Las hostilidades internas y la política: la metamorfosis de Comunión y Liberación

Sociedad · Antonio Polito
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 9
4 septiembre 2023
Antonio Polito, codirector del Corriere della Sera, comenta "La profecía de CL". Un libro escrito por Marco Ascione que narra la historia del movimiento de CL con (y después de) Carrón. Una investigación que ayuda a superar la percepción común de una realidad considerada "integrista y orientada a los negocios".

Lo que hace interesante, me atrevería a decir inquietante, a Comunión y Liberación, incluso para nosotros, no creyentes, es la constante búsqueda de sentido: «El no poder ser satisfecho por cosa terrena alguna ni, por así decirlo, por toda la tierra… y encontrar que todo es pequeño e insignificante en comparación a la  capacidad del propio corazón» (Giacomo Leopardi). En última instancia, esta es la gran necesidad de nuestra época: «Quien tiene un por qué para vivir puede soportar casi cualquier cómo» (Friedrich Nietzsche).

Por lo tanto, la investigación que Marco Ascione ha llevado a cabo sobre CL y  dentro de CL, con  la distancia, curiosidad y meticulosidad de gran periodista, es bienvenida. De hecho, nos ayuda a superar el lugar común que ha durado mucho tiempo, según el cual este movimiento eclesial fundado por el carismático don Luigi Giussani no sería más que la forma moderna asumida por un cierto catolicismo integrista y centrado en los negocios, dedicado a obras y al centro-derecha. Nada más superficial. Y es precisamente la historia que relata Ascione, desde la revolución de Julián Carrón hasta su renuncia como líder de la Fraternidad, la que lo demuestra.

En el corazón del tormento de Comunión y Liberación, al igual que en otros movimientos carismáticos, hay una gran pregunta que concierne a toda la Iglesia, y que se puede resumir en la profecía de Ratzinger. En 1969, cuatro años después del final del Concilio Vaticano II y poco después de la gran ruptura de 1968, el entonces profesor Ratzinger predijo cuál sería el futuro de la secularización: «De la crisis actual surgirá una Iglesia que habrá perdido mucho. Se volverá pequeña y tendrá que comenzar más o menos desde el principio… porque el número de sus fieles disminuirá, también perderá gran parte de sus privilegios sociales… será vista mucho más como una sociedad voluntaria, a la que se entra por decisión propia… comenzará de nuevo con pequeños grupos, movimientos y una minoría que pondrá la fe y la oración en el centro de la experiencia… será una Iglesia más espiritual, que no asumirá un mandato político coqueteando ahora con la izquierda y luego con la derecha».

Realizar este nuevo destino de «minoría creativa» de los cristianos ha sido la misión de Comunión y Liberación bajo la dirección de Carrón, que ha durado desde 2005 hasta 2021. El punto en el que constantemente insistió este sacerdote, nacido en Extremadura y elegido sorprendentemente por Giussani mismo para sucederlo, fue el rechazo de una concepción «cómoda» del cristianismo, entendido como un conjunto de «reglas morales, aspectos sentimentales o formalismos religiosos». Así, se adhirió plenamente, hasta el punto de provocar una ruptura interna en el movimiento, al magisterio de Francisco: «La Iglesia crece no por proselitismo, sino por atracción». Para él, al igual que para Giussani, el cristianismo no es una doctrina, sino la descripción de un evento real, «un encuentro, una historia de amor, un acontecimiento», como dijo Benedicto XVI en el funeral del fundador. El cristianismo, como fue en sus inicios, antes de convertirse en Imperio, no necesita poder, sino libertad: «La verdad no se afirma sino por la fuerza de la verdad misma». Puede ser transmitido solo «por envidia», por contagio: el hombre contemporáneo se siente atraído por él si puede experimentar el sentido de plenitud que solo el encuentro con Cristo puede dar.

Después de esta larga introducción «religiosa», en la que el autor enmarca adecuadamente la historia de CL en la mayor tormenta que sacude a la Iglesia, se vuelve mucho más fácil entender por qué don Carrón fue protagonista de un profundo cambio en la vida de la Fraternidad. El punto de inflexión fue el 1 de mayo de 2012, cuando con una carta a Repubblica, el presidente de CL literalmente pidió perdón al movimiento por los asuntos, a menudo penales, en los que se vio envuelto: «Siento un dolor indescriptible», escribió, «al ver lo que hemos hecho de la Gracia que hemos recibido. Si el movimiento es constantemente identificado con la negociación del poder, el dinero, y los estilos de vida que nada tienen que ver con lo que hemos encontrado, debemos haber dado alguna excusa». Esto se debió en gran parte a Roberto Formigoni, conocido como «el Celeste», el verdadero líder de la ala política de CL, tres veces gobernador de Lombardía, quien fue condenado en 2019 a 5 años y 10 meses de prisión por corrupción.

Es la llamada «opción religiosa». Carrón se empeña con coraje  y poco a poco cuestiona todos los dogmas de un movimiento que debería tener un solo dogma, el amor de Cristo. Separa a CL de la política partidista. Se distancia del conservadurismo, no participa en el Family Day y renuncia a la retórica de los «valores no negociables»: «Preguntémonos de dónde provienen los llamados nuevos derechos. Cada uno de ellos se origina en necesidades profundamente humanas, el deseo de ser padres y madres, el miedo a sufrir y morir, la búsqueda de la propia identidad».

Quede claro que esto no va en contra de la enseñanza cristiana; de hecho, es lo más cercano que se puede imaginar a la lección de Francisco, a su idea de la Iglesia como un «hospital de campaña» en las batallas de la postmodernidad. Sin embargo, aquí está la paradoja, «el Papa al que Carrón defiende de las críticas de los suyos es el Papa que pone fin a la gestión cielina del sacerdote español», escribe Ascione.

Como se sabe, la acumulación de hostilidades internas de aquellos que nunca aceptaron el «giro», las alianzas que encontraron en la Curia y las sospechas del Pontífice hacia el liderazgo vitalicio de los movimientos carismáticos llevaron a Carrón a presentar su renuncia anticipada de la presidencia de la Fraternidad con dos años de antelación. Esta parte del relato en el libro es quizás la más periodística, llena de revelaciones, novedades y perspicacias. Dejaremos al lector descubrir lo que ha sucedido en CL y lo que le depara después de que Carrón se retirara estruendosamente.

Ascione hace hablar a muchos protagonistas de los acontecimientos, quienes brindan aspectos de gran interés. Lo que nos preocupa es destacar que el único que no habla en esta reconstrucción es precisamente Carrón. Hoy, el sacerdote español vive en un limbo. Sometido a la obediencia y al silencio (en otros tiempos, esto se habría llamado ostracismo), echamos de menos su voz en el debate público italiano, que ahora está tan empobrecido de ideas y valores cristianos. El hecho de que, en cambio, Roberto Formigoni esté considerando la posibilidad de regresar a la escena pública, tal vez postulándose para las elecciones europeas con Fratelli d’Italia, nos muestra cuán significativa es realmente la «batalla de CL» como un signo de los tiempos, y cómo nos afecta a todos.

 

Artículo publicado en Il Corriere della Sera

 

¡Sigue en Twiter los artículos más destacados de la semana de Páginas Digital!

Noticias relacionadas

La verdad es adecuación a la realidad
Entrevistas · Juan Carlos Hernández
Entrevistamos al autor de "El dilema de Neo" (Rialp). La lucidez sirve para buscar la verdad y solo la encuentran quienes se enamoran de ella, aunque entrañe sacrificios, pero a la vez conlleva satisfacciones. La lucidez y el asombro van juntos....
27 mayo 2024 | Me gusta 0
El pistolero Abel, la bandera blanca y el reposo en el pecho del Maestro
Sociedad · Pierluigi Banna
"Descubrir que no estás a la altura da miedo". Son  palabras que pronuncia el protagonista de la última novela de Allesandro Baricco, el intrépido pistolero Abel Crow (Abel). Le confiesa a su maestro que siente un inextirpable poso de miedo: es como una piedra que intenta esconder en el fondo de...
23 abril 2024 | Me gusta 2
Il pistolero Abel, la bandiera bianca e il riposo sul petto del Maestro
Sociedad · Pierluigi Banna
«Scoprire che non sei all’altezza, questo fa paura». A pronunciare queste parole è il protagonista dell’ultimo romanzo di Baricco, l’impavido pistolero Abel Crow. Egli confessa al suo maestro di provare un inestirpabile residuo di paura: è come una pietra che cerca di nascondere al fondo...
23 abril 2024 | Me gusta 0
Por el camino de la lucidez
Sociedad · Antonio R. Rubio Plo
La lucidez sirve para buscar la verdad y solo la encuentran quienes se enamoran de ella, aunque entrañe sacrificios, pero a la vez conlleva satisfacciones. La lucidez y el asombro van juntos....
21 abril 2024 | Me gusta 2