogh, La noche estrellada (1889). Museo de Arte Moderno, Nueva York.

«No poder estar satisfecho por cosa terrena. Ni siquiera, por el mundo entero. Considerar la inmensidad inabarcable del espacio, el número y la mole de estrellas y encontrar que todo es poco, pequeño para la capacidad del alma. Imaginar el número de mundos infinitos, y el universo infinito y sentir que nuestro ánimo y nuestro deseo son más grandes que el universo; y acusar siempre la insuficiencia y nulidad de las cosas, y padecer carencia, vacío, y aburrimiento, paréceme el mayor signo de grandeza y de nobleza que se puede ver en la naturaleza humana». (Giacomo Leopardi, Zilbadone)

Mi profesor de Teoría del Arte, Guillermo Solana, decía que a diferencia de Gauguin, Van Gogh se resistía a pintar composiciones de tema cristiano de su propia invención; sin embargo, no renunció a copiar cuadros religiosos de Rembrandt o Delacroix, ni a introducir un simbolismo místico latente en sus retratos y paisajes. El tema de la noche estrellada le sirvió en este sentido. Ante todo, era un desafío a toda concepción estrictamente óptica y naturalista de la pintura; pues la oscuridad de la noche roza los límites de lo representable. Pero además, el nocturno podía expresar la superación del tiempo y el anhelo de eternidad. Van Gogh creía que la muerte podía ser sólo el umbral de otra vida, el comienzo de un viaje a las estrellas, donde se continuaría la existencia en su nivel superior (en sus cartas compara el cielo estrellado con un mapa con las ciudades a las que uno puede dirigirse). Este paisaje es una imagen de la muerte, pero no un memento mori pavoroso ni un apocalipsis donde el cielo se viene abajo, como a veces se ha interpretado. Van Gogh no quería pintar la noche en blanco y negro, como ausencia de color, sino con colores más intensos y exaltados que el día. Con tales colores pretendía conjurar el terror y ofrecer una imagen embellecida, eufemística, de la muerte como promesa de paz y vida eterna.

Noticias relacionadas

Joseba Arregi. Un abrazo para la eternidad
España · Juan Carlos Hernández
“Todos compartimos esa base de debilidad, de sufrimiento, de dolor, de ser contingentes, de tener que morir. Desde ahí podemos encontrarnos unos a otros”. Hace unos meses escribía esto para nuestro periódico nuestro querido amigo Joseba Arregi, que ha fallecido en Bilbao tras una larga y dura...
15 septiembre 2021 | Me gusta 3
El estado anímico del votante
España · Javier Folgado
A pesar de todas sus diferencias ideológicas, a María, Jesús, Daniel, Laura les preocupan más o menos las mismas cosas en su día a día....
2 julio 2021 | Me gusta 6
Un perdón real y verdadero genera memoria democrática
España · Francisco Medina
En este mundo en que vivimos, el espacio intermedio en el que cada uno de nosotros hace acto de presencia, inter-accionamos. Ejercemos nuestra posibilidad de actuar, fruto de una decisión nuestra, y podemos generar un mundo más humano… o no. Para bien o para mal, nuestras acciones pueden generar...
1 julio 2021 | Me gusta 6