Laicidad, tarea de todos

Cultura · José Miguel Oriol
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
25 marzo 2009
Este año el Encuentromadrid está dedicado a la laicidad. Tres días de diálogos, exposiciones y conciertos con un formato original que favorece el contacto informal. La VI edición se inaugura esta tarde con una mesa redonda en la que participan los presidentes de dos de las regiones más dinámicas de Europa: Roberto Formigoni, presidente de Lombardía, y Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid.

En contra del pronóstico de algunos, la dimensión religiosa tiene cada vez más peso en el espacio público de las democracias occidentales y es necesario repensar cómo recoger la aportación positiva que hace a la vida en común. El laicismo que domina en muchos ámbitos de nuestro país es un fenómeno cada vez más trasnochado. Hemos tenido ocasión de comprobarlo al escuchar a líderes como Obama o Sarkozy. El prestigioso pensador francés Rémi Brague, que también participará en la edición 2009 del Encuentromadrid, asegura que "el laicismo militante, deseoso de fundar la historia humana con independencia de toda referencia a Dios, se encuentra insertado en una dialéctica que lleva de manera tendencial a la autodestrucción".

Nuestra Constitución, de la que hemos celebrado hace unos meses el 30 aniversario, supera este enfoque y apuesta por lo que ahora se llama "laicidad positiva": el pluralismo está tutelado al rechazarse cualquier tipo de confesionalismo, también el del ateísmo práctico, y se reconoce expresamente la colaboración del Estado con la confesión religiosa que, de hecho, es mayoritaria, la católica. Es un excelente marco jurídico para la gran tarea que tienen por delante los católicos y todos los españoles. Nuestra historia ha favorecido un catolicismo formal que ha dado por sabidas muchas cosas y que ha tenido miedo de someterse a las exigencias de la vida y de la construcción social. Por eso la laicidad positiva, el reconocimiento de que la fe tiene valor para responder a las necesidades  humanas, no es sólo algo que debe reclamarse al Estado sino, sobre todo, una tarea para los católicos.

Desde esta perspectiva puede realizarse la necesaria renovación de la educación en la fe y recuperarse el testimonio como modo de presencia social que lo confía todo a la libertad. Ésta es la convicción de los amigos que organizan el Encuentromadrid desde hace ya seis años.

Artículo publicado en ABC

Noticias relacionadas

Dostoyevski y la belleza que salva
Cultura · Adriano Dell'Asta
“La belleza salvará al mundo”. Este aforismo de Dostoyevski se ha repetido tantas veces que casi suena aburrido, y sobre todo corre el riesgo de resultar fuera de tono e inaceptablemente simplista en tiempos tan duros como estos. ...
19 enero 2022 | Me gusta 0
Epifanías en la villa miseria
Cultura · Lucio Brunelli
En relación con el número de habitantes, Argentina ha tenido más muertos por covid que Italia e incluso que Brasil. Más de cien mil víctimas –y siguen aumentando– en una población de 44 millones de habitantes. ...
14 enero 2022 | Me gusta 2
La ciudad armoniosa
Cultura · Jesús de Alba
Leer a Péguy es siempre una sorpresa. Corrige las imposturas. Para Péguy cada individuo es un sujeto cívico, capax civitatis, un ciudadano, un conciudadano. Todo ciudadano debería ser considerado como "próximo", pŕójimo, sin que hubiera ningún exiliado o excluido de la "ciudad armoniosa", de...
12 enero 2022 | Me gusta 2
Raíces invertidas en la identidad cristiana
Cultura · Adrien Candiard
Utilizando una imagen platónica, san Alberto Magno dice en alguna parte que el cristiano es un árbol cuyas raíces se hunden en el cielo. Esta imagen un tanto paradójica destaca un aspecto esencial: si bien es cierto que existe una identidad propiamente cristiana, esta hunde sus raíces más en...
31 diciembre 2021 | Me gusta 6